Los cristalizadores del Centro de Líquidos de Osuna

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Martes, 6 de marzo de 2018

El Sr. Tornes me envía unos documentos y me comenta:

Estoy intentando hacer una recopilación de datos como si fuera una revista. He copiado tu ingreso en Amonesa y te la envío por si hubiera alguna anomalía.

También te envío la S-600 que hemos corregido. Los cristalizadores de la Sección 600 dicen que están en un centro de distribución de la carretera Málaga-Sevilla, pintados de amarillo. ¿Que centro?

Seguiré poniendo artículos y por supuesto enviándotelos.

Un abrazo

Edu

Estimado Eduardo:

Pues si, los dos Cristalizadores del Sulfato Amoniaco de Amonesa, están en el Centro Distribuidor de Osuna, junto a la autovía, a ocho kilómetros antes de llegar a Osuna en la margen izquierda.

Esta instalación la vendió S. A. Cros, hace supongo 12-14 años, ahora no tiene uso, por lo que sé ve no hay actividad.

Allí están verticales, sobre soportes de hormigón todo elegantes, dichos cristalizadores. Como tanques almacén. En su momento, se quitaron los agitadores y mecanismos interiores y quedo como tales tanques almacén, fuertes, resistentes, de acero inoxidable, que hoy se elevan al cielo de forma arrogante y permanente, y que supongo quedarán alli muchos años. Cuando paso por alli los veo, siempre elegantes y estéticos.

El Centro Distribuidor de Osuna, era de los de más capacidad, y a el fueron depósitos de otras instalaciones pequeñas que se desmontaron, el Responsable del Centro Don Alfonso Leon, que vive en Osuna, y su supervisor D. José Santiago Garcia Sánchez, que vivía en Córdoba y era cuñado de D. Jose Barceló Sierra.Yo estaba como Jefe de la Division de Abonos Líquidos y Productos Especiales en toda España.

El promotor de este traslado de tanques de Málaga a Osuna, fui yo, lo mismo que del traslado de un tanque (que se utilizaba para sulfúrico en Fab. San Carlos en Sevilla) al Centro de Osuna. Para lo cual hubo que partirlo en horizontal por la mitad y en vertical. Con capacidad de 350 metros cúbicos, si la memoria no me falla.

En el Centro de Líquidos había dos operarios, D. Rafael Brenes y D. Manuel Romero.

Saludos.- J. L. Sánchez-Garrido

Anuncios
Publicado en Abonos, Malaga, Recuerdos | Etiquetado , , ,

Mi ingreso en Amoniaco Español S.A.

Sábado, 3  de marzo de 2018.
Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes

Era la primavera de 1965. Acababa de terminar los estudios de Perito Agricola en el Cortijo El Cuarto, (Bellavista Sevilla), finca que fue años atrás de la familia Miura, y en la que estaba la ganadería. Y en esos tiempo, finca de la Diputación Provincial de Sevilla, en la que estaba ubicado la flamante Escuela de Peritos.

Recibí un escrito de Amoniaco Español, de Málaga, diciendo que querían hacerme una entrevista para una beca de seis meses.

Tenía el tiempo justo para ir porque me incorporaba a las Milicias Universitarias en Montejaque.

El escrito me llenó de ilusión, se debía a que había tenido el numero uno de la promoción, y citaron a los tres primeros, en días diferentes. Yo estaba a punto de cumplir los 21 años.

La hora de la cita, las nueve de la mañana. Mi querido cuñado Gabriel Requena Escudero, me llevó a Amoniaco Español S. A. en su coche. Necesitaba su apoyo, yo estaba temblón. Nos identificamos en portería y pasamos a la recepción de las oficinas, dejando el coche en un parking exterior. Aquella noche, no pude conciliar el sueño.

En aquellos tiempos en Amoniaco Español S.A. era de la empresa Esso Estandar Oil de New Yersey.

El inglés era lo habitual en la empresa, cosa que no era nada corriente en aquellos tiempos. Había numeroso personal femenino, en parte extranjero, bilingue, todo una novedad tremenda en los años 60.

