Teresada 2016

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Domingo, 13 de noviembre de 2016

Son las 9,30 de la mañana. El día, ni hace frio, ni calor. Ni hace sol, ni tampoco hay muchas nubes. Es un día de otoño, donde caen las hojas de los árboles de hoja caduca y continúan como si tal cosa las perennes, y también las de los libros que no se caen.

Trini se quejaba de vez en cuando de un fuerte dolor en el dedo pequeño, de su pie derecho, muy pequeño también, ella es frágil y chiquita. Así, que me levanté, me afeite la barba imberbe, que con la edad empieza a ser, o es, como la de un niño. Fui por el coche, vine por Trini, y en la noche oscura y negra, al Hospital. Salimos de casa a las 5,30 de la mañana.
Entre recepción, y ser atendido por una médico ni joven ni mayor, pero agradable y de buen ver, radiografías, interpretación de que tiene un dedo roto, vendaje. Y claro antes queríamos tomar café, hasta que encontramos un Bar en el polígono lleno a reventar en su mayoría de juventud, que se apretujaba haciéndose selfies. Se fue el grupo y quedó el bar casi vacío. La juventud lo llena todo.

Trini se rompió el mini dedo, del mini pié, subiendo la mega escalera y no midiendo bien la altura del escalón, le dio con el dedin al marmolin. Con su hueso de cristal. Ya ella se ha quedado tranquila, a lo mejor pensaba que se había roto la cabeza. Ya sabe que es el dedín del mini pie.

Me pongo a escribir en la biblioteca de la casa, a media luz. Mi hermana Mari Tere, me apremia. No he escrito sobre la Teresada 2016, y ha pasado un més. Es verdad, ha sido un mes de vértigo, entre esto y lo otro, lo otro y esto, y eso y aquello. Y se me olvidaba, y entre lo de más allá.

Según mi hermana Mari Tere, la Teresada de este año, era totalmente secreta, en un sitio secreto, con un programa secreto y novedades secretas. Eso sí, cerca de Antequera City.

Dime algo, dime algo -le imploraba a mi hermana.
No jamás, no insistas, no es que no.
¡Una pista al menos! -le suplicaba.
Nada, absolutamente nada, nada de nada -me respondía de forma tajante para que no hubiese lugar a dudas y no insistiese más.

Ella, le ponía misterio al tema: No te lo puedes ni imaginar, Pepe, ni remotamente, absolutamente, te va a fascinar. Sorpresa tremenda, inesperada, impresionante.

Trini, me soltó una pista: Las tres casas rurales de mi sobrina Ester, las ha alquilado tu hermana.

Las tres casas están juntas, cerca de Antequera, con un buen jardín común y una estupenda piscina.

No me digas más (pensé yo), ya me imaginé el cuadro. Ya me imagine, hasta los detalles. Se los dije a Trini, ella es un poco ingenua, y me contradecía.

Hablando yo, con mi cuñado Juan, me comentó, estamos dando los toques a las tres casas rurales, para la reunión familiar que vais a tener todos, y a continuación apostillaba: No digas nada, es que me han dicho que no lo diga, y se me ha escapado. No te preocupes Juani, no diré nada, lo escribiré.

Hablando con el suegro de mi hijo Jose, con Gonzalo, le dije: Gonzalo, este fin de semana, voy a Antequera con Trini.

Si lo sé, me contestó, me ha dicho Belén que os reunís la familia.

A mi hijo David nunca le he preguntado si trabaja los sábados y los domingos, y en esta semana, me señalaba, que tenía mucho trabajo, y que trabajaba precisamente el sábado y el domingo. El sábado 15 de cctubre, día de Santa Teresa.

Hablando con mi nieta Maria, por teléfono, me dijo algo así como: Nos veremos este sábado, abuelo.

Se nota de que su madre, mi guapa e inteligente Eva, estaba cerca, y le haría señales, de que había metido la pata. Sobre la marcha Maria, rectificó a velocidad de crucero. Es que este sábado abuelo hay concurso de baile, donde participo, y espero que vengas, la niña, con una rapidez tremenda quería salir del atolladero, y se inventó sobre la marcha, una historia fantástica, como si yo me hubiese caído de un guindo. Estoy en él, pero no me he caído.

