El naufragar de la mente

mente-humana

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
24 de febrero de 2013

A veces, muchas veces, los temas se agolpan y no sabes por donde empezar. Se ncuentra uno dando vueltas a la rotonda, sin saber que camino elegir.

En los fines de semana, algunos te ves con la familia, o contigo mismo. Si te ves con la familia, descubres situaciones que no sabías y ni habían pasado por tu mente. Y si no te ves con la familia y te ves contigo mismo, te ocurre lo mismo.

El frío de febrero, en la casa cerrada entra el frío, por los huesos y no da tiempo a calentarla. Y vas sabiendo que no tienes tiempo para nada, ni para descansar, ni para hacer trabajos domésticos, ni para nada. De la nada.

La noche del viernes, me acosté pronto, cosa rara, pero no demasiado sabiendo el frío que hacía. De noche no dormí. Se lo dije a Trini, que no me creyó. Pero yo sí. Pensando y dando vueltas, dando vueltas y pensando.

La vida es compleja, compleja vida, bonita y complicada.

Mi hermana me regala una pintura de la Alpujarra, que tenía desde hace muchos años.

Cuelgo también una bonita acuarela de Granada, del amigo Arturo Marín. Muy cuidada y primorosa.

La comida del sábado con mis hermanos, en El Lozano, en Antequera.

La mente en blanco, para escribir en el blog, saco los billetes para Logroño, el viaje de Los Peritos, de la Promoción.

Y leo de forma apresurada, veo la televisión un poco de forma apresurada y pienso igualmente de forma apresurada.

Me acabo de tomar las medicinas, ahora me acuerdo que llevo dos días sin hacerlo.

En el regreso a Granada, pasan por mi mente númerosos amigos que ya no están entre nosotros, solo en algunas mentes. Y le digo a Trini.

¡Trini, vamos quedando, menos de los de antes!

¡Si, cada vez menos!

Ya mismo es el día de Andalucía, el jueves concretamente es fiesta.

La crisis, la crisis, nos azota. La crisis es como el frío. Da frío. La crisis y el frió  hacen que nadie salga, y todos permanezcan en casa, por no gastar, por el frío  Por la desazón, de la desesperanza, de la baja actividad.

En fin, ya veremos. El 2013 será malo, y el 2014, pues supongo que también, y el 2015, también, a lo mejor arrancamos en 2016. Que no nos engañen.

Buenas noches.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Andalucia, Antequera, Crisis, Opinion, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El naufragar de la mente

  1. Love every bit of your post. Thanks again.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s