Cuando llueva, riega. Solo tres palabras.

Olivo lluvia

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Domingo, 1 de mayo de 2016

Hablando de olivos con mi compañero Perito Agrícola, Sr. Antonio Jiménez Pinzón, todo una referencia del cultivo mencionado en Sevilla-Oriental, todo un bagaje de experiencia sin límites, es que una cosa que se le quedó grabada para siempre, fue en una Conferencia, en lugar que no recuerda, y mientras hablaba otra persona, nuestro querido y añorado Sr. Miguel Pastor Muñoz-Cobo, número uno para ambos y para muchísimos más, estudioso del olivar como nadie, se levantó y escribió solo estas tres palabras, en la pizarra:

CUANDO LLUEVA, RIEGA

Todo un mensaje, de amplísimo contenido en solo tres palabras.

Lo que pocos hacen, lo que prácticamente ninguno hacen, o hacen algunos por no decir ninguno, en la enorme superficie de riego por goteo del olivar, en Andalucía, quizá no le falte mucho 8.000 de Hectáreas, sin recurrir ahora a datos estadísticos, del 1,5 millones en total andaluz, la tercera parte de la superficie cultivada de Andalucía.

Antonio me regala dos libros, ya que viene a mi casa en Antequera, con su Sra. Carlota, y mi costumbre es que el venga a casa por vez primera me regale un libro dedicado.

Uno de los dos libros, es del recordado Servicio de Extensión Agraria, que tan magnifico trabajó desarrolló, y que nunca comprendí como se quitó, habrá sus razones, pero a los ojos del cuerpo, para mi no conocidas y si añorado su ausencia. El libro es de vivencias y recuerdos, y tiene una frase que el repite mucho, y después una dedicatoria que omito, donde debido a nuestra amistad, seguro que es un tanto sobre dimensionada, a mis conocimiento de abonado.

La frase, suya y que repite es:

“Mientras más viejo sea un olivarero, más fuertes y poderosas son las razones para renovar su olivar”

Todo una poderosa sentencia, no comprendida por la mayoría de los agricultores, y que es clara y rotunda, nítida, definitoria. Todo un pregón en pocas palabras de lo que debe hacerse, que no es lo que piensa, una enorme mayoría.

El otro libro es una preciosidad, con pastas fuertes de cartón, escrito por Manuel Vicent, en 2006, todo un maravilloso discurso, editado por S. A. T. Santa Teresa y e Ayuntamiento de Osuna. Una joya, que he leído hoy y he re releer varias veces, no tiene desperdicio.

Pues bien, Sr. Miguel Pastor Muñoz-Cobo, con su frase corta, con sus tres palabras, quiere decir mucho: Mire Vd. en el riego por goteo, la actividad fisiológica de la raíz, se desarrolla en el bulbo regado, en esa pequeña fracción del suelo, y es de donde la planta se nutre, el 90 %, las demás raíces, solo sirven de soporte al árbol básicamente, y el bulbo, intenso con la recepcíon de agua y abonos, la planta absorve, los iones que interesa, pero otros los deja, en el bulbo, que se va cargando de iones que la planta no va a tomar, tal como los cloruros por ejemplo y que no son buenos porque interfieren la absorción de otros. Se impone un lavado del bulbo, una regeneración de mismo, una limpieza, por ello cuando llueve hay que regar, para que el agua de lluvia, mas el agua de riego, sirvan para la limpieza de la bañera, con agua sucia, y con la superficie interna de la misma, llena de sales adheridas a las paredes.

Si, es claro, cuando llueva, riegua.

Y por favor, no emplear sólidos en invierno por las calles del olivar en riego por goteo, no tiene sentido. “Me ahorro regar, y empleo un abono granulado por las calles”, que barbaridad, sin enterrar, pensando que al no verse el granulo porque se ha deshecho con el agua, quiere decir que ya ha bajado en el perfil del suelo, cuando el fósforo no se mueve, y el potasio mas que lentamente.

Pero no es forma de ahorrar, es forma de desaprovechar un abonado, que se debe siempre mezclar con el agua, donde hay goteo, ya sea liquido, o cristalino en todo caso. Pero el mundo es así, lleno de incongruencias y malos hábitos y maestros de la vida, que en este caso, se equivocan, de forma rotunda.

De la conversación de hoy de olivar, he sacado una conclusión. De las reuniones que en su día tuve, con Sr. Miguel Pastor Muñoz-Cobo, tanto en Cordoba, en el Cifa, como en Ubeda, y en Herogra-Albolote, hablábamos de abonado y me explicaba sus deducciones y yo las mías, junto a grupo de técnicos de Herogra, que igualmente expresaban sus opiniones.

No sé el año, he de mirar mas despacio, pero recopilé todo ello, y con lo que aprendí y con lo que ya conocía, preparé una Conferencia, en el mismo Herogra, seguida de un refrigerio, y expuse el mejor sistema a la vista de los desarrollos técnicos de hoy para el Abonado del Olivar de Secano, con la magnifica colaboración de siempre de Sr. Ricardo Joya, despues hemos estado en Herogra años trabajando en ello, y he decidido hacer un librito, de pastas de cartón duro, y letras grandes, y ya tengo el titulo:

LA VERDADERA VERDAD, DEL ABONADO DEL OLIVAR EN SECANO.

Seguramente para tenerlo en Navidad. El mundo andaluz del olivar en secano, seguramente seguirá igual, pero yo voy a decir lo que hay que hacer, en el abonado del olivar en secano. Con el desarrollo actual de la técnica, habrá otros avances futuros pero a lo que hay ahora diré lo último de lo último, y en el terreno práctico, no de teorías mas o menos remotas no realizables hoy por hoy.

Buenas noches.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abonos, Agricultura, Fertilizantes, Libros, Olivo, Publicaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s