Las piernas me temblaban, y allí seguí a una bella Srta. por el pasillo de la derecha, al fondo de nuevo a la derecha, y después otra vez a la derecha (las oficinas tenían planta en forma de “doble T”). Mientras, Gabriel esperaba.

Allí me presentaron a D. Francisco A. Mederos Aparicio, Jefe del Departamento de Abonos Líquidos, tema absolutamente novedoso en España, otro mundo.

Sr. Fracisco A Mederos dominaba el inglés perfectamente, y tenía en su responsabilidad el desarrollo de los Abonos Líquidos de la Esso, en aquellos tiempos N-32, N-41 y N-82, había viajado por EE. UU., y de la mano de Sr. David Pages se había comprado algunos tanques almacén, así como algunos remolques nodriza y aplicadores en EE. UU. que en aquellos momentos empezaban a recibirse.

El Sr. Mederos era decidido, ambicioso y estaba muy bien preparado. Yo hablando con el, tenía claro que ese puesto debía ser el mío con el tiempo. Sus ojos, mientras hablaba, refulgían de ilusión y de futuro.

Prueba superada.

Se me hizo un contrato por seis meses, cobrando mensualmente 9.500 pesetas, para incorporarme después del campamento a primero de septiembre, y por supuesto se me insistió que solo era por seis meses, que no había plazas nuevas previstas.

El trabajo me fascinaba, algo nuevo en España, totalmente desconocido, y pensé, que desde luego haría mas que méritos para quedar fijo en la empresa. Yo quería llegar a Presidente. Mi ambición era superior a la de Sr. Mederos.

Los desplazamientos en un Seat 600 que me entregó mi padre, y que me pagan a 3,10 pesetas el kilometro.

Mi puesto de trabajo, era como Técnico Agricola en Antequera, colaborando con Abonos Berdoy en la venta y aplicación de abonos líquidos. La zona de Abonos Berdoy en exclusiva, era la provincia de Málaga, el Sur de Córdoba, desde Lucena a Puente Genil, y por el este Osuna. Aquel año batió el record dicha zona en ventas, en comparación a las demás, mi defecto probablemente, no lo sé, era llegar como siempre a estar de número uno. Con el tiempo te vas moderando, hasta cierto punto.

En Antequera, ya estaban instalados dos tanques horizontales de baja presión de aluminio de 10.000 galones (aprox 40.000 litros) y un compresor de gasolina para los trasvases.

Se recibieron 6-7 aplicadores semisuspendios de 100 galones (casi 400 litros) de EE. UU., de Jhon Blue, desmontado y cuatro o cinco nodrizas de mil galones (casi 4.000 litros); había también una cisterna para camión igualmente americana de 1.500 galones. Instalada en un camión Pegaso.

Así fueron mis comienzos, con llave inglesa en una mano y con el manual de las máquinas en la otra, pues montando las máquinas, probando con un tractor y con agua, aprendiendo su dosificación, que no era fácil. Y bueno haciendo pruebas en el campo, me acuerdo bastante de Villanueva del Trabuco, allí poníamos el camión en la plaza, así como una nodriza y un apllcador con el tractor. Y se acercaban agricultores y le explicábamos el funcionamiento, uno probaba con una máquina, otro con dos, es decir con 450 lkilos, o 900 y así, inyectando la N-41 en suelo a 200 kilos /ha. con una barra portaherramientas de 3,5 metros, el aplicador pues era vayamos a llamar pequeño, después se le quitaba la barra con rejas, y se le ponía una barra pulverizadora solo con 6 metros de anchura, toda una historia, donde podría llenar volúmenes.

Así empezamos a hacer pruebas a agricultores de Antequera, de Puente Genil, donde la Azucarera Antequera, vendía mucho azúcar, para fabricar la carne membrillo, y donde el representante de Abonos Berdoy y de la Azucarera, Sr. Berral, tenía mucho predicamento.

