La Fábrica de Sociedad Anónima Cros en San Juan de Aznalfarache

Fábrica de la Sociedad Anónima Cros en San Juan de Aznalfarache

Fábrica de la Sociedad Anónima Cros en San Juan de Aznalfarache

Un día trasladé mi Cuartel General a la Fabrica de San Juan de Aznalfarache (Sevilla), como Responsable de Abonos Líquidos de ámbito nacional. Estábamos muy estrechos en el Centro de Líquidos de Merinales, y allí había sitio bastante. La Dirección me dió todo tipo de facilidades para ello.

Me dijeron que la fábrica había sido construida por los alemanes a primero de siglo XX, o quizá en los últimos años del siglo XIX.

El edificio dedicado a Laboratorio, lo modificamos y en la Planta Baja, se instaló Coprisa. La la planta alta era en tiempos una Residencia donde el personal de la Central de Barcelona, cuando venía a Sevilla, se quedaban a dormir en la misma.

La residencia llevaba cerrada muchos años, nadie entraba allí. No se encontraban las llaves, cuando se abrió, tenía al menos medio metro de polvo finísimo, todo un arsenal de polvo. En unas instalaciones de al menos 300 metros cuadrados.

Allí había una cocina antigua, con sus enseres, camas con sus colchas, mesas y sillas, sala de comedor amplísima, sala de estar…

Un equipo del personal de Fábrica, provisto de mascarillas, se pasó allí un tiempo limpiando aquello, se tiró lo que ya no tenía ninguna opción y se limpió y arregló todo lo que se pudo, de esta forma hice un “Museo”, que era la antigua Residencia Rehabilitada. Que le encantaba a los visitantes.

La Fábrica había cesado la actividad, se encontraba en parte desmontando algunos elementos, la instalación tenía su atraque para descargar el fosfato roca y la pirita. Allí se fabricaba superfosfato de calcio, en polvo, del 18 % y para ello se fabricaba el sulfúrico pertinente.

Primeramente se cerró el sulfúrico, porque era más barato comprarlo, como subproducto a otras industrias.

Un día en los Comedores de la Fábrica, hubo una reunión con todo el personal, yo estaba allí de visita y me quedé. La Dirección de Barcelona dijo de forma clara y terminante, de que ante los rumores que la Planta se cierra, que no se preocuparan de nada, que todo era habladurías, sin consistencia alguna.

Es como el médico que va a visitar al enfermo grave: No se preocupe que ya mismo está bueno, que no lo pasa nada.

Yo cuando escuche aquello, le hice una apuesta a un ejecutivo: “Cuando dicen lo que han dicho, quiere decir que antes de tres meses, estará la planta cerrada”, y acerté.

La Fabrica muy bonita, allí tenía, como una tienda, no se llamaba tienda, tenía un cartel de madera encima de la puerta, no era tienda, no me acuerdo, no me acuerdo, ahora si,  se llama ECONOMATO, donde tiempo atrás se le vendía a los obreros artículos esenciales, se pagaba parte en especie, no sé.  De aquella tienda, de aquel economato, tengo en casa una lata, para medir el aceite. Y tenia un enorme y bonito cartel con el precio de los garbanzos, las lentejas, y cosas así. Nno había ni se soñaba como ahora, con la sofisticación de los supermercados. Pero aquello sin duda, tenia menor precio y mas calorías.

Las cámaras para fabricar el Sulfúrico eran muy antiguas, eran enormes cámaras de plomo. Todos los techos de la fábrica eran buenas maderas, cuando se vendió al chatarrero, para dejar el mismo la fábrica a “cota cero”, se llevaron la madera, con mucho mimo, para chalets en las Islas Baleares, sin duda hoy muchas maderas por las islas dispersas son de la fabrica de San Juan. El suelo de adoquines también se lo llevaron, las tejas, todo.

Es curiosa la vida del chatarrero, normalmente cuando saca lo que quiere, vende lo que queda por derribar a otro chatarrero, y así, pasar por tres o cuatro, cada uno especialista en un tramo.

