Para mi nieta Nerea Sánchez-Garrido

Por Trini García Varo

El día que nació Nerea fue uno de los días más felices de mi vida, tenía muchas ganas de ser abuela. Cuando David y Rocío nos dieron la noticia de que iban a ser padres, nos dio mucha alegría: Un nieto de David, ¡que bien! ¡el primero!

Yo escuchaba a mis amigas hablar de sus nietos, y pensaba que pesada es la gente con los nietos y cuando tenga uno no me pasará esto, me di después cuanta de que hablar de los nietos es algo que no se puede evitar, es muy grande ser abuelo.

Nerea nació el doce de marzo de dos mil cinco, en el Hospital de Valme, (Bellavista) Sevilla.

Cuando nos llamó David, y nos comunicó que Rocío estaba en el Hospital, nos fuimos en el coche rápidamente para Sevilla, a mi el viaje se me hizo eterno, quería estar antes de que naciera la niña, llegamos a las dos de la tarde y la niña nació a las dos de la madrugada, le costó trabajo venir al mundo. Roció lo pasó muy mal, ya estaba preparada para la cesárea, pero como es fuerte pidió que la dejaran un rato mas y nació Nerea de parto normal.

David estuvo todo el tiempo con ella, no se separó ni un segundo, nos daba los partes por una ventana, allí estaba con su bata verde, pendiente de su mujer, es que David es un padrazo.

Por fin, después de un día muy largo, le pudimos ver la carita a la niña. Mari, la madre de Roció que estaba con ella, se quitó la bata, salió con la niña y me la dio para que fuera yo la primera en verla, cosa que le agradecí mucho. Cuando entré no puedo expresar lo que sentí, tenía ganas de llorar, tenía ganas de reír, de tener la niña en brazos, de abrazar a David, de abrazar a Rocío. La enfermera la lió en una toalla y sin lavar me la puso en los brazos en ese omento David, me hizo una foto que guardo como oro en paño, yo miré a la niña era como David, esa foto la tengo yo, y cuando Nerea sea mayor se la daré.

Cuando Nerea tenía tres meses, fuimos un día José Luis y yo a El Corte Ingles de Granada, para comprar alguna cosa, y José, al pasar por un pasillo se enamoró de un vestido de niña, de punto inglés, precioso, era lo mas caro que había en aquel departamento. Pero tenía un problema el vestid0, era para niñas de cuatro años.

Pepe, lo compró, y me dijo ¡ya crecerá! Y al poco se lo entregó a la madre, la cual no cabía en su sorpresa, de un regalo tan original, para tener guardado cuatro años.

Querida Nerea, ¡que feliz hiciste a tu abuelo Pepe y a mí con tu nacimiento! ¡que contentos estamos de qué seas nuestra nieta! Te queremos mucho y queremos que no te falte de nada en la vida, ni a ti ni a tu hermana ni a tus primos. Los abuelos quieren que seáis muy felices.

Muchos besos de tu abuela Trini.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Familia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Para mi nieta Nerea Sánchez-Garrido

  1. David Sánchez-Garrido García dijo:

    Querida Mama me llena de orgullo y satisfacción, que recuerdes ese día, como lo recuerdas para mi lógicamente también fue el día mas bonito de mi vida y además fuel el día creo que me convertí en hombre, cuando vi a Nerea, pues unas de las primeras cosas que pensé fue, ahora me toca apechugar se me acabaron las tonterías, aunque Mama el momento lo recuerdas muy bien, pero el día no, no fue el día 12 fue el día 11, pero eso da lo mismo, cuando lea esto Nerea se que se pondrá a llorar porque es muy sensible igual que tu, sé que te lo dice mucha gente pero sigue escribiendo, que nos gusta a todos.

    Mami cuídate mucho, te quiero.

  2. Nerea Sánchez dijo:

    Abuela me ha gustado mucho. 🙄 😡 😮

    Muchos besos NEREA. 🙂 😳 😕

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s