Reflexiones del Jueves Santo en Antequera (Málaga)

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Viernes, 14 de abril de 2017

Realmente hoy es 14 de Abril, y son las 10.05 de la mañana. A las once me voy, llamaré a un Taxi, a Javier, que nos lleve a Trini y a mí al Portichuelo, hay muchas cuestas para subir andando.

Después de ver la Cofradía de ARRIBA en su templo, iremos a la Iglesia del Carmen, me acordaré como no de Doña Blanca Cerezo de Garcia-Berdoy que este año no está con nosotros, y veremos la Virgen de la Soledad y Santo Entierro y por ultimo iremos a la Plaza de Santo Domingo a visitar la Cofradía de ABAJO. Todas saldrán esta noche. El tiempo es espléndido.

Ayer tuve una fuente de ideas que me fluían, y que no me acuerdo, eran la mayoría recuerdos de tantos años atrás, de 50-60 años atrás.

Ayer vimos las procesiones en Calle Estepa, a Trini le dolía la espalda, no podía andar mucho. En la tribuna quedaba un asiento libre, y ella lo ocupó, yo fuera de pie como mandan los canones., frente a la fachada del Ayuntamiento, a pié del pedestal de TV antequerna, supongo, que estaban grabando.

Había bastante orden, en total dos cofradías El Consuelo y Los Dolores, que suman cinco pasos.

Muchos móviles haciendo fotos y videos, bastantes, con los brazos en alto, y el móvil en posición. Imagen que hace unos años no existía.

Años atrás, muchos quizá, era la Guardia Civil a caballo quien abría el cortejo, cuatro o cinco Guardia Civiles con sus caballos, lo cual en cierto sentido yo oteaba peligro, pensando que algún caballo se pudiera poner nervioso y desbocarse. Incluso delante iba un carrito, para que los excrementos inesperados de los caballos no fuesen pisoteados por los hermanacos de los pasos, y en general por los integrantes de la procesión, que hubieran tenido que ir pendientes del suelo, para sortearlos, supongo que si los pisaran se formaría un jolgorio general.

Antes cada paso iba escoltado por dos guardia civiles, fusil al hombre, a cada lado, y en el “guion” siempre había un representante de la Guardia Civil, un alto cargo, yo ya esto no lo veo, ha desaparecido y no entiendo porque, es en definitiva es un cuerpo que nos protege y cuida de nosotros. Que menos que tener con el las consideraciones que merece.

Veo numerosas Sras. y Srtas. vestidas de mantilla, con sus impecables trajes negros, su rosario en la mano izquiera y el cirio en la otra. Las observo atentamente. Cada paso con su banda de música, cosa que no ocurría antes. Antes pasaba un paso, valga la redundancia, y se quedaba la calle desolada, con cuatro capiruchos desordenados, ahora los pasos van mas juntos, mas lógicos.

Veo que a todas las procesiones las “mecen”, esto no es muy viejo, es un movimiento relativamente nuevo, hace quizá 40 años, y poco a poco por lo que veo se ha generalizado. Esto empezó a hacerlo los Estudiantes, y en su momento se vió como una extravagancia.

Un grupo de quinceañeras, con alegría y muchísima juventud esta junto a mi.

Yo hace muchos años era el Hermano Mayor del Niño Perdido, tendría 22 años, pues hace 50 años, pero dejé de serlo, en aquellos tiempos era caro, Yo ganaba poco, le faltaba a 10.000 pesetas, de las cuales el alquiler del piso en Sevilla, en los Remedios en Calle Fernando IV, 64, me costaba 4.800 pesetas. Tambien pagaba, 100 ptes de la letra del televisor en blanco y negro, y la comunidad y el teléfono. No tenía un duro.

En aquellos tiempos el Hermano Mayor pagaba una comida previa con los hermanacos y otra posterior. Y en aquellos tiempos ello era costoso, se comía bastante cuando había ocasión y era gratis, bueno no podía afrontar los gastos y dimití. Hoy pregunto a un hermanaco del Rescate, y según entiendo no hay comidas que valgan, en todo caso una cerveza, y paga la Hermandad.

Por otro lado, todos los que me conocían eran en su mayoría mayores que yo, ejemlo 20 años, y ya no están, a lo mejor queda alguno, pero en su enorme porcentaje dejarón de existir y todos los nuevos que empiezan a vivir, no he convivido con ellos. Sin embargo, en Antequera, me siento cómodo, y a pesar de ello conozco a bastante personal, a muchos saludo y me saludan, los conozco y no se de que, genralmente en ello Trini tiene una memoria prodigio.

Cierro los ojos, y me quiero extrapolar al mismo sitio, pero dentro de 50 años, y quiero imaginarme la Semana Santa antequerana. La calle Estepa, ya sin bordillos y peatonal, si con los modernos railes de un tranvía eléctrico pero con pilas, una ilumacion tenue en Semana Santa, sin consumo eléctrico, quizá con paneles, como en la Expo de Sevilla, y observo ahora los vaqueros rotos nuevos. Y no me imagino la vestimenta despues de medio siglo mas, ¿estaran mas rotos?, por supuesto sin velas, y todo electrónico, incluso la electrónica habrá invadido los pasos. Y de nosotros no quedará ni lo mas barato, que es el recuerdo. Y por supuesto todo lleno de turistas, que ya lo está.

Bueno me voy a las Iglesias.

Buenos dias.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antequera, Malaga, Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s