Bendito viento de levante

Viento de levantePor José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Lunes, 14 de agosto de 2017

Mañana nos vamos de Barbate, Trini y yo. Y no quería marcharme sin escribir esta ¡Oda al Viento de levante!

¡Bendito levante!, vas a ser mi obra cumbre de estos días costeros.

¡Oh, viento! ¡Viento de levante! ¡Levantazo, maravilloso, lamentablemente has sido breve!

Eres magnífico, viento. Creas relaciones familiares intensas, dejas las playas solitarias, y todo el mundo se mete en sus casas para convivir en familia.

El sábado estuvimos en el Restaurante “Los Seis grifos”, donde solemos pedir un calamar de potera a la plancha que quita el hipo. Fue maravilloso, a mediodía en la plaza, estábamos como en una pequeña plaza de toros, rodeados de toldos de dos metros de altura, y para protegernos del solo, pues parasoles grandes, bien anclados, anti-vientos.

Toldos circundantes, con ventanas de plástico transparente. El ruido trepidante de los toldos al ser zarandeados por el viento, un disfrute auditivo y ensordecedor, ruido trepidante, incansable, sonidos que hablan, y no se les entienden, pero que seguro quieren decir algo. Yo disfrutaba, Trini no decía nada, y unos vecinos de mesa, antes de pedir nada, la pareja con sus dos hijos salió pitando, es terrible dijeron. Es maravilloso pensé.

Aquí los vasos deben ser de plomo, para no ser arrastrados por el levante, aunque estamos protegidos, la verdad es que le di a uno con la mano, sin querer y se rompió. Y competí con el levante.

Sonidos fuertes, que nadie puede callar, portazos de puertas y ventanas, sin que haya malosgenios, sino solo viento poderoso.

Barre el viento las calles gratuitamente. Viento que hace volar las ideas, que refresca las mentes, que deja vacías las calles sin personal. ¡Corre el levante!, su majestad el Rey de los vientos, posiblemente, y es un viento local, que se forma dicen en el mar de Alborán y que se dirige al Atlántico, es un viento entrañable, nuestro, un viento andaluz y africano, es un viento de “Cai”, de nuestro “Cai”, de nuestra tacita de plata. No es exportable. Y es rico. En Tarifa es magnífico para deportes playeros al aire, quizá para el mejor surfing de Europa, y más hacia Cádiz, mueve enormes molinos modernos de viento, que sumados producen más energía eléctrica, que la más grande estación atómica.

El viento se produce quizá arrastrado por las corrientes de agua, quizá al encauzarse entre dos cadena montañosas una a cada lado del estrecho, y yo creo en el efecto venturi, al estrecharse el conducto por el estrecho aumenta la velocidad, y al salir del mismo crea corrientes circundantes que son arrastradas. El viento para muchos es odiado, para mí es muy estimado, me encanta el levante.

Por la noche del sábado, el levante, lamentablemente se había calmado, nos fuimos a la terraza del bloque a ver si veíamos las Perseidas, un buen rato, y no hubo suerte, si fue una de las pocas veces que sin prisa, estuve viendo el cielo infinito, las estrellas, y no había Luna. Te hace pensar en lo infinito del Cosmos, y lo poco que somos, en este planeta ya ocupado por seis mil millones de sapiens, y que al paso que vamos dentro no mucho no habrá espacio, o habrá muy poco espacio para cada uno

¡Bendito levante! Que refrescas ideas, que levanta faldas, que barre calles y hace tronar ,ya situado en el apartamento, el techo frágil y transparente del patio interior. Es un viento rompe cristales, que se alivia poniendo cristales irrompibles. Después cuando paraste un poco para no espantar a las Perseidas, el cielo se puso blanco de noche, de aves, que se dirigen al mar atravesando el estrecho sin parar y sin pasaporte.

Los vientos creo que se miden en nudos, pero es mas practico los kilómetros por hora, y más aún, las terminologías que definen velocidades.

Levantito.

Levante.

Levantazo.

Hace huir a los playeros asustadizos, y deja sol o a pocos intrépidos. Entonces la arena, te aguijona el cuerpo, con fuerte dolor, y la arena se incrusta en la piel o casi, y se queda pegada ¡magnifico!, y ademas te pones a andar, y no te deja el viento, y te pones a pensar.  ¡Si no puedes luchar contra el viento alíate con el mismo!

Dicen que cuando el viento sopla fuerte, los locos, en los manicomios se ponen belicosos, no lo sé. Dicen que del soplo del viento se producen mas problemas mentales, no lo se. A mi me parece que el levante es un viento por supuesto ecológico, y además sostenible, y que produce emprendimiento, en su puesta en valor. Usando en mi expresión la terminología de los políticos que todos hablan de lo mismo de puesta en valor, para una economía sostenible (no creo que pueda ser insostenible), y eso si que crea mucho “emprendimieno”, aquí estamos todos emprendidos.

