Mi amigo D. Pablo Marrero Albertos

Hoy sábado oigo a primera hora en la radio que se avecinan unos día muy calurosos, me he quedado en Albolote, pues esta noche iré a la Finca Los Castellones, con Trini, a una reunión que tradicionalmente prepara mi Presidente, para el día de San Juan.

Estoy un tanto cansadísimo de unos 15-20 días últimos, diremos muy activos y vivos en acontecimientos, en un mundo muy cambiante, donde cada día se acelera todo, alcanzando velocidad de vértigo. También supongo que por la edad, la evacuación de los temas, no es tan rápida, ni el tiempo de recuperación física y mental tampoco. Aunque por otro lado la experiencia hace ahorrar tiempo y ser más práctico.

Mi amigo Pablo Marrero me felicita en un e-mail el día de San Luis, y me comenta que como mi nombre es compuesto, pues solo lo hace al 50 %.

Yo igualmente lo felicitaré el 29 Junio, día de San Pedro y San Pablo.

Lógicamente, como buen profesional, siempre separa el trabajo de la amistad, para no mezclar, una cosa con otra, no mezclar en definitiva el amor con el dinero.

Don Felipe Carús, era cubano, y el primer Director Comercial de Amoniaco Español, estamos hablando de 1965-1966, en su despacho en Málaga, en Carretera de Alora Km. 5, en el pasillo de la derecha, al fondo a la derecha de nuevo, el primer despacho era el suyo. Y cuando entre por vez primera al mismo, tenía un cartel en la pared, que jamás he olvidado:

EL AMOR CON AMOR SE PAGA, EL DINERO CON DINERO, MEZCLAR EL AMOR CON EL DINERO, ES LA PROSTITUCIÓN.

Hay muchas cosas en mi vida que no me acuerdo, de vez en cuando me encuentro a amigos que me refieren anécdotas y hechos de muchos años atrás y cuando me los recuerdan, logro, en la mayoría de los casos, sacar del fondo del pozo de las neuronas, recuerdos de ello un tanto más o menos difusos.

Mi padre no leyó el cartel de Sr. Felipe Carús, ni falta que le hacía, pues él tenía muy claro el separar el negocio de la familia, y como empresario familiar apenas hablábamos de trabajo. Yo no lo le daba el tratamiento de padre sino de jefe, jefe por ello, jefe por aquí, jefe por allí. Quizá por ello cuando oigo a lo largo de mi vida como un hijo en un negocio, llama papá a su padre, me suena un poco raro. Pues bien, mi padre, tenía ello claro. Una cosa es el negocio, el trabajo y otra es la familia, y me enseñó, que en el trabajo no hay prebendas, es el trabajo, rigurosos y sin excusas.

Pablo y yo somos Peritos Agrícolas, y nuestra relación nace pues aprox. pues entiendo que a principio de los 70. Pongamos que 40 años.

Yo no puedo recordar las muchas reuniones, en SA Cros, donde hemos estado los dos, ni en las Convenciones Anuales, ni los Cursillos, ni después en Fesa, y Fesa-Enfersa, y por último yo ya en Herogra, Sr Pablo Marrero, como Jefe de Ventas de la mitad Sur de Fertiberia, el en su puesto y yo en el mío.

Cuando presenté en Antequera, el Libro que escribí: “Antequera, otra vez” tuvo el detalle de ir a ese acto, que resultó muy simpático por cierto, y después se organizó un agapé en Calle Merecillas.

Pablo Marrero llevaba el coche cargado de libros, que me regaló para mi Biblioteca. Posteriormente abrí las cajas, y los conté, concretamente fueron 376 libros. Para mí un libro, desde siempre ha tenido un alto valor, y siempre los he guardado con cuidado, por ello tengo tantos.

Pablo Marrero Albertos, es canario, yo siempre lo he visto viviendo en Ciudad Real, como Técnico Agrícola, como Delegado Comercial, después de Jefe de Zona en S. A. Cros y posteriormente de Jefe de Ventas de zona en Fertiberia, primero de zona Centro-Levante y después se le añadió Andalucía. Por cuestiones de trabajo su vida ha estado compartida, trabajando muchos años en Madrid.

Siempre he escuchado al personal que a tenido que supervisar hablar muy bien de el, Demetrio Callejas, Fernando Labián, Antonio Espadas, etc.

Pablo siempre ha hablado con claridad meridiana, y ello aunque es fuente a veces de algún problema, tiene una serie de ventajas, en mi opinión, mucho mejores que hablar con medias frases y oscuridades, tema que detesto. Conviene ser práctico, creo yo, dentro del contexto que no hay verdades absolutas.

Una vez, creo que fue en La Coruña, Pablo me sorprendió, estábamos cenando si mal no recuerdo, pero sí se que el sitio era amplio y había una orquesta, no demasiado ruidosa, es decir se podía hablar bien. Pablo fue a la misma, habló con los músicos, le dieron un micro, y dio todo un recital de canciones, impresionante. Me quede gratamente sorprendido, la forma de cantar, es de un autentico profesional de la canción. Con un amplio repertorio, eso sí, no actual, sino de los años de su juventud, pero canciones que nunca pasan. Que no se olvidan.

A Pablo habrá algunos que no lo quieran, pero muy pocos, a mi seguramente más. Estoy hablando de temas profesionales. Pero ello no es problema de Pablo, ni tampoco mío. Quizá los que así piensen, no saben distinguir las decisiones que se toman, en cualquier puesto ejecutivo, y que vienen condicionadas, por muchas cuestiones y esquema general. Y lo que muchas veces son decisiones de Empresa, hay personas no preparadas, que no saben distinguirlas de acciones personales, y confunden las primeras con las segundas. Pero esto es tema de que estas personas vayan al psicólogo, y vea la forma de estructurar su mente, en ello, si es que tiene ello solución.

Pues Pablo y yo siempre nos hemos llevado bien, siempre me ha comprendido y defendido, en algunos temas polémicos, teniendo en cuenta que yo estaba, en Abonos Líquidos, que en aquellos años era un tema fuera del esquema general y que dentro de un contexto terrenal, los abonos líquidos se observaban quizá un poco como lunáticos.

Y un don que tiene Pablo es una forma de expresarse clara, nítida, una gran capacidad de dicción, muy comunicativo.

En fin, Pablo, nos hayamos visto mucho o poco, siempre hemos sabido bien que somos amigos, siempre hemos sabido bien, que el trabajo es una cosa y la amistad otra. Siempre nos hemos apreciado mutuamente, porque cada uno en su área, hemos trabajado con rigor, y en mi caso, sigo haciéndolo. Siempre nos ha gustado nuestro trabajo, y siempre cuando hemos estado juntos, por el hecho de vernos y hablar, con ello hemos disfrutado.

Hasta pronto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Empresa, Fertilizantes, Malaga, Memorias, Recuerdos, Trabajo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s