Caballo ganador

Caballo_Elegante

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
5 de octubre de 2013

Un amigo, de cuyo nombre me acuerdo, del sector, me dice que hable de este, que sería muy leído, que hable del sector fertilizantes, donde llego pronto a tener medio siglo de avatares, de altibajos y recovecos, de vez en cuando alguna alegría, las menos.  Desilusiones, desencantos, sueños, ilusiones, anhelos.

Total un lío.

Estimado amigo, te llamare Pablo. No me atrevo a hablar. Seguramente molestaría a algunos, mientras otros lo pasarían en grande, que es muy propio de este gremio. Y no me gusta molestar, aunque seguramente llevo casi diez lustros haciéndolo.

Y sería polémico. No pretendo para nada estar en el candelero, más joven por supuesto. Pero ya ves que estas en otro estadio. Ni mejor ni peor simplemente diferente.

Tendría que remover el disco duro de la memoria, para que saliesen anécdotas, muchas borradas por el tiempo, y otras inolvidables siempre.

Cuando empecé a los 21, era probablemente el más joven del sector y ahora pues ya no.

Mira Pablo, amigo, no hace muchos años que nos conocemos, pero siempre creo que nos hemos caído bien. Que hemos tenido filling, como se dice ahora. Y hemos sonreído juntos, y nos hemos divertido, diciendo tres chorradas. Ya con ello, y ahora en los tiempos que corren es más que mucho.

Aquí a lo largo de los años Pablo, notas que los demás se van muriendo o desapareciendo en el olvido, y hagas lo que hagas, al final parece que todos nos morimos, por lo que veo. En fin que es una cosa segura que nos  iguala.

Y van saliendo actores, al escenario de esta larga obra, hay quien hace el papel, de ser muy importante, y se mete tanto en el personaje, Pablo, que los que hacen el papel, muchas veces se lo creen. Yo Pablo, he tenido mucha suerte en estar 20 años en esta empresa Herogra, cuando vine se hacían quinielas, si iba a llegar al mes, o a los seis meses,  sonriendo algunos con una mala leche tremenda Pablo. Pero se han equivocado. No fue así, pues agraciadamente Pablo, es lo contrario. La Familia Romero tiene unas atenciones conmigo que superan mis expectativas ampliamente. Y nunca en 20 años, he visto un cambio de estilo.

Pero ha habido más de uno, vamos a llamar casi todos, que no nos querían. Realmente, no es que fuese así a lo mejor, pero en este gremio Pablo, el cotilleo, el hablar mal de la competencia, es terrible.

Ejemplo. Te has fijado en fulano de tal, como mira tan fijamente. ¿No será que pierde aceite?

Una forma de intentar eliminar competencia, es hablando de ella, hechos increíbles, dichos entre sonrisas pícaras. Y Pablo, yo no las practico, aunque veo en algunos casos de especialistas en la materia, que le han dado claros resultados,  aunque no las practico Pablo, de vez en cuando, me canso y suelto alguna frase, que hace historia Pablo. Porque a veces no me puedo reprimir, y digo no quiero ser un reprimido y entonces suelto una.

Como te decía, pues se conocen a muchos, hay personajes, que hablan y hablan, como si todo lo hubiesen hecho ellos, no paran se auto colocan, mil moños Pablo y algunos que los escuchan llegan a creérselo. No tienen tiempo obviamente para trabajar, ante esta forma de ser. Solo hacen ello. Conozco uno ya jubilado, que no necesitaba abuela ni nada. Es más te quitaba a ti el único moño que uno tenía y se lo ponía el y decía que era suyo Pablo.

Otros quieren sentarse en la Presidencia, y tener tarjetas de Presidente y salir en los periódicos, no importa el negocio, importa la imagen Pablo. Menuda chorrada.

Otros Pablo, son de la familia del “tuvo”,  mi padre tuvo, mi abuela tuvo. ¿Pero y tu que tienes?

Hay otros Pablo que quiere hacer las cosas tan bien, tan bien, que nunca hacen nada, y otros que critican todo  y todo lo ven mal Pablo.

Normalmente si uno no hace nada, se suele buscar amigos que tampoco hacen nada,  evidentemente y se forma un club  no oficial,  que con el tiempo puede incluso a ser rentable..

Otros crecen y crecen, brillan como el Sol, más y más superan en inteligencia a todos, hasta que estalla la burbuja. La vida Pablo, es una fábrica larga de burbujas. Donde unas estallan y otras se inician. De forma escalonada y continuada. Pocas son las burbujas perennes, Pablo.

He conocido Pablo, construcciones rápidas y grandes, castillos abandonados.

