Tiempos de ESSO Amoniaco Español, tiempos de S. A. Cros, y regreso a Granada

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Lunes, 15 de agosto de 2016

Con 24 años, estando como Supervisor de Abonos Liquidos de Andalucía Occidental de Esso Amoniaco Español, y residiendo en Sevilla, tuvimos una reunión en Málaga, en esta ocasión no en la Fábrica, sino en la Oficinas de la Delegación de Malaga, en Calle Trinidad Ground. Era mes de abril, yo expuse las previsiones hasta final de año, y las de la campaña del arroz.

Al terminar la reunión hablando de las previsiones, del arroz, y de la primavera (era el mes de abril), el Director Comercial Robert T. Smith, el Jefe de Ventas Sr. Julian Gonzalez, y Sr. Eduardo Ramos Guillén, concretamente Sr. Smith, me dijo: No se vaya por favor, que ahora cuando nos quedemos solos le voy a comentar una cosa.

Yo pensé que a lo mejor era un aumento de sueldo, pero que por discreción me lo querían decir de forma privada. Así que tan tranquilo y feliz.

Cuando nos quedamos los cuatro, en un cómodo tresillo, se me entregó un sobre cerrado, que abrí para ver el sueldo nuevo. No era sueldo. Era un traslado a Granada, con carácter inmediato, en tres líneas que más o menos decían: “La empresa considerando los intereses de la misma, ha decidido su traslado a Granada, como Responsable de Líquidos en Malaga, Almería, Granada, Jaén y Córdoba”.

En fin, alli hablabas de la campaña, hablabas de la del otoño, y cuando acababa la reunión te daban la carta, de irte en cuatro días a Granada, el estilo americano de Amonesa, pensábamos.

Allí no había razones, y te trasladabas o te marchabas de la empresa. Yo no estaba por irme, no estaba preparado para ello, y con las letras del coche de un Citroen 2 CV, las letras de un televisor en blanco y negro a 100 pts. mensuales, el alquiler del piso, que me costaba en Sevilla, en Calle Fernando IV, núm. 64, algo así como 4000 pts. vivía estrechamente, con un sueldo de 13.000 pts. o muy estrechamente. Eso sí, íbamos a buenos hoteles y buenos restaurantes con los clientes, por lo que los mismos pensaban ingenuamente que ganaríamos mucho dinero.

Así que en el verano de 1967, nos fuimos a Granada, a un piso Alquilado en Paseo de Ronda, que tenía una distribución de piso similar a la Sevilla, por lo que los muebles, que tampoco eran demasiados encajaban perfectamente, eso sí, no tenía la luminosidad del de Sevilla, y por ello no estuvimos demasiado tiempo. Trini se agobiaba porque no era luminoso.

De modo que el día de la mudanza, después de cargar todo, con Transportes Cariño. Bueno amigos, me fui con Trini, y con Jose niño, con un año, a por mí 2 C. V. y no estaba, me lo habían robado precisamente el día de la mudanza. A mí me pasan cosas rarísimas.

Bueno un lio, creo que nos llevó a Granada Antonio Sarria Perez, quien además a los 8-10 días vio mi coche circulando por Avda. República Argentina, y lo siguió con paso apresurado, cuando paró en un semáforo. Les dijo al conductor que era un chaval acompañado con otro: ¡Ladrón, ladrón, este coche lo habéis robado! Los ladrones salieron corriendo dejando abandonado el coche y así fue como lo recuperé cuando Antonio Sarria me llamó, me emocioné. Yo en Granada estaba descochado, hasta el día antes de recuperar el mio, que la empresa me había puesto uno de alquiler, no sin poner cara larga.

En la Esso, te pagaban el capitoné de la mudanza y el seguro de la misma, y además había una paga extra, que se le llamaba “la paga de las cortinas” y bueno un complemento salarial, equivalente a la mitad del alquiler más o menos, el traslado no era ningún negocio, en contra de lo que se contaba.

Conocí a Don Hermenegildo, en Septiembre de 1967.

Estuve seis años residiendo en Granada y con 30 años fui nombrado Jefe de la División de líquidos y productos especiales de S. A. Cros, para toda España, con residencia en Sevilla. Poco antes de ello fue cuando Amoniaco Español S. A. fue vendida a S A. Cros.

