Don José Varela y “Los disfrutones”

Feria Sevilla 2014

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
Sábado, 10 de mayo de 2014

Ayer Viernes cenamos al completo, en Restaurant Navarro, en la terraza, toda la familia, bueno nó, faltaban la nieta Maria Moreno Sánchez-Garrido y Paula.

La hija del dueño del bar, con siete años, y cuyo nombre no se recordar ahora, me deslumbró, nos deslumbró a todos con un enorme desparpajo, con un despliegue de comunicación y de rapidez mental, pues algo fuera de lo normal, diremos que impresionante.

Todas mis nietas y nietos estupendos, además formamos una familia muy unida. Con nosotros está mi hermana Mely, que es una más en el grupo.

Estoy en el Hotel Solucar, en Sanlucar la Mayor, un poco lejos de Sevilla, pero cerca de Olivares, donde mañana domingo hace la Primera Comunión mi nieta Nerea, que se encuentra nerviosa ante tal acontecimiento y porque le toca hablar en público.

Nos vamos a Sevilla en taxi a la Feria, por no aparcar, por no ir desde el parking, en autobús a la Feria, posiblemente con colas, y sobre todo por si bebo algo, el peligro que ello pueda suponer. Cuarenta euros de ida y 30 de vuelta, en la misma distancia.

El plan que tenemos es simple, es estar un rato con la familia Varela, dar un paseo en Coche de Caballos, y después volver al Hotel. Plan simple y sencillo sin complicaciones, sin llamar a nadie más, sin compromiso alguno de viejas o nuevas amistades, ir, ver, estar y simplemente volver, sin cansarse, para mañana para el acontecimiento de la Primera Comunión de mi nieta Nerea estar descansado.

Mañana mi hermana Mely, retornará a Antequera, con mis hermanos Antonio y Juan Carlos que vienen a la Primera Comunión.

Con Sr. Jose Varela, las relaciones son de muchos años. No sé cuántos, quizá 35-40 años, de los tiempos de S. A. Cros, en San Jerónimo, es un empresario de primera, preparado, y trabajador incansable, con buena visión del futuro, con buena visión de los negocios. Y hemos ido hoy a su caseta a “Los disfrutones”, con aire acondicionado, o humifícado, y con amplias taquillas con llave para los socios, y dejar allí bolso y enseres bajo llave y no tener las mesas llenas de objetos. El bar de la caseta sirve productos de calidad indudable y son prestos y rápidos.

-A las nueve nos levantamos para a las 12 tener listo todo, a medio dia a las 12, y cuando cerramos son las cinco o las seis de la mañana dia tras día, Jose Luis –me comenta.

-El empresario tiene que leer el futuro, tiene que saber dónde puede estar y donde no puede estar, tiene que ser valiente, pero no temerario, tiene que tener los pies en el suelo, y dar muchas vueltas a las cosas, y tiene que hacerlas y tiene el grave riesgo de equivocarse, tiene que medir y no puede pararse -sigue comentándome.

Ha escrito sus memorias para la familia y le digo que me gustaría leerlas, no me dice que sí, ni que no, supongo que será que no que es un tema muy personal, escrito para la familia. Le digo que Trini, ha escrito sus memorias que están en mi blog, donde se entra por Google escribiendo mi nombre.

-Hay una frase que anoto, una frase, dicha dentro de un contexto, pero que viene a decir lo siguiente: “A nadie le apesta su peo, ni ningún hijo le parece feo”. Y que viene a decir en definitiva que ningun padre, ve errores en sus hijos, lo cual es una gran verdad. En líneas generales.

-Otra frase “Ningún gato se muerde su cola” en fin nadie se hace daño a si mismo.

Jose Varela con 82 años, tiene la mente viva, y el espíritu joven y emprendedor, fuerte como siempre, como si tuviese 30 años, ello me causa admiración. Sus ganas de luchar. Y no esconderse y desaparecer, metiéndose bajo el ala, sino adelante, a pecho descubierto.

