Mi pariente Rafael Sánchez Carmona (Antequera)

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Miércoles, 1 de marzo de 2017

Este fin de semana con Trini hemos estado en Antequera, bueno hemos hecho puente con el martes festivo Día de Andalucía.

El lunes aprovechamos para ir Trini y yo, con mi hermana Mely a Málaga, visitamos el Museo Carmen Tyssen, y el Museo Ruso. Nos encantó y pasamos un día cultural muy agradable. Me impresionó Kandinsky, con su afán de meterse dentro de los cuadros y pintar la música.

El domingo día 26 nos encontramos en Calle Alameda con Mari Carmen Sánchez Quintana, con sus bonitos ojos, siempre alegres, y delgadita como siempre, el tiempo no pasa por ella, un rostro agradable, que despierta cariño y ganas de abrazarla como hice.

Me ha emocionado –me dijo- leer el artículo en tu blog de Sra. Blanca Cerezo de Garcia-Berdoy, donde aludes cariñosamente a mi padre. Toda mi familia lo ha leído y hemos casi llorado.

Y he pensado este fin de semana, en mi pariente Rafael Sánchez Carmona, y en su familia, y al filo de medianoche de hoy miércoles, escribo estas líneas.

Con los viajes, y a veces con la mala información, y con el cansancio, me pierdo muchos actos en Antequera, hablando con claridad, básicamente muchos entierros. Me pillan de viaje, o con visitas, o con algunos otros compromisos.

Estuve en la misa de mi tutor profesional Rafael Sanchez Carmona, en la Iglesia de San Sebastián, y su Sra., la fina y guapa Juanita Quintana, me abrazo y yo a ella. Y me dijo ésta sola frase: YO SABIA QUE TU NO FALTARIAS.

He de buscar fotos de las muchas que tengo con Rafael. La mayoría en blanco y negro.

Cuando terminé Perito Agricola, fue por Rafael, de la mano de él, como entre con D. Jose Garcia-Berdoy Regel, de Becario en Amoniaco Español S. A., he de indicar de paso que tenía el número uno de mi promoción, pero no se que fue lo más importante, para entrar de becario, seguramente el apoyo de la familia Garcia-Berdoy, sin duda. y es de bien nacidos estar agradecido.

Yo tenía 21 años y por lo que oigo era muy guapo, al menos en relación a mi estado actual, cuando se enseña una foto de yo cuando joven nadie lo cree, que sea yo, ¡tanto he cambiado!

Bueno pues Rafael y Juanita, tienen cinco hijas, todas iguales, todas bonitas, todas elegantes y delgaditas y guapas.

Tengo una imagen en la cabeza de un día que fui a casa de Rafael, en la Plaza de San Pedro, y en el mismo sillón estaban sentadas las cinco hermanas, creo que son cinco, pues cinco rosas, me quedé fascinado y ahora he de indicar que las cinco me gustaban mucho, hubiese sido un problema la elección pues todas son sumamente parecidas. Y yo desde niño bebía los vientos por Trini. Pero lo pensé.

Con Rafael di muchos paseos por el campo a ver agricultores, y ver remolachas, el como Jefe de Cultivos en aquellos entonces de Azucarera Antequerana. Fuimos a Herrera, Puente Genil, El Rubio, Marinaleda, Estepa, etc. él me hablaba y hablaba de la Azucarera Antequerana, de la remolacha, de su cultivo, de sus variedades, plagas y abonado. Rafael elegante como ninguno, con camisa inmaculada siempre, un bonito nudo en la corbata, y chaqueta por lo general azul, era un hombre sin duda elegante, pero no a veces, sino siempre, con limpieza absoluta.

El fue mi maestro, y me daba mucho sitio. El me llevaba a las Juntas de la Cofradía de Abajo, donde a su propuesta me hicieron Hermano Mayor del Niño Perdido, que estuve sacando creo que fueron tres años. Pero que tuve que dejarlo porque estaba ya en Sevilla, las carreteras no son como las de ahora, no podía asistir a las Juntas de Gobierno, tenía un más que ajustado ingreso mensual, y en aquel tiempo, ir de Hermano Mayor, era para mí bastante costoso, dejé la Cofradía, y sé que no le gustó, él quería que estuviese de Hermano Mayor toda la vida, y no pude. Y yo sinceramente lo sentí, pero para mí era angustioso pues había que tener los Hermanos que llevasen el trono, y había muchos que repetían, pero otros había que buscarlos, tarea en aquellos entonces, no siempre fácil. Yo a los dos años de casado ya tenía a mi hijo Jose y a mi hija Eva, mientras los amigos hacían cuentas con los dedos, para ver si se habían encargado el primer niño antes de la boda o no. Pues no, en aquellos tiempos era pecado y entonces yo quería ir al cielo.