Su majestas el viento de levante, hay otros muchos vientos, antes se pensaba que cuatro, del Norte, del Sur, del Este y del Oeste, después se han descubierto otros muchos, ejemplo la tramontana, el cierzo, y así.

Pero como el levante ninguno, una gran decepción, para mi es venir a Barbate, y no disfrutar del maravilloso levante. Me gusta cuando Eolo, el dios del viento, lanza su furia o sopla mucho, dicen que Eolo, se llama así, porque vive en la Isla de Eolis, pero no buscarla en el mapa, ya en la Odisea, de Homero, se reseña que es una isla flotante, es decir que se desplaza.

Los tiempos cambian, cuando yo era niño llamaba de Vd. a los peces, después vas viendo que todos somos iguales, todo esto esto es “fueraparte”, y espero no estar siendo muy “jartible”.

Cuando Eolo se cabrea y sopla con fuerza, con violencia, arranca persianas, ojo que levanta tejados, y los toldos los deja mal parados.

Venir a Barbate y que no haya levante, es como ir a Asturias, y no sentir la lluvia, no tiene sentido.

No poner vasos de plástico en las mesas, no poner platos de cerámica decorando la pared, con una arcayata si queréis que dure el plato, ponerlo en la pared con hormigón.

Mucho vuela el viento, pero más el pensamiento, las palabras se las lleva el viento. La mujer y el viento pocas veces y con tiento.

El domingo fui con Trini de noche a tomar algo, y me pusieron una vela, ya te puedes imaginar, lo que dura una vela encendida al aire libre con un poco de levante.

La belleza sin talento, es como la veleta sin viento.

Siembra vientos y recoge tempestades.

Las palabras vuelan.

¡El levante fuerte invita a la meditación! ¡El levante fuerte invita al recogimiento!

¡Viento de levante! ¡Hagamos un monumento al mismo! Disfrutemos del mismo a tope. Eres viento, viento, purificador, eres viento el que haces vibrar los sentidos, el oído, la vista, el tacto, el olor, en fin todos los 18 sentidos que tenemos, según mi clasificación. Eres estupendo levante. Te echare de menos bastante, levante. Te echaré de menos bastante.

No renegemos del viento de levante, “vendamos nuestro levante”.

Buenas tardes

Publicado en Barbate, Reflexiones, Vacaciones | Etiquetado , | Deja un comentario

Demasiado tarde

Por Jose Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Sábado, 12 de agosto de 2017

Es demasiado tarde, es demasiado tarde para muchas cosas. Aunque es aun tiempo de hacer algunas. A los setenta y tres, hay ya cosas que no se pueden hacer.

1.-Cuando doy un paseo, pienso en dar una pequeña carrera. Ya es tarde. Lo he venido pensando hace 30 años. Y lo dejé. Ya es tarde, para correr.

2.-Ahora de vacaciones barbateñas, me prometí levantarme a las 6,30 de la mañana y dar un paseo por la playa, bordeando el mar, pero estoy muy cansado y me levanto tarde.. Es ya demasiado tarde para pasear temprano.

3.-Quiero salir, ir a visitar pueblos, sus museos y pasear con Trini, pero a ella ya con su marcapasos y años, no le apetece, es demasiado tarde. Demasiado tarde para exploraciones turísticas posiblemente.

4.-No tengo ganas de bañarme en el mar, me veo demasiado blanco, demasiado torpe, el agua demasiado fría, el sol demasiado caliente. Prefiero la ducha a temperatura regulada. Es demasiado tarde, para nadar.

5.-Llevo cuarenta años de despacho, muchas horas al dia, de vida sedentaria, sentado, solo utilizo la mano derecha la del movil, y los dedos para el teclado del ordenador. El resto del cuerpo, lo siento poco, ya es tarde, supongo, a lo mejor no demasiado, pero si bastante.

6.-Antes cuando más joven, iba a los entierros a todos, ahora cuando mayor como son tantos los que le ha dado por morirse, no me da tiempo, es tarde para ir a todos.

7.-Odio las bodas, duran mucho, tardan mucho, son eternas, deberían ser cortitas, esta hasta feo irse después de cuatro horas de celebración, habrá que replantearse, el ir a todas. Es un poco tarde para actos tan largos. Y no te quiero comentar las primeras comuniones. Insufribles.

8.-Hay cosas que al tomarlas me caen mal. Y sin embargo de vez en cuando repito, ya no digiero bien la mitad de las cosas, es tarde para no ser muy selectivo con la alimentación.

9.-Antes hablaba con todos, ahora hablo menos. Antes buscaba con quien hablar, para descansar. Ahora para descansar busco la soledad. Es tarde, ya para muchos nuevos amigos, mejor conservar los que hay, mientras no se mueran.

