La comida con Sr. Alberto Romero Girón y Sra. en la costa de Cádiz (Zahara de los Atunes) y el octavo nieto

Llegamos a las 14 horas y 10 minutos al Restaurante La Sal, en Zahara de los Atunes, Alberto y Carmen lo hicieron un minuto después.

La comida es tradicional, casi todos los años. Hay una regla en la misma y es no hablar de trabajo, y se cuida escrupulosamente. Hablamos de nada, que es una forma estupenda de hablar, hablamos de las reuniones de años anteriores, que casi siempre ha sido en sitios distintos, en este restaurante estuvimos pero una cena, un día de fuerte levante, y además en la terraza, si bien protegidos por unos toldos. Hemos estado también en uno muy cercano, hace dos años y que ahora no me acuerdo el nombre, y en Casa Antonio, también en Zahara, y así que recordemos en El Campero, en Barbate, y en Casa Pinto, en La Barca de Vejer.

Evocamos a personas del sector, tal como José Luis Iriondo, Esteban, ambos de Viaguado, Antonio Lanchas de Megafer, recordamos a Paco Delgado y su empresa de aplicación, recordamos al Centro de Abonos Líquidos de los Merinales. Bueno, referenciamos sin mas apelativo a muchas personas del sector.

Pedimos un magnifico pescado de roca a la espalda con su ajito, un besugo de roca concretamente, pedimos primero el precio 60 euros. Bueno y alguna especialidad de picoteo de primero. Era importante ver la fecha de caducidad del Tío Pepe, fresquito en la fresquera, con su hielo.

Nos despedimos a eso de las seis de la tarde, hasta el año que viene. Y cuando hay amistad, no hay que hablar de nada, vale solo el estar juntos, y estar cerca.

Ya mañana me marcho a Albolote, Trini se queda, de momento, yo quizá no vuelva, ella volverá en otro medio de transporte probablemente. Me dice que es un viaje largo y que no quiere que venga por ella.

Dice Alberto que el lee el ABC, sobre todo las esquelas mortuorias y los años del difunt@. Yo también hago lo mismo, de vez en cuando. Carmen es un encanto, que está totalmente pendiente de Alberto, a Trini, le pasa lo mismo conmigo. ¿Tan guapos somos?

No me he acordado de hacer una foto para el recuerdo, bueno cada uno dice las chorrada más grande que se le vaya ocurriendo, pero no he tomado nota, y no me acuerdo, hay que tener en cuenta que tengo la mente de vacaciones.

En fin, la vida es una sucesión de sucesos, dijo alguien alguna vez, de acontecimientos que se van sucediendo sucesivamente, de todo tipo, y hablamos de la felicidad, como objetivo. Comentó Trini un cuento de un pueblo en el cual a los 15 años de edad a cada cu@l, le entregan una libreta, para que la llevase colgada en el pecho y anotase el tiempo de momentos felices. Un día nuestro personaje del cuento fue al cementerio y leyó sobre las lapidas.

-Dos años, tres meses y cuatro días –se podía leer en un mármol.
-Tres años, dos meses y un día -en otra placa, esta mas moderna era de polietileno.

Y así el que más tiempo tenía era casi 9 años.

-¿Se han muerto en este pueblo solo niños?
-No, le contestaron, es que en las lapidas ponen el tiempo que habían sido felices. Lo demás no cuenta.

Yo le contesto a Trini que tenía hasta ahora entendido que el record de la felicidad lo tuvo Abderraman II, el Califa de Córdoba, que en su palacio, rodeado de medidos, filósofos y por cierto tenía no se cuantas mujeres, pues había estado casi 22 meses de felicidad, juntando los momentos de toda su vida.

-Trini, ¿en consecuencia el resto de nuestras vidas somos unos desgraciados?
-La felicidad, no es un estado, es un objetivo –sentenció.

Trini, está hablando por teléfono y está muy contenta pues mi hijo José, le comenta junto a Belén, que van a tener otro hijo (con el que venga ya son 8 entre nietos y nietas). Mientras yo hablo por teléfono con Alberto Romero, comentando lo agradable de la jornada. La llamada de Belén y José para dar la buena nueva hace bailar a Trini. No me causa sorpresa pues sé que Belén y José querían tener una pareja.

En la despedida, Alberto le ha comentado a Trini:

-¿Cuántos años nos quedarán de vernos los cuatro juntos?
-Amigo Alberto, bueno hemos pasado un buen día porque hemos disfrutado del placer de la amistad, y ahora para cerrar el día de nuevo un niet@.

Buenas tardes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nietos, Vacaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s