Recordando la fábrica de S.A. Cros de San Juan de Aznalfarache

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes.
Martes, 6 de diciembre de 2016. Día de la Constitución.

Voy con Trini, Eva, Belén, las cinco nietas y los dos nietos, al Multicines Cinesur, en el Parque Aljarafe (Camas), nos dividimos en dos grupos, uno de los peques, y otro de los medianos. Me apunto a los medianos, a ver UN MONSTRUO VIENE A VISITARME.

Cada día pierdo más audición, me estoy quedando sordo, he de ir a buscar otro proveedor de audífonos pues los que tengo no me van, a lo mejor los otros tampoco, lo intentaré. No me entero demasiado, parece que no funcionan bien, y si me los quito, aun peor. Le digo a mis nietas que me cuenten la película, y me dan versiones muy diferentes, como era de esperar.

Al salir comemos en el hall del multicines, en la rotonda, en una pizzeria, pastas y burritos, no estoy muy al quite y cuando me doy cuenta ha pagado Eva, mi hija.

Salimos y me voy yo solo a dar una vuelta por San Juan de Aznalfarache, yo solo, con ciertas nostalgias.

Busco el Restaurante El Jeromo, donde había un jamón de impresión, y era el sitio donde íbamos habitualmente cuando estaba yo en San Juan, y al que fui una vez cerrada la fábrica. Estaba cerrado y la casa en venta, un restaurante a su lado le envuelve en un lateral y también ocupa lo que antes era aparcamiento trasero.

En mis tiempos ir de La Pañoleta a San Juan de Aznalfareche, era coser y cantar, carretera recta, sin obstáculos, estrecha eso si, y despejada. Hoy es una sucesión de rotondas, llena de altibajos y recovecos, con haces de carreteras trazadas raramente y moles de edificios comerciales y grandes superficies.

Paso por delante de las Arrocerías de Hervas, y controlo lo que en su día fue la Fábrica de S. A. Cros, en San Juan de Aznalfarache, y donde hoy hay naves comerciales y edificios elegantes, más o menos.

La Fábrica, a orillita del Guadalquivir, tenía su propio atraque, ya en los últimos años antes del cierre fuera de servicio. Ya no se como estará ahora.

El primer director que conocí fue el Sr. Azofra, muy enérgico y voluntarioso con ideas claras, hace ya muchos años, su hijo tenía un concesionario de coches en algún punto del Aljarafe. De lo del Sr. Azofra puede hacer 50 años.

Hay un cartel de PÁDEL CROSS y otro de COMBUSTIBLES CROSS, con dos “S”, por lo menos queda el nombre, que por cierto era con una sola “S”.

Busco y encuentro una casa que quedó en pié, para mi que había varias casas, pero cuando se cerro la fábrica, quizá el año 82-83 no lo sé, solo quedaba la que está hoy en pié.

Escuche en su momento que se la habían donado al Ayuntamiento o a alguna Asociación, para poner una emisora local. No lo sé. Hoy se dedica a otra actividad, un letrero grande reseña: Casa inglesa…, pero no es inglesa, la casa o las casas de la Fábrica la construyeron los alemanes, parece que en los últimos años del siglo XIX, y lo que fabricaba era un solo producto: SUPERFOSFATO EN POLVO.

De la fábrica tengo de recuerdo algún pequeño objeto, tal como una vasija de chapa de 5-6 litros para medir el aceite en el Economato de la fábrica, y algún cartel de tamaño doble folio con marcos de madera pintado en blanco y con el texto: “No permitida la entrada sin prendas de seguridad”.

Se importaba el fosfato roca de Marruecos, y se fabricaba el ácido sulfúrico tostando piritas, que se traían. Había montañas de pirita junto al río, que se vendieron a Alemania, para extraer oro.

El sulfúrico dejó de fabricarse, aparecieron nuevas alternativas, pues era mas barato comprarlo que fabricarlo, porque se obtenía, como co-producto en la fabricación de otros.

El sistema de fabricación con cámaras de plomo, era muy antiguo, y el plomo caro. El tema estaba cantado, porque no era rentable la fabricación de sulfúrico.

D. Enrique Hernández Barrientos, un gran amigo, era Director de San Jerónimo y de San Juan, aunque en San Juan estaba Sr. Velasco.

El superpolvo cada vez se consumía menos. En España había muchas fábricas y fueron cerrándose, eran plantas por ejemplo de 80.000 tdas., y tenían, pues no sé, 200 empleados, lógicamente trabajaban en turno continuo. Vinieron los abonos granulados y los complejos granulados crecían. En fin, en la Industria todo tiene sus tiempos, es complicado reactualizarse para sobrevivir, es como hacerla nueva.

