Se metió por una rajita

MOBILE SECURITY

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Viernes, 6 de marzo de 2015

A veces, ocurren situaciones que de una chorrada se deriva en un dolor de cabeza estúpido. Yo soy especialista en que me pasen situaciones, atípicas, originales, y diría que incongruentes, sorprendentes, inesperadas, y algunos epítetos más, es de una estupidez, pues que conduzca la misma a una situación sorprendente, no prevista, y que rompe los equilibrios mentales, destroza la racionabilidad, y se entra en el terreno de lo cómico que produce, verte entre la espada y la pared, sin salida, ni posible salvación.

Iba en el buen coche de mi Presidente, al lado del conductor y conducía él, también viajaba nuestro Vicepresidente. Yo que soy aparatoso de volumen, y por tanto difícil de encajar en espacios pequeños, o mas bien normales, encuentro mi hábitat, en el coche viejo, en el coche un poco sucio, no mucho y con algún desorden, y me introduzco en un coche limpio y me encuentro pues diremos que no bien, pues se me ha sacado de mi medio habitual de existencia. En definitiva, yo prefiero un coche un poco de andar por casa, a otro diremos de élite, vamos a ver yo soy tan raro que prefiero un bar cutre, lleno de esencias históricas, en vez de un sofisticado restaurante.

Miren yo que le voy a hacer, soy como soy. Y ya está. Prefiero un pijama viejo y cómodo, que sea diremos suave al tacto, que no un sofisticado y elegantísimo pijama, que no se si voy a dormir o una fiesta, y así voy andando por la vida, cada uno es cada uno.

El móvil que llevaba yo en el coche no sabía donde puñetas ponerlo, pues en todos sitios con el coche tan bonito, salía volando patinando, y ademas las puertas, como son tan sofisticadas, ni tampoco en el lateral interno de la puerta, en la bolsa que cada coche rígida tiene en el interior de la misma.

Entonces ¿dónde puñetas pongo el móvil? Miro a ver si la camisa que me he puesto tiene bolsillo. Pues no tiene la camisa el puto bolsillo. Y en los del pantalón como voy sentado no es el sitio para llevar el teléfono.

Solución llevar el teléfono en la mano, lo cual no es solución. Voy al lado del conductor a mi izquierda tengo el reposa brazos y un cenicero que no se usa por aquella moda de no fumar dentro del coche, y que está repleto a rebosar de llaves, mas llaves en manojos de varios llaveros. La tapadera del cenicero está en vertical y el cenicero como comento a reventar de llaves.

Ya un tanto desesperado, me entran ganas de indicar que se pare en algún sitio y hacer un estudio de ubicaciones telefónicas en el coche, o un Comité para ver que solución pueda haber para tan inmisericorde problema. Pero hoy ahora no puedo convocar un comité una vez mas me toca tomar una decisión importante, sin consultar, y es ver de poner el móvil, en un sitio que no patine y salga despedido en curvas. Y que de por consiguiente inmovilizado.

Entonces, como no me puedo mover mucho por tanto veo, la tapa del cenicero vertical y pongo el móvil paralelo a la tapadera, como si fue una segunda tapadera, y veo que encaja, pues en el hueco donde la tapa gira. Y me olvido del móvil. Suspiro aliviado, y archivo la decisión.

Al parar a tomar café, quiero recoger el aparatejo, y no está, y volar no ha podido volar. Don Juan y yo miramos por debajo de los intrincados y complicados asientos, y no se ve, además, aquello no es fácil, no son asientos como los de mi coche, son macizos, automáticos y sin huecos.

Se recurre al ya antiguo truco de llamar por teléfono a mi móvil, el cual suena cantarino. Después de observar, se descubre, que donde lo había encajado se había desplazado verticalmente para abajo, quedaba todo encajonado, se quita el cenicero, pero el encajonamiento es fuera del mismo fuera del soporte rígido.

Sr. Juan Romero intenta el cogerlo, y el puto teléfono se mete mas adentro, jugando al escondite y ya se cae dentro de la caja mueble que separa asiento del conductor y acompañante. Inaccesible, se estima hay que desmontar medio coche, para poder sacar el teléfono. Lo cual no es fácil, se ve como un problema a resolver a largo plazo, llevando el mismo al servicio Oficial, que hay en pocas provincias de dicha marca.

El teléfono suena a mi lado, una y otra vez, y yo teniendo el mismo a pocos centímetros, no puedo cogerlo ¿Quién llamará? ¿Qué querrá el buen hombre o mujer? ¿Será algo urgente?

Los jugos gástricos, empiezan a segregarse sin que haya comido, las piernas empiezan a dolerme. El cuello me engorda aún más, y los ojos se me salen, mientras el teléfono suena.
¿Quién soy yo sin teléfono? ¿Qué hago en el mundo sin disponer del mismo? ¿Qué será de mi vida ‘destelefonado’? ¿Cuántos meses, estaré sin teléfono? ¿Cómo voy a llamar a mis hijos si no se su número? ¿Y los que me llamen en próximos días y no me localicen? ¿Habrá temas urgentes?

Pepe Leiva, Junior me comenta cuando llegamos a Alicante, que es un verdadero especialista en recuperar teléfonos en sitios recónditos. En fin, me da la sensación que es un verdadero profesional. El teléfono se metió por la rajita, y de ahí paso a las entrañas del coche, y el especialista fracasa. ¡Imposible, imposible!, me comenta de forma desconsolada.

En fin, esto me pasó. El final de la historia fue mas o menos feliz, llamamos a Sr. Jesús Ros, mago de las comunicaciones, y que no se me pregunte como, no lo sé, saco un duplicado del chip de mi tarjeta, y de alguna forma recuperó en buena medida la lista de contactos de mi teléfono, y al regreso allá a las 10 de la noche, me la entregó, lo estudiamos, incluso conecto el Whasapp, y el correo, y en fin se resolvió el tema. Me fui a dormir destrozado, tome algo en un bar, junto a dos Gin Tonic con el animo de favorecer el sueño, pero no tuvo ese efecto sino el contrario.

Ya a la mañana siguiente con luz y sol, me llamo mi Jefe, para decirme que no me preocupase que el teléfono se había recuperado.

MORALEJA, SI OBSERVAIS, UNA RAJITA, NO METER EL TELEFONO QUE PUEDE SER UNA TRAMPITA.

Buenas madrugadas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anecdotas, Viajes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Se metió por una rajita

  1. Jesse Grillo dijo:

    Exceptionally well written! Any new info. Any team would be lucky to have you on it. I simply must tell you that I really like your pages website. excellent post.

  2. Jesse Grillo dijo:

    You have a great sense of humor. I have learned new things through your blogs. Thanks for sharing this interesting post with us. There are certainly a lot of information to take into consideration. great post.

  3. Jesse Grillo dijo:

    This stuff is great. My dad would like to be a mentor in this topic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s