10.-Es tarde para muchas cosas, si, pero es buen momento, para otras bastantes. Me dedicaré a las bastantes que no es tarde y puedo hacer. ¿Para que? Pues porque sí.

Amen.

Publicado en Reflexiones | Etiquetado | Deja un comentario

Por qué no hay que dejar de abonar el olivo en verano

Año tras año, cuando llegan los meses de más calor, hay un hecho que se repite y es que una parte de agricultores deja de abonar el olivar. ¡ESTO NO ES MÁS QUE UN ERROR!

En estos meses es cuando debemos de reforzar el abonado del olivo con POTASIO, ya que es esencial en la formación de azúcares, proteínas y grasas (aumenta el rendimiento graso de la aceituna).

Una alternativa a la escasez de agua, puede ser la utilización de productos tremendamente ácidos, con los que conseguiremos tener un pH adecuado en el bulbo para evitar que el POTASIO se bloquee y pueda así ser aprovechado por la planta de manera inmediata. Es la que denominamos en HEROGRA gama FERTIGOTA® DESBLOQUEANTE (pH=0)

Publicado en Abonos, Fertilizantes, Herogra | Etiquetado | Deja un comentario

Tarjetas de visita de una antigua imprenta

Don Antonio Monge, de Ingeniería Ansotec, me regala una caja con tarjetas de visita confeccionadas en Pozo Alcón, en una antigua imprenta de su padre, no son tarjetas corrientes, hechas en un minuto por las nuevas tecnologías. Esta caja de tarjetas, no tiene el correo electrónico, sencillamente por no tener el símbolo @. En hacer las aproximadamente cien tarjetas, se ha tardado una jornada de trabajo, de trabajo artesanal, con mimo, con historia.

Agradezco las mismas, tienen la fuerza de los años, tocándolas por detrás se nota el relieve de las letras, esto no es chorro de tinta, es grabar a pulmón, una a una.

Si Antonio, son las tarjetas más bonitas de mi vida, las que se han hecho menos impersonalizadas, y son las tarjetas más humanas, son tarjetas que hablan. Y estas imprentas antiguas, completas, son monumentos vivientes, esplendorosos, maravillosos, que se han de custodiar como la mejor de las joyas, que han comunicado natalicios, bodas, libros y periódicos.

Para mí, una joya de imprenta antigua se ha puesto a trabajar. ¡Es un honor que no tiene todo el mundo!, que después de tantos años, la imprenta, se ponga en marcha, impresionante.

Muchas gracias Antonio.

Publicado en Cultura, Documentos, Historia | Etiquetado | Deja un comentario

Recopilación de fotos de José Luis Sánchez-Garrido por Eduardo Tornés

Estimado Eduardo:

Muchísimas gracias, me encantan, en la primera línea estoy yo en el centro, la foto a mi derecha e izquierda mirando la pantalla, son de mi querido y recordado ex Jefe, Don Francisco de la Torre. Eres un genio, con la recopilación tantos recuerdos de Amoniaco Español S. A.

Abajo a la izquierda, no sé quién es no lo recuerdo.

Por cierto hoy me ha llamado nuestro buen amigo Don Manuel Morón Salas.

Publicado en Documentos | Etiquetado | Deja un comentario

Vivencias y anécdotas transcurridas en la empresa Amoniaco Español S. A.

Por Eduardo Tornés

Publicado en Anecdotas, Documentos, Empresa | Etiquetado , | Deja un comentario

Reflexiones Barbateñas 2017

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Sábado, 22 de julio de 2017

Mañana termina mi semana en Barbate, esta noche junto con Trini daremos una vuelta de despedida por el al Paseo Marítimo.

Al final todo se acaba. Rendidos o esperanzados. Vencedores o vencidos. Contentos o disgustados. Pasan las páginas invisibles y no escritas del libro de la vida. Del largo libro que finalmente se acaba.

Me voy como he venido en coche, pero cambiando de ruta. Sin en la semana haber hecho deporte, sin haber estudiado inglés, y lógicamente sin bañarme en la playa. Me gusta más la ducha del apartamento, es más cómoda.

Hoy he llevado a lavar el coche en una máquina automática, con varios programas, he elegido uno de los más altos, el pobre, para una vez que va a ser lavado que quede bien y le he llenado el depósito de combustible, para que disfrute, en definitiva una buena comida para el coche.

