Barbate y el puente del Corpus

06_27_11_diezrazones_barbate

Domingo, 22 de junio de 2014
José Luis Sánchez-Garrido y Reyes

Un fin de semana, largo de descanso total, aunque lógicamente he trabajado algo, pero poco.

He leído, de Barbate, de su historia, de su interesante historia he leído más sobre su historia antigua, y también de la moderna, he leído la vida apasionante del Conde de Barbate, y en su lectura he aprendido.

El jueves, que es cuando llegué, vi mucha televisión, cosa que no es habitual en mí, que no la veo casi nada, pero quedé enganchado, era el Juramento ante las Cortes del nuevo Rey, y me gustó. Yo confieso que soy monárquico, y la abdicación del Rey Juan Carlos me parece inteligente y oportuna. Y me encantó la hoy Reina Letizia. Me parece bien que no tenga sangre azul, ni falta que le hace.

En la llegada del nuevo Rey, en fin hay signos de que la crisis está a punto de terminar, que vamos a entrar en una época nueva, distinta de el anterior apogeo, pero no tan mala, como en este quinquenio negro.

Algún paseo por la playa, fruta, verdura y atún a la plancha, ahora en plena temporada está de escándalo, y las sardinas, que ahora están de oferta en algún que otro establecimiento.

Llegué fuertemente revolucionado, o tensado, o nervioso, con dificultad de desconexión, no desconecto rápido, he necesitado casi tres días para ello.

He pensado, he observado, he mirado de noche el mar, he observado las olas de cerca de día. He hablado con la gente, viendo pequeños detalles que en el día a día son difíciles de apreciar.

Ya veo que cuando se me cae una moneda, casi todos se adelantan a recogerla, me verán mayor, y me miro en el espejo, y si realmente creo que soy ya mayor, con 70 años, el 17 de Julio que cumplo, bueno todavía tengo 69.

He dormido hasta bien, cosa que habitualmente no hago, he ordenado ideas, he ordenado papeles que llevaba en sendas bolsas.

Hemos ido como no al mercado de Barbate. Y hasta le he roto un bonito piloto a mi coche para que nada falte.

He vuelto muy bien, muy descansado. Ya observo, como en el trayecto que es mi vida, lo recorrido es amplio, y la meta, no se exactamente donde está, pero desde luego muy cercana, en relación al pasado. Incluso, he dado un repaso a mi vida, no a toda, sino a detalles, que a pesar de muchos años, no se me han olvidado. Otros si, otros ya no los tengo en el disco duro de la mente.

Ya lo que ocurre, es que no estoy para muchos malos ratos, ni para tensiones, ni para malos rollos, sin duda las fuerzas guerreras, han desaparecido. Y además me he dado cuenta de un tema grave, he estado sin afeitarme cuatro días, y cuando hoy lo he hecho, me he dado cuenta que ya ni la barba me nace. Me vengo afeitando todos los días por nada, maquinalmente. Es curioso, pero es así, érase un hombre que no se había dado cuenta que ya la barba no le nacía y seguía afeitándose todos los días.

Ya me falta menos. Si llego a tiempo de venir a observar el mar, para lo cual hace falta muchos días, para verlo atentamente. Y de estar en Antequera leyendo y escribiendo, o escribiendo y leyendo, paseando y observando, pensando y pensando, observando y viendo. Escribiendo y sintiendo. Un poco acabando, (que sea lo mas tarde posible, a ser factible). Y veo fotos de las nietas y nietos, que alborozados crecen. La vida continua.

Buenas noches.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Barbate, Fiestas, Personal, Reflexiones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s