Sábado 14 de septiembre de 2013

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
14 de septiembre de 2013

Lo cierto y verdad, es que con la inyecciones que le están poniendo a Trini, hace dos días que le ha desaparecido el dolor, y su cara ha cambiado. La mía también.

Lo cierto y verdad, es que no tengo tiempo para nada. Me falta tiempo, me falta mucho tiempo. Es verdad y cierto, que tengo la Agenda muy apretada. Yo mismo la voy rellenando hueco a hueco. Es claro, que esta semana, ha sido muy intensa para la reflexión. Reflexiono sobre el mundo.

Es cierto y verdad, que no hay ni bien ni mal que cien años dure. Y que en cualquier momento, por una incidencia, puede cambiar la vida de una persona, para muchos años, o para el resto de la vida.

Lo cierto y verdad, es que es necesario estar preparado para situaciones adversas. Es una medida de previsión. Si estás preparado, si alguna vez llegas a ella, se sufre menos, o nada.

La vida cambia y cambia, y además como estamos en esta crisis profunda, en la que nos hemos metido todos, pues ahora haría falta cambios radicales, que no sabemos cuales son, y que sabiéndolos quizá una gran parte votaría que no al cambio.

Cuando no se mide la profundidad del agujero, cuando se funciona a impulsos del corazón y de la mente, sin medir, sin hace cuentas, pues pasa lo que pasa, que a nivel familiar tiene efectos desastrosos, y a  nivel de empresas, pues desde que empezó la crisis han cerrado 270.000 empresas, que es un 25 % de lo que llamamos el tejido empresarial.

Me gusta más lo de tejido empresarial, que no otras palabras que me repelen, como nicho de mercado, que horror, se sitúa al mercado como un cementerio, lleno de nichos, de lo cuales podemos tener uno o varios.

Para ser político habría que tener unos estudios de Ingeniería Política, donde fuera preciso los idiomas, donde se supiera al menos que es un Balance, y como se interpreta, para ver el Balance de España S.A., por supuesto, y después de acabada la carrera, pues estar 10 años en Empresas. Y después ¡hala!, a ser político. Sin duda la cosa iría mejor.

A mí me parece muy mal que, en mucho casos, los profesores de Universidad procedan de alumnos que acaban de termicar la carrera en la misma, y empiecen a dar clases en ella.

Cuando se contrata un becario, hay quien tiene claro el norte, quien tiene las ideas muy claras, esto es fantástico, triunfan en las empresas, estupendo.

Pero hay otros, iguales, y que tienen una idea del mundo errónea, y que a lo mejor tardan mucho en cambiarla, o quizá no lleguen a cambiarla del todo nunca. Si de estos últimos salen por ejemplo un 30 % del profesorado (es el porcentaje natural que tengo evaluado), pues apañado vamos.

Y otro cosa que habría cortar de raíz es no permitir brotes separatistas. No quiero pensar que un líder aglutinara el lenguaje fácil, y bueno propusiera la República Independiente Andaluza, con una cadena doble, desde Ayamonte al Cabo de Gata. Y bueno, no es así , es como si quisiéramos llegar a Yugoslavia-2, eso sí en lo posible evitando los cañones. En una época en donde lo que hay que hablar es el inglés, que es queramos o no, es el idioma universal.

Tenía que haber un idioma universal, y lo del Esperanto y crear uno nuevo, no tiene sentido, si hay alguno muy hablado, pues al menos esos que hablan el inglés no tienen que aprender idiomas.

Y el idioma a aprender, no se ha dilucidado ahora, sino hace siglos. Ya lo que hay que hacer, es no perder el tiempo y acatarlo e invertir en ello, sobre todo, pues al final es el que hablaremos todos. Es cuestión de tiempo.

Aquí, nos hemos sobre valorado, y ahora en la Olimpiada, nos han echado el freno: Señores no soñar, no buscar sueños, para resolver vuestros problemas. Soñando creo yo que no se resuelven.

En fin, y que para ser Presidente de una Comunidad, pues que se tenga un número de años, que no sean pocos, y una experiencia, y el saber manejar al personal, y el tener experiencia, y estar en la  empresa privada. Los norteamericanos nos llevan ventaja, la empresa pública, salvo excepciones evidentemente, pues tiene un modelo de gestión nada adecuado,  y si una empresa publica tiene 10 directores que están agarrados al sillón, y que se llevan bien, para que nadie de ellos lo pierda, y mil empleados, con muchas normas y falta de delegación, pues pasa lo que pasa. En la empresa privada, las que no son bien gestionadas sencillamente desaparecen. Aunque no hay nada perfecto, y hay por supuesto empresas privadas de pena.

Estamos en un mundo en ebullición, donde para estar en la calle, los medios de comunicación, y las propias empresas, pues necesitan “emocionar, crear emociones”.

Y así vamos, mientras el mundo gira, realmente quien no comprende una mirada, tampoco comprenderá una larga explicación.

Buenas tardes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Crisis, Desarrollo, Empresa, Opinion, Politica, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sábado 14 de septiembre de 2013

  1. I’ve learn a few excellent stuff here. Definitely valuable bookmarking for revisiting. I wonder how much effort you place to create this type of great informative website.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s