El Centro de Abonos Líquidos de Los Merinales (Dos Hermanas – Sevilla)

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
26 de julio de 2014

No recuerdo haber escrito de este tema y es más que raro pues fue el centro de mis desvelos durante muchos años. El punto donde pasé muchos días, desde muy temprano hasta muy tarde. Muchas horas, mucho tiempo, muchos años.

Primero estuve un año, como Supervisor de Abonos Líquidos de Andalucía Occidental, con 24 años, y después, de varios años en Granada, retorné a Sevilla en esta ocasión con 30 años, y como Jefe de la División de Líquidos y Productos Especiales de S. A. Cros, para toda España, pero con oficinas allí, en los Merinales.

Cuando llegué con 30 años, había muchísimos papeles procedentes de la Delegación Comercial, muchos papeles de Abonos Líquidos, cajas y cajas, varias habitaciones.
Me iba los sábados todo el día y los domingos, viendo papeles para ponerme al día, porque también se habían llevado muchos documentos de Abonos Líquidos desde la Fábrica de Málaga.

El Centro de Líquidos, estaba un tanto dejado, desordenado, la nave estaba abierta, había un lateral no cerrado, la valla metálica caída, de fácil acceso al recinto, por consiguiente. Las maquinas desordenadas y diremos en muchos casos desmontadas.

Procuré lo de siempre, poner orden y organización, a la vez que no parar y desarrollar el negocio. Y no era solo del Centro de Merinales, sino de todas las instalaciones de España. Durante 20 años trabajé como un cosaco, pero bueno, ya estaba acostumbrado de antes, y posteriormente continúe.

Mi base en Abonos Liquidos, era fuerte, terminado Perito Agricola, entré de Becario, en Amoniaco Español S. A. a ello me ayudó ser el número uno de la Promoción y por supuesto la recomendación de Sr. Jose Garcia-Berdoy Regel. Estuve un año en Antequera, como Becario de Amonesa, colaborando con Abonos Berdoy, durante ese tiempo, durante ese año, unos dos meses anduve, por la zona de Puente Genil y Lucena. Después de las prácticas de milicias, me reincorpore a Amonesa, siendo trasladado a Marchena, donde estuve un año, y después otro en Ecija, posteriormente otro en Sevilla, y de ahí a Granada, y de Granada, después de cinco o seis años, de nuevo a Sevilla. Durante 20 años poco estuve en casa, no voy a decir que lo siento, o lo dejo de sentir, las cosas fueron así.

Remitiéndonos al Centro de Los Merinales, empezamos a pintar todo en amarillo, había en Líquidos, colores diversos y variados, de todos colores, y empezamos a crear marca, pintando todo en amarillo, poco a poco durante varios años, pintamos España en amarillo y sobre el mismo el rótulo de Cros, Abonos Líquidos.

No iba a comer a casa, y sino era con clientes iba a un bar de Bellavista y hacía una comida un tanto rápida en la misma barra. Cuando terminaba eran las 11-12 de la noche. No había fax, no había correo electrónico, entonces mucho teléfono, escritos a máquina, y correo. Por supuesto tampoco había móvil.

Teníamos muchos camiones, era un problema, averías, bajas por enfermedad de los choferes, camiones ya viejos y Land Rover viejos. Poco a poco vendimos todos, de la mano de un buen colaborador como lo fue Antonio Sarria Pérez, responsable de Merinales.

Los repuestos de líquidos de Fab. Málaga, los llevamos a Sevilla, ante el cierre de la Fábrica, y construimos un Almacén, nadie quería estar en el mismo, finalmente se ofreció un magnifico colaborador Sr. Julián Medinilla Reina.

En los Merinales, además de los mencionados, estaban Sr. José Lara Garcia, Sr. Diego Torres Alonso, D. José Martínez Serrano, y durante poco tiempo Sr. Segundo Díaz.
Se vendieron los Land Rover y se compraron furgonetas amarillas.

Por el Centro de Abonos Líquidos de Los Merinales se movían algo más de 30.000 tdas. entre Amoniaco Anhidro , Solución 41 % y N-32. En la oficina me ayudaba Sr. Rafael López Sánchez. Codificamos los repuestos y encargue un programa informático de gestión de Almacén, que funcionaba muy bien por cierto, y de facturación. Con el tiempo se constituyo en Empresa, llamando Coprisa, que era una empresa que estaba sin actividad dentro del seno de S. A. Cros.

El equipo humano era bueno, y trabajábamos bien. El Centro poco a poco fuimos reformándolo y ordenando, siendo por tanto un punto de referencia, un punto de muchas visitas de agricultores, distribuidores y de personas de S. A. Cros, de muchos puntos, era la Catedral de los Abonos Líquidos. Era la cuna de los Abonos Líquidos en España, es verdad que había muchas otras instalaciones, pero la central era Los Merinales, y donde había más ventas, y donde se reunía el equipo de Abonos Líquidos.

