Sobre el mundo y yo

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Martes, 6 de enero de 2015

Estoy mintiendo, ya no es día 6, estamos en la primera hora del siete, o no estoy diciendo la verdad. Que más dá.

Paladeo un poquito de whisky, sin hielo, sin nada, solo whisky. Trini duerme, Sevilla duerme, por la ventana, todas ellas sin luz, pero yo no duermo. Duermo poco. Y después tengo sueño cuando no debo, de noche no duermo o poco. De dia tengo cara de dormido.

Y me pongo a escribir este opúsculo. Vamos a ver, me gusta esta palabra: Opúsculo, es decir una obra de poca extensión. Un tratadito. Aunque probablemente, en el futuro escriba “mementos”, es decir compilación de saber, de un tema o temita completo. Enseñanzas de la experiencia. La experiencia, es el zumo de los errores, leí por ahí, de ella sacas la experiencia de los errores. Para no repetir los mismos, en lo posible, aunque lo humano es tropezar más de una vez con la misma piedra, pues piensas que la piedra la han movido y ya no está, o porque piensas que te has desviado de donde tropezaste.

Y escribo porque no quiero ver la tele, escribo para huir de no dormir, escribo por escribir, porque escribiendo escribo. Y escribo lo que quiero, porque si, porque quiero. Si no me entiendes me da igual, aunque supongo que me entiendes, y sino es así, ponte a escribir y me comprenderás.

Quiero escribir despacito y al compás. Al compás y despacito. El compás en bulería se convierte en soleá.

Hoy terminó el día de Reyes, con sus Roscones de Navidad, las confiterías atestadas de roscones, pequeñitos, medianitos, grandecitos y gigantes, de todos tamaños. Le decía a mi hermana en una nota, que parecen como salvavidas navideños, aunque es un engaño posiblemente y sean coronas fúnebres que nos esperan en el año, que se inicia, supongo que cargado de mala leche.

Los roscones, con premio o sin premio. En fin, lo importante no es saber, sino tener el teléfono de los que saben y que escuchen tus preguntas. Y ser un especialista de algo, especialista es aquel que sabe cada vez mas de menos y menos, hasta que sabe casi todo de casi nada, pero hoy lo de maestro de todo, ha perdido la carrera. El mundo es de especialistas, y de cuentos.

Ayer la Calle Asunción con la Cabalgata de Reyes, estaba atestada, no cabía un alfiler, todo el mundo en la calle, pisos desalojados, la población viendo la cabalgata, alegres, todos contentos, tres Sras. delgaditas delante mía, llevaban alegres el compás de la música. Y los caramelos llovían en tal cantidad, que jamás vi nada igual, eran donaciones así lei en uno “Unicaja” en su envoltorio , en otro “Emasesa”, y otros.

Un Sr. con un paraguas inverso lo tenía literalmente encima de mi cabeza. Entonces en un descuido del mismo portador del paraguas. Lo remate, le di un cabezazo, con un verdadero estílazo, el paraguas con mano del dueño incluida, el paragua inverso se elevó y yo como si nada, sin matar una mosca. El dueño del paragua, entendió, con el remate, que tenía que cambiar la posición, yo también tenía derecho a algún caramelo, era mi territorio. Mi territorio comanche. Fue un dialogo breve, sin palabras, fue un cabezazo del cabezón.

Dios me castigó y me puse a toser, deje de ver la enorme larguísima e interminable cabalgata, donde la recesión no existía estábamos pues en plena burbuja, como si fuese 2006, más grande imposible. El Ateneo de Sevilla hace un magnifico trabajo. Es que esta Sevilla es impresionante, es así, impresionante. A mí me encanta. Pero también Granada, y Andalucía toda, lógicamente en primer lugar la capital andaluza: Antequera. Muchos me dicen que si me gusta mas Sevilla que Granada, es una pregunta habitual, yo contesto casi siempre, que los sentimientos no son medibles, lo que se mide o se pesa es otras cosas, lo que no se puede pesar ni medir, no se puede comparar.

Ahora estoy como en el Colegio, que sentía mucho la llegada del 6 Enero, pues después había que ir al Colegio. Apuntaremos a las estrellas, es la única forma de llegar a la Luna, desechando miedos y volando hacia el infinito.

Antes cuando niño, pensaba que había personas muy inteligentes y otras que no, pero bueno después de un profesor negro de inglés en una Academia ya desaparecida a pocos metros de donde vivo, que el éxito eran las tres “P”, y estás son. PREPARACION, PREPARACION Y PREPARACION. Y eso si, rodearse de un buen equipo, eso es lo importante, el buen equipo. Y quizá esa sea la inteligencia, en cierta medida. Parece que ahora la capacidad de decir chorradas es signo de inteligencia, me dicen, y ello me alienta a escribir mas de ellas.

Realmente el Gerente de una empresa es como un relojero, que con piececitas las ensambla y hace un reloj que funciona al segundo. Es eso un relojero, nada más que vigila el reloj y debe darle cuerda. Y ya está.

Ya lo dijo Rossy de Palma, he leído por ahí: “Sin cosmética, el mundo será más gris”. La cosmética es fundamental, da color a la vida, y eleva el alma.

El alma anda por ahí, y hace lo que quiere, el alma es así, vuela y todo, o se queda tirada en el sillón, esto del alma es como el célebre Co….. de la Bernarda, que es famosísima no sé porque, supongo que sería como el de todas, no sé, pero algo tendría cuando todo el mundo lo evoca.

En fin parece que estamos ya en la época “postmoderna”, a la próxima no sé como se le llamara posiblemente la “ultramoderna”, porque la época contemporánea, no tiene sentido es siempre, es única.

En fin vamos a ver, que pasa, siempre ocurre lo mismo al bajar la marea, deja flotando en la ría, las inmundicias arrastradas por la sequía. Las rías cuando baja la marea, es un espectáculo sucio, en alguna medida, independiente de la belleza de las rías. Pero ves zapatos, bolsas, maderas, cochecito de niño, y frigoríficos rotos.

En la vida sube y baja la marea, como en las rías, la marea de la ilusión, la marea de los objetivos, la marea imparable, con la que nadie puede, de la osadía limitante y del orgullo sin freno, pero después baja la marea, y no queda nada, salvo suciedad, por ello creo que es mejor estar fuera de la ría y verla desde la ventana del Hotel en la Coruña, en el HONDON, cerca de donde estaba la fábrica de Cros. De ya hace muchos años, cuando por allí iba y junto a la misma el hotel, donde Sr. del Valle, me reservaba una habitación, mirando la ría, que yo observaba absorto. Como si estuviese en otro mundo.

Amen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinion, Personal, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sobre el mundo y yo

  1. Aw, this was an exceptional good article. It must have taken you great efforts to create this article… Appreciate!

  2. You appear to know a lot about this. Now I feel stupid. amazing post! I have been looking everywhere for this! I truly appreciate your efforts and I am waiting for your next post.

  3. Jesse Grillo dijo:

    I check your blog every few days. Without proper research, your readers will not be interested and you would lose credibility.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s