La fecha de mi jubilación

Continuamente recibo mensajes, que a medida que crezco en edad, también aumentan el número de los mismos. O quizá es un motivo de conversación del interlocutor conmigo, en vez de hablar del tiempo, pues me pregunta de cuándo me voy a jubilar.

Mis hijos me preguntan de vez en cuando, tanto Jose como David: ¿Papá cuando te vas a jubilar? (Mi hija Eva, por suerte no me pregunta eso, en general las mujeres como son más inteligentes que los hombres y mas discretas, no preguntan ello).

Mis hermanos, mis cuñados, mis sobrinos, pues igualmente me preguntan.

La familia de Trini, las vecinas y los vecinos, los antiguos compañeros de Instituto, amigos de Antequera, la pregunta obligada: ¿Cuándo regresas a Antequera? ¿Por qué no te jubilas ya? ¿Qué edad tienes ahora?

Esto de la edad, se me pregunta de manera directa, y muchas veces con pudor: ¿Te importa decirme tu edad, sino te molesta? ¿Es una inconveniencia preguntar tu edad?

Pues mire Vd. mi edad ahora: el 17  de julio de 2012 cumplo 68 años, sí, sí, 68 años. Ni más ni menos. Generalmente en mi niñez y juventud adelantábamos la fecha a 16 de julio, el día de la Virgen del Carmen, pues ese día dos años después, había nacido mi hermano Rafael, y era también el día de Santo de mi hermana Mely y de mi abuela Carmen Ortega, brillante e inteligente, como mi hermana.

Así el 16 de julio se mataban cuatro pájaros de un tiro, y toda la familia se reunía para comer juntos en el Comedor de la Casa, esos comedores de mesas grandes, que antes había y que no se utilizaban nunca, salvo en grandes ocasiones, con sus chineros, llenos de vasos y platos, que solo se usaban de vez en cuando, pues los de todo el año, se usaban otros, “los de diario”.

Hoy la habitación comedor, ha desaparecido, con las modernas tecnologías, lo mismo que ha desaparecido “la sala de visitas”, habitación siempre cerrada, y que solo se utilizaba para ello, para visitas formales, para tomar allí el café, y hablar de temas trascendentales, o muy protocolarios, y que después se cerraban y solo se abrían para limpiar las mismas. Era una habitación donde estaba prohibido entrar ¡vaya que se estropee!, y tiene que estar perfecta, para las visitas, lo mismo que el comedor, que era para visitas y para grandes ocasiones.

Hoy con tantos cambios, todo es más práctico, mas autentico. Pero con problemas, problemas derivados, de que la política la llevan los políticos, y realmente España , es una sociedad anónima, es ESPAÑA S, A, y tiene que ser dirigida por tecnócratas, quizá debe haber un poder económico, y un poder político, y en definitiva, las decisiones políticas, que vayan en consonancia a si es posible o no hacerlas, y eso lo tiene que decir el poder económico. Pero los políticos manejando dinero, pues ya sabemos donde nos llevan. La economía es tema de técnicos profesionalizados.

Siguiendo con el hilo, me refiero a que a medida que pasan las semanas, aumenta las preguntas:

¿Todavía estas ahí? ¿Cuándo te vas a jubilar?

A veces al escuchar esto me cabreo interiormente, a la vez que suelto una sonrisa estúpida, o mueca que no sé si el interlocutor es capaz de interpretar o no.

Se me ha ocurrido una cosa hoy, cuando se me pregunte, le diré: Sobre mi jubilación, por favor lee en el blog que tengo y que Sr. Clemente confecciona en sus fines de semana, hasta que se canse. Momento que me quedaré sin blog, y en ese caso, me pondré de nuevo a escribir algún libro, que aunque a mi hermana, le parezca indigerible, y que no he publicado por ello, pues lo haré, me refiero al que tiene el titulo: VENECIA, ALBOLOTE, ANTEQUERA Y BARBATE.

De todas formas quizá lleve razón mi hermana, tendré que rehacerlo, pues dedicare 30 páginas a: “Reflexiones ante el pinchazo de una rueda de mi coche, en la playa de Bolonia, y acciones para su solución”, quizá me excedí algún día que tenga tiempo lo haré más cortito, más digerible. Este ya tal como está solo lo verá mi ordenador, que lo tiene en su memoria dura.

Ahora domingo estoy en Antequera, anoche estuvo cenando en casa, un Gerente de otra Empresa del sector, cuyo nombre no doy porque no le he pedido permiso.