Eso es otra historia. Mi entrada en Amonesa fue descubrir un mundo nuevo, y era una empresa de referencia en Andalucía por su modernidad, por su sistema de funcionamiento, de supervisión, de formación, y en la que se habían incorporado prestigiosos profesionales de toda España, que habían salido de sus empresas tradicionales por una mejor oferta de Amonesa. Siempre he visto como Amonesa estaba por delante en conceptos empresariales, pues 20 años a la mayoría de las empresas de aquellos tiempos. Ahora que esta muy de moda los cursos de formación, cuando asisto a alguno, son mas o menos los que se me explicaron hace 40 años.

Los conceptos y enseñanzas de Amonesa han sido mi base profesional de toda la vida, después a lo largo de la misma he visto como otras muchas empresas, poco a poco, se han ido adaptando al estilo de lo aprendido en Amoniaco Español, propio de empresa puntera americana, como era la Esso Standard.

Mi forma de actuar ha sido siempre la de funcionar con los criterios aprendidos, asimilados en aquellos tiempos y por supuesto compartidos. Todo cambia, pero en el fondo todo es lo mismo. Todo en definitiva se trata de ir por delante.

Maravilloso equipo el de Amoniaco Español S.A. Estupendos tiempos, todo aprendizaje acelerado, muchas horas dedicadas, mucho esfuerzo.

¡Que alegría!

Publicado en Formacion, Inyeccion, Malaga, Maquinaria, Memorias | Etiquetado , ,

Personal de Amoniaco Español en 1964

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Sábado, 3 de marzo de 2018

Remito el impresionante trabajo de Eduardo Tornes, compilando el personal que entró en Amoniaco Español S. A. en su puesta en marcha en 1964, hace 52 años.

Yo entre de becario en septiembre de 1965. En el Departamento de Abonos Líquidos, en sus inicios.

Publicado en Documentos, Malaga, Memorias | Etiquetado ,

La Sección 600 de Amoniaco Español S.A. (Málaga). Fabricación de Sulfato Amónico

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Sábado, 3 de marzo de 2018

El Sr. Tornes me envia un documento sobre la Sección 600 de Amoniaco:

Estimado amigo, hace tiempo no sabemos nada de ustedes que espero y deseo que estén bien.

Aquí todo sigue casi igual, mas mayores y mas cosas raras, sin mucha importancia pero asi es la vida.

Yo no paro de recopilar datos de Amoniaco, hoy te envío una copia de la S-600, curiosa por ser la primera que se puso en marcha y que se cerro.

Tengo un archivo de todos los que entraron para poner en marcha la fábrica, si puedo lo enviaré.

Bueno, por ahora por lo menos ya esta lloviendo que es una bendición.

Un abrazo
Edu

Mi apreciado amigo Eduardo Torne, es el “alma mater”, de las reuniones anuales de los antiguos compañeros de Amoniaco Español, que año tras año se reúnen en Malaga, y donde he asistido en algunas ocasiones. Eduardo, tiene el enorme mérito, de compilar datos y hechos de la empresa, en el pasado, trabajo digno de todo enconmio y felicitación.

Aquí tenemos como fue la Fabricación de Sulfato Amonico, por Amonesa.

Publicado en Documentos, Recuerdos | Etiquetado ,

Las emisoras de radio antiguas en los camiones de reparto de fertilizantes líquidos en S. A. Cros

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
18 de febrero de 2018

Hoy por WhatsApp veo un pequeño video del Monasterio de Tentudia, al sur de la provincia de Badajoz, y me trae a la memoria recuerdos antiguos.

La memoria se diluye con el tiempo, estaremos hablando de 1975 probablemente. En aquellos tiempos, muy lejos todavía de los móviles, era un problema tremendo la comunicación con los camiones de reparto de abonos líquidos.

Con un pequeño proveedor de Sevilla, dedicado a temas básicamente de radioaficionados, nos lanzamos en esta aventura. No era tarea fácil conseguir una frecuencia, ni tampoco permisos para colocar el repetidor en un punto alto. Realmente este sistema de comunicación, no se tenía apenas, o era muy poco usado o casi nada.