Cada tornillo de la instalación lo conocía de memoria, y diseñamos máquinas, el Jefe de Mantenimiento de la División de Líquidos era Don Manuel Moreno Acevedo, de Mairena del Aljarafe, que estuvo en la planta de superfosfato de Alicante hasta su cierre, que se vino a Líquidos.

Los avances fueron muy variados pues afectaba, a tipo de productos, a tipos de transporte y de aplicación, y a desarrollo de mercados.

En Cordoba como supervisor de Andalucia Oriental, Cordoba y Osuna, estaba Sr. José Santiago García, Perito Agrícola, cuñado de aquel buen delegado de Amoniaco Español S. A. en Granada, Sr. José Barceló Sierra.

A Pepe Barceló, ya estando yo en Granada, lo operaron de corazón, se cansaba mucho y un día me cito para hablarme a solas, en la Cafetería Nevada: José Luis, quería hablar contigo, he decidido operarme de corazón, quiero tener una vida normal, ahora no la tengo, tengo muchas limitaciones. Y se operó en Sevilla, por un celebre medico de corazón de aquellas fechas, cuyo nombre ahora no acuerdo. Falleció al poco de ser operado, estamos hablando de cambio de válvulas. Estábamos todos reunidos en Merinales, y el Jefe de Ventas Sr. Julian Gonzalez Higueras, muy amigo de Barceló, al enterarse de la noticia, nos pusimos todos en pié, y rezamos un Padre Nuestro. El mejor homenaje a Jose -dijo Julián- es que sigamos con la reunión con nuestro trabajo y así lo hicimos, después nos fuimos a lo que hoy es sede del Parlamento Andaluz, y en aquellos tiempos Hospital.

Pues bien, en el Centro de los Merinales vino el declive del Amoniaco Anhidro, diremos por restricciones legislativas, empezamos con la disolución amonical N-25 inyectada y con las primeras aplicaciones de N-20 nitrato amónico, y la venta de urea liquida para fines industriales.

Viaguado era el cliente más destacado en Liquidos posiblemente de España.
Diseñamos y construimos el aplicador Mairena, para suspensiones y N-32 y vendimos bastantes, y empezamos con las suspensiones, y antes con los Abonos liquidos claros, los primeros en España, cuando todo su manejo era una incognita y nadie sabía nada de nada, salvo Sr. Juan Llona, pero no en temas agrícolas.

Hoy no hay centro, pase por allí hace tres o cuatro años, y había algun rastro de lo que habia sido antes, tal como el basamento de algún tanque y alguna cosa asi. Encajonado entre el ffcc. y la carretera general, poco futuro ya tenía cuando la carretera se desdobló en autovía y nos quedó poco espacio, que se aprovechaba a tope.

Bueno vamos a ver, el año próximo en 2015, en el Colegio de Ingenieros Técnicos de Andalucía Occidental en Sevilla, si vivo para entonces, se me pondrá una insignia de 50 años que terminé los estudios de Perito, y estoy en la brecha. En fin, diré que por circunstancias, he estado en el prenacimiento, nacimiento, desarrollo y evolución del 80 % de los temas de Líquidos en España, y que sin duda soy hoy la persona que lleva mas tiempo en Abonos Líquidos de España y diría que de Europa. No sé si ello tiene algún valor o no, supongo que no, pero que es así.

Si echamos la vista atrás, podemos decir que los Abonos Líquidos, en riego por goteo, empezaron en Cros, sin duda alguna. Y que el tema era complicado, pues no había bombas dosificadoras, salvo algunas industriales de precio excesivamente altos y vimos todas las formas posibles de dosificar en fertirrigación y de almacenar en el campo, y de transportar. Cuando nos iniciamos en Complejos Líquidos todos nuestros reactores, adaptadores y bombas eran de aluminio y ninguna servía para este tipo de productos. Viajamos por EE. UU, para ver allí lo que hacían en fertilización. Fuimos varias veces, y por Francia, Inglaterra e Italia.

La parte negativa, de la cuestión es el poco tiempo que he estado con la familia, pues siempre he estado en la calle de viajes y de oficina, días y días todos. Pero no sé si es para arrepentirse o no. Tenía un reto que vencer, y no podía bajar las armas. Era así, o bien me dejaba arrollar por el tsunami. Navegue contra corriente mucho tiempo, casi siempre, en fin diremos que al menos he luchado a tope. Si alguien no está de acuerdo, pues muy bien, me da igual. Tampoco lo voy a discutir. Yo se que lo que digo es así.

Buenas noches.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abonos, Empresa, Fertilizantes, Memorias, Recuerdos, Trabajo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s