El ser humano no es ecológico

ser-humano-ecologico

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Sábado, 10 de septiembre de 2016

En mi mente, a veces, en ocasiones, pocas en reposo, fluyen las ideas y los recuerdos, entran y salen, salen y entran. Pero sin retener los mismos, en un disco duro, ya sobresaturado. En otras muchas ocasiones, a mi cerebro, le doy al “enter” después de la tecla “guardar”.

Todo lo que suena a ecológico hace brillar las pupilas de ser lo mejor. Cuando muchas veces, no es así.

La Sra. alemana, de cierto nivel adquisitivo, va a los supermercados a la estantería de ecológico, de productos de la agricultura ecológica, con el ánimo de poder alargar su vida con esta alimentación dos o tres años más.

Yo me estoy tomando siete pastillas, cinco con el desayuno y dos de noche. Y esto es compuestos químicos, rarísimos y que al ver las contraindicaciones, se procura hacer ello rápido, para no ver las barbaridades de las mismas.

Una de las pastillas que me tomo no la receta la Seguridad Social, pero si el éedico que me vio. Y son caras lógicamente, y me dijo que buenas.

En el mes de agosto, de pronto, noto que no oigo la televisión, una voz distorsionada, pensé que se había averiado los altavoces. Pero no, realmente se han averiado mis oídos, sobre todo uno, el otro ya lo estaba.

Los agudos, casi no los oigo, así que las voces ahora son distintas totalmente, y los audífonos que antes tenía, me los han regulado, pero estoy fatal. Trini me dice que no me preocupe, pues no tiene remedio.

El otorrino, me dice que es del oído interno, que no tiene solución, y que es cosa de la edad. ¿No será cosa de las pastillas? Leo los folletos, y en uno dice que produce sordera en el 1 %, de los que la toman. ¿Me habrá tocado la papeleta entre 100?

El otorrino me vino a decir, que el ser humano no está hecho para tantos años como tengo yo, y que un día se me fundirá una lámpara, y otro otra. y que poco a poco se irá apagando el escenario.

Bueno más o menos, me dijo ello, es mi interpretación libre. Pero es verdad, poco a poco veo que mi organismo va fallando. Un día al despertar, me noté que de la cintura para abajo, ya no era igual que antes, aunque funciona.

Otro día se me cayeron las cejas, mejor dicho en pocos días, ahora para distancia larga necesito gafas, para la corta aún no, espero que cualquier día de estos le tocará el turno.

En todas las pastillas pone que antes de dejarlas de tomar se consulte al médico, yo no sé si es una medida de marketing, para vender más. Si no siempre, si al menos en muchos casos. No pone nada por seguir tomando, ya con las contraindicaciones es suficiente.

En el mes de abril, hubo un intento, no por mi desde luego, de gran apagón, estuve un mes en un Hospital, y hubo un momento crítico, en el que realmente, estuve a punto, a puntísimo de convulsionar. Los médicos, me sujetaban a la cama, en la UCI, que no me moviese, yo me ahogaba con los pulmones encharcados, me asfixiaba y me dieron una pastilla, y un pequeñísimo vasito de papel con agua, como si fuese a tomarme una copita de algo. Con ello, pues el hilo de aire que me mantenía en una situación lastimosa y agónica, se cortó. La entrada de aire, se cortó, ya solo pensaba que me quedaría un minuto de vida o dos, y se acabó lo que se daba.

¡No te muevas! ¡No te muevas!, se me indicaba, ¡Tranquilo! ¡Tranquilo!

Mientras hacia yo movimientos con las manos cruzando ambas, indicaba de que la fiesta se estaba acabando y que finalizaba de un momento a otro.

Bueno, pensé, voy a levantarme con cables y tubos, sonda situada en la entrepierna que no aguantaba, y si me voy al otro mundo que caiga desplomado, como los toros bravos con casta.

Saqué fuerzas, y no había manos capaces de impedir que me levantase, y eran pues no se al menos 8 manos. Y al ponerme de pie, el agua atascada en la garganta o la pastilla, o lo que fuese, se iría para abajo, y entro de nuevo un hilo de aire.

Jadeante, había podido al menos evitar la despedida del mundo, pero seguía fatal. Ocurrió que con lo que me habían puesto en los sueros, caí totalmente dormido, no se cuántas horas, y me desperté mucho mejor, sin estar bien, desde la UCI, me enviaron a las pocas horas a la habitación, y sin sonda, yo asumo las consecuencias y firmo donde Vdes. quieran.

En fin, poco a poco veo, como la película de la vida, cada vez está más cerca de su fin. Al menos es lo que percibí, con mis fallos en la aurícula veremos será lo que deba ser.
De momento me encuentro bien. Sin problemas.

El hombre pues no es nada ecológico, toma en las pastillas en definitiva “venenos”, para matar microbios, o para alterar lo que hay. Si hubiese seres humanos ecológicos, no existirían las farmacias. Y tampoco lógicamente existiría tanta población. La que quedara eso si, sería ecológica.

No sé, ahora todo es así, vacas ecológicas, leche ecológica, agricultura ecológica, sin abono.

Si no hubiese abonos, las producciones mundiales agrícolas serian menos de la mitad de las actuales, y habría bastante hambre en el mundo. Volveríamos a producciones de la Edad Media, donde todo era ecológico. Veo más lógico lo de una agricultura razonable. Sin extremismos de uno u otro sentido.

No se, voy a disminuir pastillas, a ver que pasa de forma moderada y convenciendo por mi parte al médico.

Buenas noches, disculpen este escrito, no pretendo amargar a nadie, es en definitiva un episodio con final por el momento feliz.

Buenas noches.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ecologia, Opinion, Personal, Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s