Si recuerdo bien las impresionantes vistas desde el Monasterio de Tentudía, como punto localizado por Sr. Antonio Sarria Pérez, donde había ya instalados algunos repetidores.

Sugerimos a los transportistas autónomos que se comprasen e intalasen una radio, con ella se podía hablar en llamada general, o en canal privado, entre dos. Por ahí tengo guardado un folio plastificado, con los números de cada conductor y del personal de S. A. Cros que teníamos emisoras, en total entre los centros de abonos liquidos de Jerez de la Frontera, Merinales (Sevilla) y Osuna, quizá habría en total 50-60 emisoras. También en Granada, las instaló Hermenegildo Romero Granados S. A. (nombre previo a Herogra).

Hubo muchas dificultades, averías y zonas sin cobertura, pero el sistema funcionó. Fue un buen salto adelante en el reparto de abonos líquidos a fincas, se mejoro el servicio de forma tremenda.

Solo me queda en el recuerdo que hubo que salvar muchas dificultades, para tener la red de transporte comunicada, pero se consiguió. Fuimos si no pioneros, si al menos de los muy adelantados en las comunicaciones, tema muy novedoso y diría que sorprendente, en el ámbito que nos desenvolvíamos. Hace mas de 40 años las cosas no son como ahora. El tema de las frecuencias de onda, era difícil de conseguir y escaso. Los días de tormenta, no funcionaba. Y las emisoras de radio, eran muy caras en relación al valor de la moneda, en comparación con los momentos actuales. Costó su trabajo, mi pensamiento era que la red fuese mucho mas amplia, y al poder llamar persona a persona, que lo tuviesen empresas de aplicación, alguna de las cual lo tuvo.

Todo ello se diluye en la memoria, quizá también tuviese su parte negativa, mis recuerdos son buenos, por sus resultados.

Y en cierta medida, estuvimos en Andalucía en la cabecera de las comunicaciones de vehículo a vehículo, de las pocas empresas o muy poca que la tenían.

Hoy es todo ello historia, en aquellos tiempos era futuro.

La empresa instaladora era solamente un autónomo, que le dedicó mucho tiempo y profesionalidad, Sr. Naranjo de apellido, algo así como Radio Naranjo.

Por parte de Cros, trabajaron intensamente Sres. Antonio Sarria en Sevilla, Benito Palomino en Jerez y Alfonso León en Osuna, y yo coordinaba para que el proyecto fuese posible, y no quedase en nada.

Si, si que utilizamos muchas horas y esfuerzo para que funcionara, y ¡funcionó!, siendo de alguna forma la “envidia del sector del transporte”.

Publicado en Recuerdos, Tecnologia | Etiquetado ,

El día que se perdió Lucas

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Domingo, 21 de enero de 2018

Certifico que estando este domingo en Antequera (Málaga), en la casa de la Calle Merecillas, habíamos quedado Trini y yo con mi hermana Maria Teresa y su marido mi cuñado Jose Pineda.

He de reseñar que teníamos anunciado que bastante probablemente, pero no confirmado, iría también mi sobrina Teresa-Junior y su hijo de cuatro años aprox. Sr. Lucas.

Nos traen dos botellas de vino y un facsímil para la colección de reuniones anuales, en este caso de la Teresada 2017, organizada como siempre por mi hermana Mari Tere, donde nos reunimos los hermanos Sánchez-Garrido, consortes y consortas, hijos y parejas, y nietos y nietas, en el mes Octubre.

El objetivo de la reunión de hoy era sencillo, estar un rato juntos y comer “guiso de patatas con costillas”, al estilo de mi madre Teresa de nombre y que me acuerdo constantemente de ella. Para lucimiento personal de Trini.