He conocido Pablo, muchos casos, de hijos brillantes, que se han cargado, los negocios de padres no brillantes, que levantaron imperios. Hay muchos, y pocas las excepciones. Como te vengo diciendo por suerte, no es el caso, donde estoy. No lo digo porque este en ello, lo digo porque es cierto que se prepara una generación hábil y curtida. Pero en muchos caso Pablo, muchos, ha sido lo contrario. Me faltan dedos en las manos, para enumerarlos.

Muchos Pablo, antes me miraban desde las alturas, desde un gran nivel Pablo. Pero era un nivel imaginario, pues realmente pisábamos todos el suelo, pero había algunos que pensaban  estaban muy altos. Lo más sencillo es la humildad, si eres humilde no pierdes nada. Y te voy a decir una cosa, yo lo sabía.

Yo he visto estrellas rutilantes muchas, donde se ha dicho: ¡apartaos, apartaos!  ¡viene la estrella!, iros antes de que os echen la estrella rutilante, se queda con todo, no hay espacio, solo para ella.  Dejar el campo libre, ¡huid!, mientras podáis, y han salido muchos Pablo, a lo largo de los años, diciendo ¡me quito antes de que me  echen!

A mí esto, a lo largo de los años, lo he vivido en muy diversas ocasiones  y después eran solo estrellas fugaces, que atravesaban el firmamento, pero sin órbita y perdidas hacia el infinito. Pero solo su paso, dejaban parte del campo vacío habían huido a ninguna parte.

He visto Pablo, los que se quejan continuamente, se quejan y quejan, llorando y llorando, y algunos  se han cambiado de actividad por otra mejor. Pero resulta en casi todos los casos que lo que pensaban era mejor, pues era  realmente peor, y desaparecieron, nadie sabe dónde están. Otros no han cambiado y siguen llorando.

También Pablo, he visto como muchos iban a hacer muchas cosas Pablo, y del dicho al hecho hay un larguísimo trecho.

Después Pablo, está la estrategia, pero hay otros que callan y trabajan, y los critican y siguen trabajando. Simplemente porque a lo mejor no saben hacer otra cosa.

En la larga carrera de la vida, pues es curiosa, salimos muchos a la vez, pero se iban retirando, por cansancio, incluso porque se morían, generalmente los más buenos, y se van incorporando otros a la interminable carrera. Ahora en la carrera regional Pablo hay una cuesta arriba tremenda, muy empinada, que casi todos le llaman la cuesta de la crisis, y en esta pues muchos se han desfondado, sinceramente, no estaban preparados para subir a este puerto, pues antes se llaneaba, menos algunos, que hacían ejercicios de subida a puertos, los fines de semana.

La cuesta, levantas la mirada y ves que no se acaba, que es tremenda, se pierde a la vista.  Yo no tengo la culpa, es que no hay otro camino hacia la meta, ahora algunos nos pueden llamar caballo ganador, yo no estoy de acuerdo, creo que es mejor “mulo normando”, los “mulos normandos” Pablo pesan mucho son muy grandotes, las piernas son muy gruesas, y andan cansinamente, pero los “mulos normandos”, están acostumbrados a andar, en terreno resbaladizo por la nieve, y con mucha oscuridad, propia de los países nórdicos. Sin Sol, Pablo, pero los mencionados mulos tienen una virtud, aparte de un aspecto agradable, porque son pacíficos, y es que no son listos, tampoco torpes, son normalillos, pero son  tremendamente resistentes  y ya se sabe en las carreras largas, el más burro gana. Pero estos mulos normandos, Pablo, son virtuales, es un ejemplo,  solo quería señalar que la constancia, la resistencia,  las horas  utilizadas, es un factor importante.

En mi larga trayectoria, he tenido Jefes brillantes, tan brillantes, tan brillantes, que duraban  lo que se le tardaba en conocer, algo así como un año. Y otros no brillantes, pero si constantes y estos casi siempre han sido de larga duración. Apuesto por el trabajo más y me olvido del brillo, Pablo, el brillo no es lo mío.

Pero nos han engañado, no hay meta, lo que ves al fondo, que se le parece, es simplemente una aglomeración de personas,  la carrera Pablo es eterna, dura y dura, así que de ella unos se van y otros llegan, ahora pocos y mañana, en alguna curva aparecen muchos, o varios, y sigue, y sigue. Para ganar quizá sea una carrera de relevo, de generación a generación, nosotros Pablo llevamos casi 100 años y estamos posiblemente en el primer tramo. ¡Quién sabe!

Y mientras Pablo, el mundo a pesar de todo de momento sigue dando vueltas y vueltas.

Eso es lo que he pretendido decir Pablo, que el mundo es muy variado y apasionante.  Podría así divagar y divagar, siendo concreto, pero Pablo amigo, es tarde y me voy a dormir.

Que descanses.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abonos, Fertilizantes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s