No sé la fecha en la que yo llegaría a San Juan, seria probablemente 1974 y estaría a lo mejor hasta 1980.

D. Pedro García Gamito, delineante de Fábrica, se quedó conmigo, e hizo, poco a poco,  el Catálogo de Coprisa, donde utilizó mucho tiempo.

Y conmigo como siempre estaba en Coprisa Sr. Julian Medinilla Reina.

Todas las oficina de Fábrica, contando conmigo tres personas, procuré ordenar todo y que tuviese una presencia agradable y nada caótica.

En la Fábrica quedaban en nómina 14-15 personas de guardas, a  turno, así que estaba aquello bien vigilado.

La nave taller la arreglamos y la pintamos, y la dedicamos al montaje de maquinaria de Líquidos que Coprisa vendía.

Así que entrando a la Fábrica, a la derecha las Oficinas, al lado un jardín y el edifico de Coprisa, y arriba el Museo, la plazoleta adoquinada delante y a la izquierda la nave taller.

Era una Fabrica para mí solo, y paseé por ella más de una vez, era un monumento de Fábrica, demolida en su momento, y llorando internamente, porque me parecía una salvajada el derribo, pensaba en lo estupendo de hacer un parque lúdico, o un museo fabril,  pero en fin la vida es así.

Allí antes de irme puse en el jardín algunos caracoles, que compré para mis hijos criarlos, y era un lío, los deje en el jardín, cuando volví un día al año o dos, ya con todo cerrado salvo un guarda, el jardín era realmente un vivero de caracoles, con cientos y cientos de caracoles por todos sitios.

Delante de la Fábrica había una pequeña venta, otrora llena de conductores y ya sin nadie, donde iba a tomar café a pocos metros de la entrada de la Fábrica.

Tengo por ahí una foto área recreada de la Fábrica, una foto bellísima con el Guadalquivir al lado, una Fábrica donde trabajaban, cuando yo la conocía, quizá 80 personas, pero años atrás quizá 150 personas

En España había Fábricas de Superfosfato polv, por todos lados, en Sevilla, otra en el mismo centro de la Ciudad que yo no conocí abierta, la de San Carlos. También había una fábrica de Superfosfato en Almería de Explosivos Rio Tinto, y en Málaga otra de Proquiver, creo que se llamaba una sociedad con varias fabricas, y que los accionistas eran Explosivo Rio Tinto y S. A. Cros a partes iguales.

Conocí funcionando la Fábrica de Super, en Alicante, donde contacté con Sr .Manuel Moreno Acevedo, de Mairena del Aljarafe, que se vino a la División de Líquidos en Sevilla, como Jefe de Mantenimiento.

Y conocí la bonita fábrica de Super y muy limpia  de San Carlos de la Rabita  (Tarragona), y la de Aldea Moret  (ERT).

En fin, dejé bonito Los Merinales, después la Fabrica de San Juan, también la de San Jerónimo en la parte que me afectaba, la puse hecha un cromo.

Y todo fue engullido por el tiempo. Quedando en algún lugar perdido vigas de madera, que nadie sabe de donde vinieron o algún cuadro de alguna fábrica, o algún objeto perdido. Uno pidió el dormitorio de la residencia, y se lo llevó a su casa, el dormitorio principal enorme y pesadísimo. Las caras se van difuminando en el tiempo, el tiempo todo lo pasa.

Así pasa la vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abonos, Andalucia, Documentos, Fertilizantes, Recuerdos, Sevilla y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Fábrica de Sociedad Anónima Cros en San Juan de Aznalfarache

  1. Antonio Rodriguez Carretero dijo:

    Yo tuve oportunidad de conocer a José Luís en la época que fue director de abonos líquidos y no porque trabajase con él, era un proveedor en los años en que arrancaba la informática y los llamados en aquel momento Ordenadores Personales IBM y eran publicitados con merchandasing de la imagen de Charlot. Recuerdo que en una reunión que mantuvimos en su despacho de ver una preciosa perspectiva de la fábrica y de los embarcaderos que guardaba con mucho mimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s