He de señalar que dicho plato es exquisito y sencillo, y se hace con ajitos picados que no se frían del todo y perejil y aceite de oliva Dcoop, cuando los ajitos están doraitos, se le añaden las costillas, cuando la carne esta refrita, se le añade vino blanco bueno, pimienta recién molida, un poquito de sal y azafrán en hebra y un poquito de colorante, se le añade agua, se cuece la carne hasta que la misma este tierna, y las patatas, hay que partirlas a gajos finitos, y se le añaden al guiso y se deja que se hagan lentamente, el almidon de la patata va espesando el caldo, al terminar la cocción se le pica perejil crudo y se sirven con mucho limón.

Conviene aclarar que el limón no tenía color amarillo sino que tenía el color de las naranjas y el zumo de limón igualmente color de zumo de naranja, una variedad que no he visto en mi vida, lo cual viene a corroborar que no te puedes fiar de nada.

Para puntualizar, en la mesa había un enorme “pomelo chino”, que es una variedad de gran calibre pomelistico, y en la misma fuente también había naranjas de Alora, regaladas por mi cuñado Juan, así como otros productos de naturaleza frutal, tal como plátanos de Canarias.

Sentados, alrededor de la mesa, empezamos con una ensalada de naranjas con bacalao, un buen lomo de bacalao, que hay que tener en remojo 48 horas, cambiándole el agua cada cuatro horas y siempre metido en el frigorífico, pasado ese tiempo se saca, se escurre y se hacen láminas finitas, si tiene espinas se quitan con unas pinzas, las naranjas de calidad, y que no sean muy grandes, las de zumo van muy bien, se pelan, se le quita la piel blanca y se ponen en una fuente honda, una capa de naranjas y cebollines tiernos. Se pone una capa de naranjas, cebollinos y el bacalao, hasta dos o tres pisos. Se le pone encima dos huevos duros muy picaditos, y un huevo duro mas grande, dejando la yema que se desmenuza para adornar, y aceite de buena calidad, vinagre de Jerez y un poco de sal. Esta es una ensalada de invierno, económica y buenísima.

Estos dos platos son típicos antequeranos de toda la vida, económicos, nutritivos y buenísimos. Y si queréis saber más, preguntar a Trini.

Y con un estupendo vino de Navarrra, que fue muy aplaudido por mi cuñado, un vino crianza, creo que se llama Alda.

Como me tocó a mí la difícil tarea de abrir la botella, no lo hice,de acuerdo con los cánones modernos, empleando una sistemática de pueblo. Y tal efecto mi cuñado me dio un master acelerado de cómo hay que quitar el precinto a la botella, y como proceder al descorchado de la misma, quedándome yo preocupado de no tener tan importantes conocimientos. Mientras hablaba, se bebió buena parte del vino.

Conviene saber que el tapón tenía toda una literatura pormenorizada, escrita sobre el corcho, con los días de lluvia que la uva había soportado, así como los días de Luna llena habidos durante su desarrollo, es el primer tapón libro que he visto, y otros detalles.

El pequeño Lucas, mientras nosotros estábamos en la cocina, se quedó en el cuerpo de casa que es espacioso jugando no sé a qué con juguetes que había traído para la jornada.

Yo salí y dije:

-Lucas no está.

-Estará en otro sitio -se me contesto sabiamente.

Total, al poco vino la localización, se le llamaba por todos a gritos y no aparecía, fui a la sala baja, miré debajo de la mesa camilla, y debajo de los sillones. Lucas no estaba.

A mi antes me pareció escuchar la puerta de salida, pero no lo tenía claro, y una bombilla se me encendió, pero al poco la apagué, pues pensaba que Lucas no tenía fuerza para abrir la complicada cerradura y pesada puerta, pensé que quizá hubiese sido algunos de nosotros. Me callé para no sembrar más alarma.

La abuela de Lucas sube a la primera planta: ¡Lucas, Lucas, Lucas, donde estás! Lucas no aparece.

Yo subo a la segunda planta y Lucas no está.

Noto a Teresa-Junior ponerse blanquecina. Noto a mi cuñado, ponerse un tanto lívido.