Poco antes de la venta, había algunos comentarios al respecto y en una Convención de Amoniaco Español S. A. en Benalmádena, en el Hotel Alay, le preguntaron al Gerente el americano Mister Moulton:

-¿Es verdad que Amonesa se vende?

Y contestó.

-Bueno todo se compra y se vende, es cuestión de dinero, bueno todo no, menos el honor y la mujer.

Se volvió al flichard, para seguir escribiendo con el rotulador y al poco, se volvió diciendo:

-Con respecto al honor y a la mujer, también es cuestión de negociarlo. -Ante el jolgorio general.

Yo ingrese en Herogra a principio de 1993, en Julio de 1992, en plena Expo, FESA-Enfersa suspendió pagos. Me cayó como un cubo de agua fría, se avecinaban malos tiempos e inciertos, mis hermanos me aconsejaban que me fuese, Trini también, me surgieron varias ofertas, entre ellas la de Sr. Juan Romero, había otra en Almería y dos más. Trini fue la que optó por Granada. Yo esto de las decisiones importantes se la dejo que la tome ella, así yo no me equivoco.

Con mi Presidente, Sr. Juan Romero, tuve dos o tres reuniones en Antequera, en el Restaurante Plaza de Toros, durante el tiempo vacacional o algún sábado.

Salí a petición propia de FESA-Enfersa, la cual había presentado Suspensión de Pagos, en Julio de 1992. Y acogiéndome a un plan de Baja Incentivada (si bien de cuantía reducida), y fue con fecha 16 de febrero de 2013, cuando fui a Madrid, a Edificio Azca, a firmar la Baja en la Empresa.

Delante de la Srta. del Departamento de Personal. Me dijo sabes tu número de Código: Si le dije, y se lo di (creo era el 000657), le puso la X, a dar de Baja, y la X, a hacer el Cálculo del Finiquito, y a los pocos segundos, se imprimía mi liquidación, que me entregó. No era para cobrar al contado, sino en dos o tres plazos en uno o dos años, que cobré puntualmente, aunque yo tenía mis dudas, como es normal en estos avatares.

Pulsando un botón de “Enter”, se daba por terminado, 29 años entre Amoniaco Español, Cros, FESA-Enfersa, al poco de salir, quizá un mes o dos, fue cuando FESA-Enfersa, cambió el nombre a Fertiberia.

Al salir de la amplia Sala de Recursos Humanos, me encontré a dos o tres, que me saludaron:

-¿Es verdad que te marchas José Luis?

-Pues si es verdad que me he marchado.

-Que tengas suerte.

-Muchas gracias.

-Adiós José Luis, que tengas suerte -me dijo en voz alta una guapa secretaria, que iba casi a la carrera.

-Adiós guapa, muchas gracias.

Ya antes de bajar a la planta donde estaba el Departamento de Personal, me había despedido de mi Jefe, y de algunos compañeros, salí después de firmar directamente a la calle. Siempre me han parecido mal, las despedidas, y sobre todo si son emotivas. Me gustan más las despedidas rápidas y asépticas, sin carga emocional.

Me fui en avión a Sevilla, llegue al piso, no sé a las 6 y media de la tarde más o menos.

Trini. Me dijo:

-¿Qué tal te ha ido?

-Bueno, le dije, me ha ido.

-¿Estas nervioso?

-No sé. estoy raro.

-Una pregunta -me dijo- sinceramente, ¿quieres tomarte 15 días de vacaciones o conociéndote como te conozco, quieres irte ya a Granada?

-Pues, la verdad, quiero empezar pronto y no estar perdiendo el tiempo.

-Lo imaginaba y lo sabía -dijo ella- por ello te he preparado la maleta, y si estas más tranquilo vete ahora.

Le di, un abrazo, realmente ella me conoce bien, así que a las ocho de la tarde salía para Albolote, al Hotel La Curva, para empezar a trabajar al día siguiente en Herogra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Albolote, Empresa, Granada, Herogra, Malaga, Recuerdos, Trabajo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s