La coordinación de equipos

Por José Luis Sánchez-Garrido y Reyes
16 de diciembre de 2012

Hoy domingo, quería ir a ver la Película: “La vida de Pi”, yo pensaba en “Lo imposible”, que aun no la he visto, pero el me ha cambiado el paso.

Al final Trini, no quiere salir, total en casa quedamos (una vez mas), ella prefiere la tranquilidad de la casa, a salir. Yo no. Pero bueno, la vida es como es.

Al menos hemos quedado que el fin de año, lo pasamos en Barbate. Lo cual me encanta finalizar el año y empezarlo junto al mar, con sus olas y dando un paseo que buena falta me hace por la playa.

La tarea de supervisar equipos, o de dirigir, sin dirigir, o lo mas modernista de coordinar. Pues es un trabajo como otro cualquiera, pero creo que para efectuar el mismo, hace falta cierta dosis de experiencia, hace falta un cúmulo de patinazos y de incidencias, es decir un aprendizaje un tanto largo.

Pero si puedo decir que los torpes como yo, hemos suplido la falta de inteligencia con horas. Con muchas horas, con muchísimas horas.

Hay personas muy inteligentes, que parece que en un curso hacen toda una carrera. Y que van por ahí, asombrando. Pero después, estos deslumbramientos compruebo que son efímeros, y lo mismo que aparecen de forma rápida, también desaparecen de igual forma.

Yo nací mandando. No fue una elección libre, simplemente fue así. No tengo culpa. Desde pequeñito ayudando a mi padre, el personal me hacía caso, por aquello de ser el hijo del jefe. Después cuando terminé mis estudios, a los 21 años, ya empecé con personal por mi supervisado.

Han pasado 47 años y sigo aprendiendo. Lo que me enseñaron mis padres, lo que aprendí en Cursillos muchos, y después la enseñanzas de la vida, de los grandes contratiempos, variados y profundos.

Aprendí a confiar en personas, que jamás respondieron.

Aprendí a confiar en personas, que me dejaron tirado.

Aprendí a sufrir, cuando un cliente amigo te deja colgado y no paga.

Aprendí a hacer previsiones que después la lluvia, la sequía, la competencia, o los hados se la cargaban.

Aprendí que los puestos de alguna responsabilidad tienen a veces que tomar decisiones por si mismos, de asuntos atípicos, con el riesgo que ello comporta.

Aprendí a enseñar, a personas que jamás por supuesto aprendieron.

Aprendí que a otras personas que apenas ayudé, me están agradecidas no se porque.

Aprendí a decir buenos días a todos, y buenas tardes, y mirar a las personas a los ojos.

Aprendí el respetar a todos, porque otra cosa es absurda. Incluso aprendí a escuchar.

Aprendí rápidamente a perdonar. Es una tontería no hacerlo. El no perdonar no es sano.

Aprendí a actuar como un director de orquesta, pero sin orquesta, para que todos trabajasen con su equipamiento y que se hiciera una buena pieza.

Aprendí a aprender, que hay persona que jamás aprenden.

Aprendí al ajedrez, sin jugar al ajedrez, sino a ver todo el plano completo, todas las personas a la vez, a ver donde estaba la jugada, y como se podía ganar la misma.

Aprendí a contar, a saber que dos y dos son cuatro, y se te gastas 28, después hay que pagarlas.

Aprendí a sufrí con la Administración a sus muchas Directivas comunitarios, Reales Decretos, Decretos, Normas y Ordenes. La Administración como Fabricante de Normas, menos mal que ahora ha refrenado las mismas.

Aprendí,y sigo aprendiendo todos los días, a querer a la familia y a los amigos. A ser generoso dentro de un orden.

Aprendí a ser puntual, a controlar los tiempos, a ordenar lo pendiente, a no dejar perdido lo atrasado, a hacer seguimientos de los temas.

Aprendí hay que seguir aprendiendo siempre.

Aprendí que si compras algo pendiente de que suba el precio, pues lo mas probable es que baje.

Aprendí que el que algo quiere, mucho le cuesta.

Aprendí que no hay que auto valorarse, ni ser presuntuoso, y aprendí que la modestia es propia de las almas nobles y sencillas.

Aprendí a planificar, presupuestar y trazarme objetivos.

Y sobre todo, aprendí a ser constante. Yo sobre la constancia suelo decir, que “La vida, es una larga travesía, y que los mas resistentes, los mas constantes, al igual que un burro, son los que las ganan”

Pero hay cosas que no he aprendido.

No he aprendido a dormir bien, a evitar desasosiegos del alma.

No he aprendido, a estar tranquilo, aunque mi aspecto me dicen que parece es tranquilo. Y tener muchas, muchas veces el pulso acelerado, la tensión alta, y un anhelo que me consume.

No he aprendido inglés, porque lo que aprendí fue hace muchos años, y después no me he vuelto a poner en ello, cuando sé, que en poco tiempo rompería a hablar.

No he aprendido a desconectar, de los temas, y darle vuelta y análisis.

No he aprendido a descansar, cuando tengo 200 temas encima de la mesa.

He aprendido, que es mejor trabajar que no trabajar, y que el trabajo no es una maldición bíblica, sino un enriquecimiento del alma.

He compadecido a los que tiran la toalla, para recibir mas puñetazos que nunca en el ring de la vida. He aprendido a que la constancia y el trabajo, son valores indiscutibles.

He aprendido, ¡Que pobrecitos, los que piensan que no trabajando o poco se es feliz!

Y que los negocios no son buenos o malos, sino los equipos son los que son buenos o malos, y que el Coordinador, es el entrenador que ha de fichar y formar al equipo campeón, aunque él no juega.

He aprendido que el empresario, no gana dinero, porque lo que generan las empresas, las mismas lo auto consumen, y que las empresas por consiguiente no están para ganar dinero sino para crecer. Al crecer se crea puestos de trabajo, directos e indirectos, y se crece y crece, o bien hasta que te compre una multinacional , o bien hasta que te mueras, o bien hasta que te estrelles, pues no hay bien ni mal que 100 años dure. (los de100 años ha quedado antiguo, mejor decir 200).

Al final, he aprendido, que quizá sepa poco, o casi nada.

He aprendido por no tener otra opción a envejecer

Y me cabrea que esto de la vida, termine al final de la misma. ¡Es tan apasionante!

Buenas noches.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Analisis, Empresa, Opinion, Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La coordinación de equipos

  1. Thank you for every other excellent blog.I’ve a presentation next week, and I have found what I can add in my speech. Great job!

  2. I will be sure to like your other websites. The people you love are lucky to have you in their lives. You remind me of my bestie. I am on the same side as you.

  3. Your website was loaded when I opened my Iphone. Our community is better because you are in it. Can you tell me more about this topic? I think the admin of this web website is really working hard in support of his web site, since here every material is quality based information.

  4. Jesse Grillo dijo:

    I shared your article on my Facebook. Really Cool! I bet top Twitter pros would love your blogs.

  5. kush dijo:

    Your posts is really useful. I actually felt my brain growing when I read your blog. You deserve a hug right now. This website looks just like my old one Your creative potential seems limitless.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s