Trini sale a la calle y recorre la calle hasta llegar a la Alameda.

-¡Lucas, Lucas, has desaparecido! ¡Donde esta Lucas!

Los nervios empiezan a aumentar. Las caras cada vez mas blancas, y los corazones acelerándose por momentos.

¿Quien habrá raptado a Lucas? Voy a los dormitorios, miro debajo de las camas, miro en los baños, subo a la terraza.

Lucas, ha desaparecido, simplemente, olímpicamente, pues no está.

Cada uno por un lado, yo también salgo a la calle, no se si preguntar, no pregunto para no formar mayor lio, y observo lo que puedo sin gafas.

¡Hay que llamar a la policía, me comenta Trini!

Lucas, Lucas!!! Y nadie contesta.

Así va aumentando los nervios, yo como soy torpe miro hasta tres veces en el mismo sitio.

Se masca la tragedia, desaparecido sin rastro, sin la menor pista, por arte de birbiriloque. Los segundos parecen minutos, en esto la voz de mi hermana Mari Tere:

-¡Ya ha aparecido! Lucas esta arriba en la habitación vestidor, o habitación armario. Era quizá el único sitio donde hasta el momento no habíamos mirado.

El niño es abrazado por su madre, todo emocionada, por su abuela, por su abuelo, por el hermano de la abuela, que soy el que escribe, y por Trini, la mujer del hermano de la abuela.

Después de varios minutos para desacelerarnos, procedemos a comer, pero ya la comida no sabe lo mismo pues en el menú, no figuraba que primero era: Lucas desaparecido. Lo cual ha llenado mucho.

En fin, esto de los niños pequeños es un lio, a mi me encantan los niños pequeños, pero siempre que estén durmiendo.

Lucas que maneja el móvil, tiene a bien de hacernos varias fotos, es un niño-móvil.

Ya posteriormente a la comida, le describo a mi cuñado como yo solo, eso si hace años, fui capaz sin ayuda de nadie, de cambiar la rueda a mi coche. Esta descripción de aproximadamente 30 minutos, mi cuñado cree que no fui capaz de semejante gesta.

Poco después se marcharon a ver a mi hermana Mely. Ya antes habían estado con Juan Carlos y terminarían con Antonio y María José.

Y para que conste a los efectos oportunos expido el presente certificado.

Publicado en Familia | Etiquetado ,

Restaurante Monserrat (Pinos Puente)

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
2 de enero de 2018

Hoy dos de enero de 2018, día de Fiesta en Granada (Día de la Toma por los Reyes Católicos), es un día apacible y le propongo a Trini, irnos a comer fuera de casa.

Guiado, por cierta melancolía, llegué a Restaurante Monserrat (en Pinos Puente).

Allí iba hace entre 40 y 45 años. Tenía un aspecto totalmente distinto del actual, que es de amplias salas, se nota que especializado en cierta medida en bodas y eventos similares.

En aquellos tiempos, a los que me remito, en La Venta Los Arcos, en Iznalloz, antes del desvío de la carretera, era un punto de encuentro para todos los vendedores de Fertilizantes, almacenistas de los Montes de Granada, y muchos agricultores. Siempre estaba bullicioso y se comía muy bien, estaba especializado en la pierna de cordero, que la ponían como en ningún sitio. Los corderos no eran lechal como los de la actualidad, eran piernas grandes de borrego, pero bien preparadas, sin ningún olor ni sabor extraño. La Pierna de Cordero de los Arcos, tenía fama al menos provincial. Y en dicha venta, se hacían bastantes transacciones, Sr. Antoniles, tenía el Almacen junto a la Venta, era un clásico almacenista de abonos de siempre, de siempre no, ya no está. Pero de mucha solera.

Un día los hermanos que llevaban la Venta, nos dijeron que se iban, que la tenían alquilada, y que había llegado el momento que por terminación del contrato tenían que irse.