Hoy hace un fresco poniente que trae al mar el agua fría, con brisa fría, que enfría la cara, y entra un poco en las fisuras del alma. Barbate de los vientos de levante que levantan la arena con fuerza, energía, nervio y poderío. ¡Bendito levante!, que purifica el aire, barre gratis las calles, suena a música su silbido trepidante, acompañado por el batir de techos ligeros y persianas mal amarradas. ¡Bendito levante! Maravilloso levante, me encanta, me fascinan los fuertes vientos, que hacen volar la tristeza, que limpian, que impulsan la arena con fuerza, clavándola en el cuerpo en un intensísimo picoteo que duele, pero que no mata, sino que fortifica. ¿Miedo al levante? ¿Por qué?

Casi todos se quejan, no lo entiendo. Crea energía renovable, antigua como los molinos de viento. Viento, viento, viento, que deja el alma limpia de arena, ligera y agíl, no todo el mundo puede disfrutar del viento del levante.

Es un viento querido, añorado, magnifico, majestuoso, guerrero, es como la flauta de Hamelín. Es como vivir otra vida diferente, andar con un levantazo es volar.

¿Estoy equivocado? No, no estoy equivocado, ni mucho menos. Solamente que sé apreciar al bendito levante, al cual con el tiempo se le hará justicia, y será probablemente un patrimonio nacional, o reserva de la biosfera, reclamo turístico. Por favor no escodamos el levante. ¡Pongámoslo en valor, como se dice ahora, para tener un viento sostenible, en el que cada vez que sople, vendrán avalanchas de personas para disfrutarlo. Y no huir temerosos del mismo. No escondamos el viento. Promocionemos el levante. Es algo distinto que no sabemos apreciar. Tendrán que venir de fuera para descubrirlo.

Y después, el poniente sosegado, que no levanta la arena de la playa, es cómodo, sencillo, con vientos fríos del Atlántico, que te hacen ver el mundo de otro modo. Y ni uno ni otro la insulsa calma. ¡Vivan los vientos! Un plus barbateño inconmensurable, ocultandolo no vamos a evadirlo. ¡Vendamos el viento!

Me encanta Barbate en invierno, con las olas enbravecidas y rugientes, las playas desoladas, sin un alma andante, y sobre todo me encanta ver llover sobre el mar.

El mar disfruta con su ducha natural fría y limpia, sin jabones, con la pureza del agua de las nubes. Y se va rellenando el mar, que la evaporación vacía.

Promocionemos la lluvia sobre el mar y las playas sin bañistas.

Y la carne de retinto que hace se salten lagrimas de estómagos emocionados.

Y las sardinas, tanto tiempo desfenestradas, y ahora con Omega 3, a barullo.

Un canto a la naturaleza, que poco a poco va cambiando, hasta que sea el mundo una urbanización tremenda, sin campo, sin hierbas, todo hormigón. Eso sí decorado, y bonito. Solo quedará campo, en zonas muy concretas, básicamente para el turismo. ¿Y la agricultura?, la veremos seguramente en edificios verdes de 20 plantas y cada planta de dos Hectárea. En vez de aparcar coches, pues superficie urbagricola, o urbacola. Si bueno podéis reír, ya veremos.

En el siglo XX ha tenido tremendos cambios la sociedad, y en lo que vamos del XXI, sigue un ritmo más acelerado. Vamos en progresión, no aritmética, ni siquiera geométrica, sino exponencial.

No habrá hambre por supuesto, y seremos una plaga de bichitos sapiens, que cubren el planeta.

¿Es ello malo? Pues no creo, simplemente será distinto.

Me gustaría de los sentimientos hacer poesía, en una época donde el valor de las emociones, cada día tendrá más importancia. Productos, servicios, entretenimientos, capaces de emocionar.

Dejo los dedos libres y la mente abierta, escribiendo sin pensar, para eso estamos en vacaciones, escribiendo dejando el espíritu libre, que se alce, que se eleve, o que baje, que haga lo que quiera, lo que le plazca.

Y solamente peticionar que funcionemos todos con sentido común, nada más, sentido común, que es un sentido poco común, que seamos agradables y corteses, entre otras cosas porque es barato y quedas bien.

Me hubiese gustado ir a Marbella, a ver a Elton John, se me cuenta que ha sido un espectáculo memorable, de un genio, un genio de verda, comentan que explotó el piano en sentido lírico, que las canciones brillaban con silencios y con mucho tiempo el público de pie. “Adiós rosa de Inglaterra, ojala florezcas en nuestros corazones”, canto Sr. Elton, de la que ha vendido más de 35 millones de copias.

El personal necesita emocionarse, estamos como lo pollos de engorde en jaulas, pero de puertas abiertas que no utilizamos.

Adios Barbate, si duro, y sigo con vida, volveré aquí largas temporadas, para escuchar el levante, sentir el poniente, ver como braman las olas del mar, observar los atardeceres placidos, venir cuando no viene nadie, para encontrarme con mi mismo, que es bastante.

He dicho.

Publicado en Aniversarios, Barbate, Cadiz, Reflexiones, Vacaciones | Etiquetado | Deja un comentario