Así entro yo en la Fábrica de San Juan, en una espiral de auto cierre, con ERES, reduciendo su personal, hasta que un día anunciaron el cierre total. Yo ese día estaba de viaje, tenía ya las Oficinas de Abonos Líquidos en San Juan de Aznalfarache.

El edificio de Oficina era amplio y más o menos nuevo, junto al mismo había un jardín y al lado el Laboratorio, y en la planta de arriba, una Residencia para el personal que venía a la Fabrica desde la Central en Barcelona, o de algún otro sitio, la Residencia llevaba años cerrada, y la puerta clausurada.

Había un gran Taller de mantenimiento, y cuando se cerró la planta, quedo solo allí mi Departamento de Servicio de Abonos Líquidos, y algunos guardas de la instalación. Tenia para mi, pues no sé, creo que 150.000 m/2, no me acuerdo, pero muchos. Y yo andaba por la planta, porque realmente era un Monumento Industrial, y a los que merece la pena dejarlos en pié, para contemplar como fue la industria en otras etapas.

En líquidos allí, pues eramos 8-9 personas, cuando mas. Pedro, un delineante de la Fábrica que había pasado a Abonos Líquidos, hizo un buen trabajo con un catálogo de máquinas aplacadoras, bajo mi coordinación.

Compre unos caracoles-reproductores, y los puse en el jardín, con el tiempo, el jardín fue un puro bosque de caracoles. Ordené lo que pude, dentro del área que controlaba.

En su momento abrimos la Residencia, que tenia pues un metro de polvo acumulado, y una superficie de al menos 500 metros, poco a poco la fuimos limpiando y dejando nueva, con los mismos muebles que tenía en su momento, y lámparas, y abajo en el laboratorio que era un museo.

Cuando anunciaron de un día para otro el cierre de la Fábrica, permitieron al personal que se llevase lo que quisiese, y yo estaba de viaje, cuando volví, me quedé hecho polvo, no había quedado nada de ambas cosas. Lógicamente el personal entro en una ERE para arreglar su situación personal, en Cros se era muy paternalista, afortunadamente. Es el recuerdo que me queda. Estamos hablando de 40 años atrás. Que son muchos.

La Fábrica estaba adoquinada, y la estructura era de madera gruesa y robusta. Se vendió a un chatarrero para dejarla a cota cero. Con su contrato e historias.

Los adoquines fueron para las Baleares, para chalet, y las vigas de madera, con cuidado se desmontaron e igualmente para las Islas Baleares.

Suelos en las islas, techos, columnas de madera, estarán en residencias donde jamás los dueños imaginarán que su origen está en la Fábrica de San Juan, y que antes, al menos las maderas, en Alemania.

Poco queda de la Fábrica de San Juan, salvo las dos empresas con el nombre de CROSS, mal escrito con dos “S”, y una casa bonita, que se mantiene en pie con más de un siglo. Allí vivía alguien de la Fábrica, creo que un Jefe Administrativo ya jubilado, que por cierto pidió y le se regalo, el dormitorio principal de la Residencia era una joya en muebles, y los llevo a la casa inglesa, como dicen ahora, tengo fotos con este Sr. porque coincidí un verano en la Residencia que Cros tenía en Vilafranca del Penedés. Pero yo me alejaba lo que podía de los grupos, porque quería salir con Trini y los niños de forma autónoma e independiente.

Alguna foto me queda de la Fábrica, poca cosa. La historia industrial debería preservarse, hoy la Fábrica podría se un museo.

Retorno a casa y paso por la Bodeguita de Luis, y me saluda el dueño y la Sra., también un Sr. que está allí, pero que no conozco, y que me dice que he engordado mucho (podría haberse estado callado), yo no le doy mi opinión sobre el, podría ser tremenda.

Buenas tardes. El mundo evoluciona, es imparable, pero es bueno tener monumentos del ayer, es necesario para el alma, para el disfrute de la misma.

Amén.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Familia, Historia, Recuerdos, Sevilla y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Recordando la fábrica de S.A. Cros de San Juan de Aznalfarache

  1. I appreciate you. Just wanted to say fantastic blog! awesome read. My pleasure to being here on your website.

  2. I discovered your site by luck You have opened my eyes to varying views on this topic with interesting and solid content. You has some interesting and great content. I simply have to tell you that your pages are awesome.

  3. vape pen dijo:

    I enjoyed reading what you had to say. great job on this article! I shared your page on my Tumblr. I was reading your website and my crazy little sister spilled a mug on my brand new browser! I really like your writing style and how well you express your ideas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s