-En mi juventud, pesaba 60 kilos, era muy delgado y mas de una fui torero.

-¿Llegaste a matar? -le pregunto.

-No, Jose Luis, solo torear. –me contesta.

-Entonces entiendo que mas de un revolcón te han dado los toros, aparte de los revolcones que te haya dado la vida.

-Efectivamente -me comenta. Pienso en el único revolcón, que me dio una vaquilla, en el Cortijo Sancha, en Lora del Rio, donde fui pisoteado, machacado, y diría que casi meado por el toro encima mía. Una sola vez y no más Santo Tomás, me dije, y así ha procedido.

El “rebujito”, lo que se bebe en la Feria, básicamente o al menos mucho, pues es vino manzanilla, o fino, con Seven Up, muy fresquito, en estos días calurosos. En la mesa no falta de nada, tema muy propio, de cuando se invita por alguien de Sevilla, siempre es asi, solo he visto en muchos años una sola excepción que confirma la regla.

-Tu conoces palmo a palmo- me dice Sr. Jose Varela- España entera, terrón a terrón, camino a camino, veredas, barrancos y montes.

Sonrío, no quiero decir a Varela, que esto quedó muy atrás y que desde hace muchos años, me dedico, al correo electrónico, al teléfono, y a la comida en la calle, fuera de mi casa bendita.

-Las reuniones de Jose Luis, son interminables -apostilla Trini- utiliza mucho mas tiempo que el necesario.

Varela me lanza un cable – no no, lo que ocurre, es que el observa, piensa y piensa y saca conclusiones, y todo ello requiere su tiempo.

Varela, tiene un hijo Jose Miguel, y cuatro hijas, forma una familia compacta.

-En otros tiempos Jose Luis -me dice- el amor era muy importante, me refiero -continua- se respetaba mucho la amistad, el compañerismo, había en los negocios mas humanidad

-Yo no sé José, pero no conviene mezclar el negocio con la amistad, o con el cariño. Y hay una frase “El dinero con el dinero y el amor con el amor, si se mezcla el amor con el dinero, es la prostitución”, asi rezaba un cartel en el primer Director Comercial de Amoniaco Español S. A. en Málaga, que era cubano y cuyo nombre era Sr. Felipe Carús

Me habla del protocolo familiar, como modelo de tener firmado y consensuado la forma de funcionar la Empresa, y que lo tiene su empresa, con el apoyo de la Escuela San Telmo.

-No sé, José, no sé, la vida es compleja.

-Lo que vale es la salud -contesta mi hermana Mely- lo demás son circunstancias cambiantes.

José Varela y yo, podemos decir que somos amigos.

-El año que viene, celebro el 50 aniversario de casado, y en esa fecha se caso mi hija mayor, que Trini y yo estuvimos en la misma, y donde Varela, celebró su 25 aniversario.
El año que viene es el 25 Aniversario de la boda de mi hija y el 50 Aniversario de mi boda, si estoy vivo os invitare.

-Si claro, pero para ello yo tambien necesito estar vivo.

Llegó la hora de irse a Sanlucar, es el momento, la Feria, empieza a llenarse, no miro el reloj, pero probablemente eran las seis de la tarde.

-Bueno Varela un abrazo de despedida, gracias por todo, siempre tu has apreciado mi trabajo y yo el tuyo, es lo que nos ha unido, y muchos años que lo veamos.

En el taxi de retorno por el autovía, observo el paisaje primaveral, con todo muy limpio y organizado, el paisaje ha cambiado mucho, y los desplazamientos y muchos amigos comunes que hemos recordado hoy, muchas fallecidos, otros sabemos que están vivos, y de otros muchos no sabemos absolutamente nada.

La vida es una sucesión de sucesos. Cuando hablamos de aprovechar el tiempo ¿Qué es ello? Cada uno tenemos un concepto distinto de ello, posiblemente el tiempo lo estemos perdiendo todos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Familia, Ferias, Fiestas, Memorias, Nietos, Recuerdos, Sevilla y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s