Mari Carmen Romacho Desmartínez y Cueto Medrano

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
9 de agosto de 2013

Estimada Elisa Morales, ex compañera de Amoniaco Español S. A., si que me acuerdo y recuerdo muy bien a Mari Carmen.

Era terriblemente simpática, agradable y cariñosa. En 1970 yo tenía 26 años y ella estaba de secretaria en la Dirección Comercial de Amoniaco Español S. A. no es que fuese muy guapa, muy guapa de llamar la atención, era normal. 

Yo pensaba que era el mejor amigo de ella, pero con el tiempo he entendido que lo mismo que yo, pensaban todos los demás, al ser tan afable, tan agradable, era con todos, y tan servicial. Y me parece que, aunque no sabía su edad, era mas mayorcita que yo.

Un día, en Torre del Mar, donde iba los veranos, a casa de El Divino, al cual le alquilábamos su casa, y el se iba a la playa, a vivir en una casa que construía todos lo veranos, para guardar las hamacas, estaba yo dentro del agua, quizá me llegaba a la cintura, y había una Srta. haciendo el pino, es decir la cabeza y las mano en la arena del fondo y de la cintura para abajo todas las piernas en perpendicular encima del agua, y las piernas eran muy bonitas.

Cual sería mi sorpresa, cuando a los pocos segundos, la Srta. se puso en posición normal, las piernas bajo el agua, y de la cintura para arriba, fuera del agua, y me quedé con la boca abierta, era ni más ni menos que Mari Carmen Romacho Desmartínez y Cueto Medrano.   Nos dimos un abrazo, mientras Trini nos observaba, y vino ella rápidamente para ver que pasaba, dándole, cuando se percató que era Mari Carmen, otro fuerte abrazo.

Allí en Torre del Mar, tenía un piso una persona muy apreciada por mí, también de Amoniaco Español como es Manuel Morón Salas que no se más de su vida, y en un sitio privilegiado tenía un apartamento Sr.Enrique Hernández Barrientos, que lamentablemente falleció, y tanto uno como otro entrañables amigos.

Mari Carmen, tenía problemas, problemas familiares que le amargaban la vida, no me acuerdo cuales, quizá sus padres, muy mayores, a los que tenía que cuidar.

Mari Carmen, cariñosa, bondadosa y entrañable, amiga de todos, era un referente, una persona donde todos íbamos a confesarnos y una persona en la que se podía confiar y que procuraba ayudar a todos.

Mari Carmen, no tenía novio, hasta que un día todo cambió, los problemas familiares desaparecieron y se enamoró de Antonio, al que nunca vi, se enamoró de su Antonio.

La sonrisa de siempre aumentó de longitud,  sus ojos empezaron a brillar mas que nunca, y la sonrisa era mas fresca que jamás le había visto. Mari Carmen Romacho Desmartínez y Cueto Medrano, la amiga de todos y cada uno de los Delegados Comerciales y Técnicos Agrícolas, era feliz y esto nos hacía feliz a todos. Mari Carmen había encontrado por fin amor y cariño.

Mari Carmen se casó, yo no fui a la boda, seguramente no la celebró con alharacas, sino en con discreción y en silencio.

Era Mari Carmen una amiga para toda la vida, una amiga eterna, una amiga para siempre.

Y en este cuento de hadas, un día terrible, en aquella espeluznante, traidora, fatídica Cuesta de la Reina, donde tantos y tantos accidentes fatales ha habido, antes de la autovía. Donde ha habido tantos y tantos muertos, en aquellas horribles cuestas, a veces con el piso mojado, nieblas, carretera estrecha, pues allí volviendo de algún sitio se dejó la vida.

Fue un mazazo brutal, no se si Antonio falleció creo que no y hará de esto, como dices, mas de 30 años, o casi 40 años, no lo sé. Terrible, terrible. Increíble, desconcertante su desaparición. Algo que no comprendes. Pero muchas veces veo su cara en mi imaginación, y no soy demasiado experto en ello, muchas veces, me saludan muchas personas efusivamente, y no tengo la menor idea de quienes son, y no pregunto pues me da vergüenza, les doy otro abrazo y adelante.

Pero a Mari Carmen, siempre la tendré en mi recuerdo, a Mari Carmen y a su largo nombre, a Mari Carmen amiga entrañable de D. Francisco de la Torre, de Jesús Roncero Rodríguez, de Félix  Jiménez de los Galanes Cejudo, de José Martínez Martínez, de Alfonso González Vergara, de Sebastián Ruano Criado, de  Juan Roda Ruiz, de Salvador Muñoz Álvarez, y de tantos compañeros. 

Amiga Mari Carmen,  siempre te he querido y siempre te querré.

P. D.: Estimada Elisa Morales, he buscado alguna foto de Mari Carmen y no la he encontrado, sin embargo si que he encontrado una donde se te da la bienvenida con motivo de tu incorporación a Amoniaco Español S. A.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Malaga, Memorias, Recuerdos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mari Carmen Romacho Desmartínez y Cueto Medrano

  1. elisa morales gonzalez dijo:

    Me ha encantado y pensaba si ella lo estuviera leyendo estaría feliz. Así que allí donde esté sabe que la seguimos recordando. Desde que he descubierto está página, cuando veo algún compañero de la fábrica se la recomiendo. Hace unos dias vi a Aurelia en la playa y se lo comenté. Mari Carmen falleció 1 – 8 – 1980, el mismo día que asesinaron a los marqueses de Urquijo en Madrid. Ah, y otra cosa, nunca nombras a Manolo Naranjo, éste también era muy salao.
    Bueno un abrazo y te seguiré leyendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s