Cuando entró en mi Biblioteca se quedó impresionado, lo leí en su cara, era sorpresa, estupor. ¡Comprendo por qué me has dicho que no te gusta en Antequera salir de tu casa! ¿Cuándo te jubilas José Luis?

A veces cuando hay una reunión del sector y se me pregunta por ello, veo que a algunos de la competencia, le brillan los ojos, y les salen destellos, y me hacen pensar (no sé si equivocadamente o no) que algunos les gustaría me jubilación rápida, pues en este sector de los fertilizantes, una jubilación, es en general para la competencia una “liberación”, mientras más se jubilen menos quedamos. Aunque eso no es así, pues llegan otros nuevos, y en estas nuevas hornadas, hay algunos que se creen estrellas, y que son meteoritos que se estrellan, pues van sin órbita, y después hay otros, que por lo sea, tienen un sentido lógico, global y estratégico, importante, y trayectorias que lógicamente deben ser muy buenas. Esto se ve pronto, quien tiene maneras de empresario, y quién no.

Pues vamos a ver, señores, vamos a ver, sobre la fecha de mi jubilación, os voy a contestar con otra pregunta:

¿Por qué me voy a jubilar?

Hay quien dice, que mientras se trabaja se vive para la Empresa, y que de jubilado se vive para si mismo.

A mí esto de las frases, que suenan bien, y que son como si fuesen sentencias, pues me parece una chorrada, lo mismo que los ejemplos. Es mire Vd. como hay una frase que suena bien, y dice eso, pues eso debo hacer. Es la estupidez, elevada a la enésima potencia.

¿Por qué me voy a jubilar?

No veo absolutamente ninguna razón. Y por tanto me olvido de ello.

Una razón fundamental es que mi Dirección, observe yo por mi parte, que está molesta conmigo. Entonces claro, estar en un sitio, donde estorbas, pues no. Ya a mi edad, pues ello puedo permitírmelo. Pero claro, aquí ocurre, que ese no es el caso, pues aunque yo en lugar de la familia Romero, no hubiese aguantado a J.L. Sánchez-Garrido, a mi Presidente, mi Vicepresidente, ni tampoco la nueva generación Sr. Juan José Romero y Srta. Ana Romero, pues siempre me vienen dando un alto nivel de confianza.

Ya hace muchos años que vine a Herogra. Los “gurus”, sabelotodo, algunos de ellos, auguraban una permanencia de dos años, todo lo más.

Sres. aguafiestas, simpáticos, de gurús sabelotodo. Sres. de magnifica visión, habéis pinchado en hueso, en ello y en otras muchas cosas. El tiempo, el trabajo y la constancia, van poniendo las cosas en su sitio. Y muchos de los “gurús”, han quedado eclipsados en el olvido profesional, en la noche de los tiempos.

Otra razón es que Trini, me dijera, ¡Se acabó, jubílate! Entonces como bien mandado, dando un tiempo tendría que hacerlo. En las grandes decisiones familiares, es ella quien las toma, quizá siempre ha sido así, como forma por mi parte de evadir responsabilidades, en temas tan delicados como los familiares, y ella en ello me gana por goleada.

Otra razón, que me faltara la salud, o me reciéntese, cruzo los dedos, y que no ocurra, o que ocurra tarde y rapidito, me acabose en este mundo. Ya hice mi Testamento Vital, de los primeros en Andalucía, doné todo, menos ojos, esto de andar sin ver, pues no me gusta. También indiqué que no dono mi cuerpo para hacer prácticas. En los que quieran aprender del cuerpo humano. Pues tampoco quiero ser juguete, de ello. No sé como soy poco guapo, pues creo que los cuerpos los deben donar, pues personas que sean de buen ver.

Por supuesto, que mi moral o mi ilusión, bajase o no la tuviese. Pero esto es curioso, no solo no me ocurre ello, sino lo contrario. Cada vez estoy más ilusionado.

Así que no tengo fecha de caducidad. El día que llegue llegará. Estoy perfectamente preparado mentalmente, para que no sea traumático para mí, realmente estoy en tiempo de descuento de partido que es la vida profesional. Pero yo con las pilas cargadas, no tengo el menor interés en ello. Y lo único que lamento, es saber que con 68 años, supongo que más de 32 años, no podré seguir trabajando. ¡Es tan fascinante mi trabajo!

Yo no veo problemas, veo retos.

Buenos días.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Albolote, Antequera, Barbate, Empresa, Reflexiones, Trabajo, Trini y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s