Falleció mi tía Soledad

Llevo  sin escribir en el blog desde el 15 de diciembre, y en esa fecha hacía otros 45 días que no escribía.

Este  miércoles recibí un WhatsApp de mi hermana Mely comunicándome que mi tía Soledad Sánchez-Garrido Sánchez se encontraba muy grave. En otro WhatsApp, 90  minutos más tarde, me indicaba que había fallecido.

El Jueves Trini y yo nos fuimos a Antequera, a mediodía. La ceremonia era en la Iglesia de San Sebastián, a las 5,30 de la tarde. Un rato antes llegamos al Tanatorio Servisa, junto al Restaurant La Adelfas, en el Polígono Industrial, muy cerca de la gasolinera.

Mi tía Sole era mi última tía, ya no tengo más tías, solo me queda un tío, que es el Sr. Manuel Reyes Ortega, mi tía, quedó viuda hace tres años, tenía 84 años.

Mi tía Sole era todo bondad, todo sensibilidad, siempre muy cariñosa con toda la familia. Su piel muy blanca, como la de mi abuela Pura, un rasgo familiar es ello, y sus ojos y pestañas negros. Mi tia Sole, fue en sus tiempos muy guapa. Y su hija “Solecilla” a la que le doy un abrazo en el tanatorio, tiene la belleza de su madre y de su abuela.

Mi hermana Mely se encontraba muy emocionada, yo también, apenas he salido de una terrible bronquitis, que se ha alargado en mi mucho más de lo de siempre, y que en cierta forma me ha causado estragos. El invierno, los fríos.

En la iglesia mucho personal que no lo conozco pero son caras familiares aunque muchas no las identifico. Si veo una larga colección de primos míos, y una generación de hijos de primos, ya creciditos, que no se identificar.

Mi padre adoraba a su madre, mi abuela Pura, y a su hermana Sole, que se desvivía por ella.

Un día fui a verla con lápiz y papel y escribí todo lo que me contó sobre la familia, que no era poco. He de buscarlo y publicarlo.

Tomo un caldo con mi hermana Mari Tere, que ha venido de Estepona, para el entierro. Los hermanos Sánchez-Garrido Reyes le hemos regalado una gran cruz de flores, muy bonita.

Regresamos a Albolote y nos vamos directamente a casa, son aproximadamente la ocho de la tarde y pensando como en definitiva somos nada, vivimos, luchamos, y un día nos morimos.

Yo antes la muerte la observaba muy lejana, ya no, pero bueno es un tema natural, que cuando llegué llegó. Trini en esto es muy prágmatica. Me dice: tenemos ya casi 70 años, hemos vivido juntos  toda la vida, como quien dice. Hemos trabajado, luchado, vivido, divertido, y también muchos momentos malos y otros buenos. Ya por nuestra edad, sabemos que mucho no nos quedará, y bueno el morirse es un tema natural, que hay que tomarlo como tal, y dar Gracias a Dios por todo lo vivido, que no es poco.

En fin la vida es así. Tita Sole, descansa en paz. Siempre estarás en mis pensamientos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antequera, Familia, Obituarios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s