Rafael siempre me acogía con mucho cariño, esto no hay que decirlo, se nota en la relación de dos personas, yo sabía que él me tenía afecto y yo sabía que él sabía que el tema era reciproco.

Su hija Mari Luz, sé que vive en Málaga, Mari Carmen, pues creo que mitad y mitad, es decir en Malaga y en Antequera. Cecilia vive en Antequera, cuando Cecilia estaba recién casada, Trini y yo, vivíamos en Granada, en Poeta Manuel de Góngora, Junto al Colegio de los Escolapios, Trini me comenta que en varias estuvieron en el piso, comiendo o cenando Cecilia y Carmona su marido, yo realmente no me acuerdo estamos hablando de más o menos casi 50 años.

Antes de estar en Granada, vivíamos en Sevilla, en Los Remedios en Fernando IV, núm. 64, allí en los Remedios vivía Sra. Gracia Quintana, la hermana de Juanita Quintana, y muy cerca también Mama Chon, y Papa Juan, los padres de Juanita Quintana, y nos apreciaban mucho. Cuando Trini, fue a dar a luz, a Jose, yo estaba de viaje, y fueron ellos la que llevaron a Trini al Hospital y estuvieron esperando conmigo durante el parto. Pero esa aventura, merece un escrito aparte, porque es alegre, y chispeante.

Mama Chom y Papa Juan, nos tenían mucho cariño y nosotros a ellos, el escribía muy bien, y tengo guardadas no se en que archivo en Antequera, pero allí están varias de sus poesías, no se si a Jose, a Eva, o a Trini, o a todos, no sé. Cuando retorne a Antequera los buscaré, a no ser que no retorne, pues dejando el retorno para tan tarde a lo mejor el retorno, sea un sueño no conseguido. Espero que si estemos en Antequera en la etapa que nos queda.

Rafael Sanchez Carmona, es pariente mío, creo que primo de mi padre, se lo tengo que preguntar a Socorrita Artacho, me vecina de Antequera de toda la vida, que sabe el árbol genealógico de media Antequera. Y las enfermedades y algún que otro problema y alegrías de la otra mitad.

En fin, los Quintana, no he seguido su pista con detenimiento, pero son muy hacendosos, los hermanos de Juanita, Gracia, Lola, Pepe y Juan.

Hicieron negocios, haciendo en su momento muchísimos pozos, y también ramas que desarrollaron con éxito los “trajes de gitana”, en fin siempre en los fertilizantes, pues no he cuidado demasiado las relaciones.

Trini me comento que ella era muy amiga de Mari Luz Sánchez Quintana, y que iban a la huerta con mi hijo Jose, y que lo dejo jugando con unos pollitos recién nacidos y cuando ella volvió, el niño había matado retorciendo el cuello a tres o cuatro pollitos.

A mí me suena haber hecho un largo viaje con Rafael y Juanita, pero Trini dice que nó, que no lo recuerda, no sé, habrá que tirar de fotos.

En fin, me gustaría ahora, en este momento, tener una larga conversación con Rafael, como dos viejos amigos que vuelven a encontrarse, y hablar del mundo. Y darnos un fuerte abrazo. Y hablar y hablar. Hablar y hablar, porque simplemente estando juntos lo pasamos bien.

Creo que estuve en la boda de Mari Luz, y también de Cecilia. También tengo que tener la tarjeta de invitación archivada, no he tirado ninguna en toda mi vida. He de buscarla, en las carpetas AZ, que llenas de papeles desordenados tengo para ordenar cuando me marche a Antequera.

En fin a toda la Familia Sánchez Quintana, un fuerte abrazo. Os queremos Trini y yo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Familia, Recuerdos, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s