Solo faltaba que el acontecimiento saliese en la prensa en “El Sol de Antequera”.

¿Sabes algo de la reunión? -me preguntaba mi hermana Mely.
No tengo ni idea, le decía yo, ¿y tú?
No tengo ni idea me contestaba ella.

Trini, le confesaba, irá toda la familia. Ella como es ingenua, me decía: No creo, los niños no me han dicho nada, así es que tú eres un mal pensado.

En fin, también se me atribuye malos pensamientos, y supongo que no sé cuántas maldades más.

El día 15 fuimos a la reunión, me pase de largo, llevaba de copiloto a Trini, y ella me dijo por donde tenía que ir. Como iba con mi hermana Mely, le hice caso y me equivoqué. Para ir a algún punto, no necesito GPS, simplemente le pregunto a Trini, y lo que ella me diga, hago lo contrario, y no falla, voy perfectamente a todos lados.

Esto lo aprendí hace tiempo, hablando de fertilizantes, de un “crack”, le preguntaba su pronóstico si iban a subir o no, y de lo que me dijese hacía lo contrario. El sistema no fallaba.

Cuando llegamos a El Canal, es decir, a las casas rurales, todo en silencio y muchísimos coches, nos recibió mi hermana la organizadora y Pepín, mi cuñado.

¡Hay muchos coches Mari Tere! Sí me dijo ella, es que hay una boda.
¿Una boda?, y en el mismo día, nos reunimos en el mismo sitio. Mi hermana está perdiendo la imaginación.

Yo estaba atento, esperaba que todos salieran de un momento a otro, para dar un grito de bienvenida y la sorpresa. Pensé, en la casa, no pueden estar, son muchos y no pueden salir en tropel. De modo que la opción es detrás del seto. No hay que ser muy inteligente para acertar. Ni siquiera mediano. Incluso torpecillo.

Pues bien del seto, salieron, pues no sé aproximadamente 60 personas, mis hermanos, y sus parejas y los hijos y los nietos. Más o menos nos juntamos aprox. 60, faltaron muy pocos por alguna causa muy justificada pero estábamos la inmensísima mayoría.

¿Te imaginabas esto? –se me pregunto.
Pues no, dije, no me imaginaba nada.

Tres generaciones claramente diferenciadas, en la de los nietos dos grupos, la de los niños y la de los adolescentes. Perfectamente estructuradas.

Mi hermana Mari Tere, tiene el inmenso merito, de haber organizado este evento, esta ‘nietada’, y para los más jóvenes ‘primada’. Y ademas dio un discurso magistral, aunque el equipo de megafonía no era de alta definición, era mas bien de tómbola de feria. Y estuvo magistral como siempre.

Todos contentos y felices, por el hecho de estar todos juntos, la familia, los pequeños encantados, eran los reyes, los adolescentes encantadores, la temprana juventud. Mi nieta Maria, me daba abrazos largos, de minutos, todos estupendos. El pequeño Daniel, que me conoce poco, simpatiquísimo.

Debería mi hermana Mari Tere, hacer un árbol genealógico de la familia actual.

Un resumen: Un día feliz, un día para recordar, un día difícil de repetir.

Somos y vivimos en un Laberinto, que unos ven la salida por casualidad, y otros se pierden en el laberinto. Salimos del laberinto vital y nos tomamos con otro, de laberinto en laberinto.

Es el juego de la vida, el parchís permanente y eterno, fichas verdes fichas amarillas, fichas rojas.Te como, te vas a casa, te vuelvo a comer.

Pensar agudamente, rejuvenecerse innovadoramente, familia, cariño, deseos, anhelos, retos, evolución. Ello nos mantiene.

AMEN

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antequera, Celebraciones, Familia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Teresada 2016

  1. The problems that u have discussed in this post is very much common nowadays . Thank You so much for giving me the tips

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s