El Jueves Santo de 2013 en Antequera

Por J. L. Sánchez-Garrido
28 de marzo de 2013

Es Jueves Santo, 21,30 horas. En Antequera, Merecillas 28, solo en la Biblioteca, Trini en la salita viendo la televisión, cada uno tiene su espacio.

Ahora saldremos, sobre as 11, para ver los pasos en la Calle Estepa. Teníamos previsto ir a ver la salida  de la Virgen de los Dolores, en la Iglesia de Belén, el barrio donde nació Trini, frente a la Iglesia.

Mi incombustible hermana Mely, me llama:

–Yo no salgo, me dice, me encuentro mal, con mi resfriado, me duele la cabeza. No estoy bien.

–No te preocupes Mely  -cuídate-

–Trini  -le digo- nos vamos  tú  y yo.

–Yo si no quieres no vamos  -me dice ella-

–Yo si quiero ir -le digo-

–Si, pero yo no -me dice-

–Vale, entonces está claro que nos quedamos.

Esta mañana estuvimos Mely y yo, a la 1, en la  Iglesia de San Pedro, abarrotada de gente, viendo a la Virgen del Consuelo y  al Señor.

Nos cuesta trabajo andar por la Iglesia, mucho personal, la Virgen impresionante en su trono. Saluda mi hermana por un lado, y yo saludo a diversos conocidos.

Por la calle San Pedro abajo nos vamos a la Iglesia de Belén, hay cola para entrar en la Iglesia, nos ponemos en la misma, hay orden, y vemos los tres pasos, a los pies de la Virgen, como siempre ,hay un soberbio manojo de espárragos, que por vez primera inicio su colocación mi suegro, hace muchos años, ahora sigue con ello mi cuñado Pepe.

Trini me llama, está con su familia en el Bar Carrera, nos encaminamos allí, hace buen tiempo, están sentados en la puerta de la calle. Nos unimos al grupo, esta mí  cuñado Juan García Varo y su Sra., mí cuñada María Carmen y su marido Manolo González y su hijo menor, que ha crecido una barbaridad, y se  ve muy aplicado. También mi cuñado Pepe, que se va al poco.

–Me voy -me comenta– no bebo y llevo aquí un rato.

Estamos un buen rato, en el Bar Carrera, y nos vamos. A mí el alcohol me cae  fatal, no sé porque. Quizá por el pedrusco de la vesícula, no lo sé. Entiendo que debo suprimirlo, pues cuando me tomo dos cervezas y un vino, que me encuentro mal. Lo voy a hacer, pues para mí tiene unos efectos muy negativos.

Mí hermana me presenta a una Srta., Sensi se llama, con una figura espectacular, y muy guapa, se le ve que debe ser muy inteligente.

¿Quién es? -pregunto-

Es psicóloga, trabajaba en el Proyecto Hombre -me comenta mi hermana-

Es un encanto -me dice-

Pues sí -le digo- se detecta ello fácilmente.

Mí hermana Mely es colaboradora de Proyecto Hombre, y  ello le colmata, y le llena el poder ayudar.

–¿Hay  muchos colaboradores como tu?  – le pregunto-

–Quizá 50 me comenta.

–¿Y cuantas personas hay  en el Programa de rehabilitación?  -le digo-

–Algo más de 100 -me dice- y me siento feliz, viendo cómo cambian y se rehabilitan.

Me quedo en casa hasta ahora pues dentro de 30 minutos me iré a la calle. Llegué anoche de Albolote  a Antequera, mejor dicho por la tarde.

Ayer Trini no quiso salir. Me fui con mi hermana Mely, estaba lloviznando, pero menos mal que dejo de llover, y salió el Señor del Mayor Dolor, lo vimos salir, a dos metros de nosotros una Sra. muy guapa y joven cantó una saeta e hice una foto con el móvil.

Nos tomamos una cerveza, y hablamos. Después vimos la procesión en Calle Cantareros, el  orden impresionante, como siempre en esta Cofradía.  Y sobre todo me atrae la Legión, me fascina la legión, como a tantas otras personas. Las personas que alumbraban con su vela, (algunas velas, con una especie de embudo de papel aluminio, para que la cera fundida no caiga al suelo), era un gentío impresionante e inacabable, muchos devotos, y muchos rezos recibirá por consiguiente el Señor del Mayor Dolor.

Explicar emociones es difícil,  la Semana Santa sirve para recordar, por ejemplo cuando yo era Hermano Mayor del Niño Perdido que procesiona la mañana Viernes Santo, en la Cofradía de “Abajo”, hace ya la friolera de prácticamente 50 años, o mis recuerdos de niñez, en las Semanas Santa, donde con 14 años conocí a Trini. O las muchas que no he ido, por haber estado viendo la de Sevilla, Granada, Albolote, una vez estuve en Puente Genil    y me impresionó su Semana Santa, y otra en Riogordo, igualmente. Aparte de viajes al extranjero en otras, o en Barbate.

Ya conozco a menos, muchas personas nuevas, gente joven, en Antequera, que cuando han nacido yo no estaba, y creciendo tampoco.

Y he descansado en la biblioteca, me he quedado dormido en el sillón delante de la televisión, me viene bien descansar en estos días.

Saludo a mi prima Puri, a muchas caras conocidas, que no identifico en parte.

Antequera está limpia, y es bonita. Está cuidada.  Me marcho, a ver la Semana Santa, de hoy Jueves Santo.

Buenas noches.

He vuelto, nos hemos ido a la Calle Estepa a la Tribuna que administra Cáritas. Y hemos visto pasar  los cinco pasos que integran las dos cofradías. He visto mucho orden, especialmente si cabe en la Cofradía de San Pedro, y me he emocionado realmente a fondo, viendo llegar la Virgen del Consuelo, mecida por los hermanacos, con su banda de música a sus espaldas.

Después hemos ido al Coto, a tomar una copa, regentado por el amigo de toda la vida Juan Luis Artacho, allí saludamos y cambiamos impresiones con Sr. Tomás Jiménez (tractores), y cuñado de mi sobrina.

Mañana será otro día.

Conté los legionarios, más o menos había 100.

Mi hermana quería volver a ver a procesión en Calle Estepa

–Mely me rindo –le dije-

Nos tomamos algo en lo que antes era Bar Eva,  en Calle Comedias.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antequera, Celebraciones, Familia, Vacaciones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s