Alquileron un local, en Pinos Puente, por cinco años desde hace 45 años a hace 40 me recuerdan hoy, y muchos de sus clientes de los Arcos de vez en cuando íbamos al Monserrat, allí recuerdo en dos o tres ocasiones al menos, haber ido con Don Hermenegildo Romero Granados, y nos preparaban una salita aparte.

Un día por cierto, no se me olvidará nunca, pidió Don Hermenegildo lengua de ternera, y al partirla con el cuchillo, se encontró dentro de la lengua, una aguja, todo oxidada, que al menos tenía 5 centimetros, una aguja grande, todo oxidada, que la pobre vaca, habría tenido unos dolores tremendos. Don Hermenegildo se desconpuso, y realmente la comida, nos la echó por alto.

El Restaurant Monserrat, fuera de esa lamentable coincidencia, era un buen sitio para comer.

Hoy con todo absolutamente cambiado, la verdad, quedamos muy satisfechos, con el almuerzo, manteles blancos, vajilla muy cuidada, una magnífica “sopa sevillana”, y pedimos choto al ajillo para compartir.

Pregunto si hay alguna foto del dueño a una camarera que me señala unos cuadros, veo un ciclista, cuyo rostro no conozco, me comentan que falleció hace siete años, y que ahora el Restaurante es de sus tres hijas.

Lo alquilaron hace 45 años, durante un periodo de cinco años y después ya lo recuperaron y lo llevan ellos. Hablo con un Sr. muy atento, marido de una de las tres hijas. Y cambiamos impresiones de antaño, me dice que la familia que lo tuvo, dejó una muy buena huella, pues todavía se le recuerda, por los mas mayores.

De la familia anterior, tienen un Restauran el San Francisco enfrente de Traumatología y también el restauran de Hospital la Inmaculada, tenían varios establecimientos más pero con la crisis, han reducido. Eran y deben seguir siendo unos grandes profesionales, así me los describen.

El tiempo pasa inexorablemente, volveré al Monserrat, e iré un día a Restaurante San Francisco. Doy una vuelta por los almacenes de Herogra, en Pinos Puente hoy cerrados, aunque Albolote está en funcionamiento, seguramente la bulla empiece cuando pase Reyes, y se empiece con fuerza las ventas de fertilizantes.

Me meto en la Vega de Granada, en carretera estrecha, mucha vega con parcelas valladas, y me pierdo, andando andando salimos por el Castillo de Lachar, y ya tomo el autovía de regreso.

Mi mente, de forma tranquila hace un recorrido por el pasado, en estos días era época de las “matanzas”, de cerdos en las casas, guardando alimentos para casi todo el año, morcillas, chorizos, lomo en manteca, tocino salado, etc. hoy solo quedan algunos focos testimoniales, de aquellos tiempos donde quizá al no haber prácticamente televisión y si mucha radio, se conversaba más, se hablaba más, entre unos y otros. Entre otros y uno. Había más convivencia, los vecinos eran parte de la familia, en buena medida y se apoyaba mucho al más necesitado.

En fin, hay muchos buenos profesionales en este país de la Hostelería, se distinguen de los malos, en que los malos poco duran, por lo general y los profesionalizados, siempre tienen clientes, ocurre como en todo.

Cuando estaba dentro del Monserrat actual, recuerdo que por la misma razón de hoy, fui hace cuatro o cinco años. en tiempo de nostalgia. Y Trini me recuerda la misma conversación. Que yo saco del disco duro orgánico, y efectivamente.

Llego a Albolote, y doy un paseote andando, en un bar tomo café y leo el IDEAL, la primera página, no puede ser mas desalentadora: “overbooking en el Tanatorio de Granada”, debido a la gripe, que aprovecha los frios para despejar un poco la población, cierro el periódico rápidamente, y sigo andando, observando escaparates y gente que vienen y van, algunos me saludan, y devuelvo el saludo. Es propio de los años de permanencia.

Mañana será otro día. Hoy como todos los primeros de año, he andado y estudiado ingles. Vamos a ver por cuantos días.

Publicado en Navidad, Recuerdos, Viajes | Etiquetado