Recuerdos de los que me miran con cariño

Hoy, como casi todos los días, es por suerte un día de vértigo (Dios me libre de los días monótonos y tranquilos).

Realmente he indicado que es 29, pero es 30, no tengo reloj a mano. Me acosté y me he desvelado, lo cual no es nada nuevo. Es día 30 de septiembre.

He estado hasta las 11,15 esperando ver el programa “Un país para comérselo”, no lo he visto del todo, pero si con especial interés el reportaje de la Finca Angulo, en Villanueva de la Reina (Jaén) de Sr. Hermenegildo Romero Ruiz, la finca de “Las Pirámides”, la finca ecológica en riego por goteo, una de las pocas fincas en riego por goteo en olivar, que he visto en mi vida ecológica.

Habitualmente veo en ecológico lo que no sirve para producir, lo de terrenos malos, pero no lo que está para producir mucho. Pero es que la personalidad de Hermenegildo Romero Ruiz es singular, él es singular, la finca es singular, y en el reportaje, él sale como es, sencillo y diferente. Eso sí con un aceite tan bueno, tan bueno, que quizá o seguro, está demasiado adelantado para los tiempos actuales el “O-Live”.

A las 21,15 en punto llegué a la Estación de ff.cc. A recoger a Trini, la dejé en Antequera el Sábado y ha vuelto hoy Jueves. Hemos tenido una avería de una tubería de agua, en pared antigua, forrada de hormigón, con tuberías profundas de cobre, tubería con un enorme agujero, el agua, se ha extendido quizá 7 metros a un lado y a otro de la rotura, quizá a dos o tres metros arriba y otros tantos abajo. La pared húmeda, cada vez más húmeda. En el último viaje un cuarto de baño inundado, pensé que era alguna tubería flexible de la que va a los sanitarios, llamamos al fontanero, no era de ello, quitó un mosaico de la pared, y salía un rio de agua.

Y ahora a buscar el sitio de la rotura, romper pared, y hacer el seguimiento de la tubería, destrozo aquí y allí, polvo, escombros, desolación. Cuando llegamos el Sábado a Antequera Trini me dijo sigue para Granada yo me quedo aquí, con los albañiles. Volveré el Lunes, y no pudo, ni el Martes, ni el Miércoles, ha vuelto hoy con todo terminado. Ha debido sufrir esta semana y trabajar, aunque le tengo prohibido que lo haga. Ha llegado a la casa y ha caído a plomo en la cama. Lo mejor que tengo es ella. Muchos me conocen como “el marido de Trini”, lo cual me parece pues estupendo.

El mérito de la casa de Antequera, de tenerla tan bien, es solo de ella.

Después de la estación e ff.cc, paramos en Maracena, en Bar el Puerto, saludamos a unos amigos y tomamos algo ligero en la barra.

A medida que pasa el tiempo, y voy a mayor, aparte de más feo y viejo, pues me hago mas sensible. En la tele en el programa mencionado de “Un país para comérselo”, veo fantásticos paisajes de olivos de Jaén. Me encandilan, los paisajes, con olivos, en hileras perfectas. Y sale Alcalá la Real, y su plato típico, “el arroz caldoso alcalaíno”, en el campo, con aquello de “cucharada y paso atrás” (para dejar espacio a otro que pudiera acercarse, al arroz caldoso caliente), todo ello con cerveza fría y buen vino.

Esto lo viví con Sr. Valeriano Montañez Escobar, hace muchos años, en los ojos de Vale, yo notaba su aprecio por mí. En los ojos de su guapa Sra. lo mismo, Mari Carmen creo que se llama. El amigo Valeriano un día, me enteré que había fallecido, no hace tantos años, a lo mejor cinco o seis. La familia Montañez, inició e hizo la empresa Condepols, que después tuvieron que vender. Valeriano para mí era un empresario osado y valiente. Y me miraba con cariño.

He notado por suerte, muchas miradas, con cariño a lo largo de mi vida, de hombres y mujeres, que me han visto como amigo, he notado muchas miradas transparentes y cercanas, miradas de apoyo, miradas de estar conmigo, miradas que inspiran confianza, miradas cercanas, miradas de amigos.

La lista podría ser muy larga e incompleta, pues muchos se han desdibujado en la memoria, pero siempre he visto apoyos.

Vamos a ver, esto se nota, cuando alguien te mira, como amigo, cuando alguien te mira, sabiendo que difícilmente te va a dar la espalda. Yo procuro verlas, y desligarlas, de las relaciones comerciales. Un cliente amigo, lo veo complicado, me acuerdo de D. Felipe Carús, Director Comercial de Amonesa, que tenía un rótulo en su despacho: “El amor, con amor; el dinero con dinero, si se mezcla el amor y el dinero, es la prostitución”. Esto procuro practicarlo. No mezclar los negocios con la amistad, lo aprendí de pequeño, pues antes del letrero, lo aprendí de mi padre.

Mi padre, no quería vender a la familia, pues indicaba que si no pagaba, no solo perdías el dinero sino también había lo más importante que era una ruptura familiar. Hijo mío -me decía-yo a la familia no le cobro, así cuando vienen dos o tres veces ya por vergüenza no vienen más. A la familia si le vendes podrán decirte que era caro, además se retrasaran en los pagos. Es mejor no venderle. Y separar la familia del negocio.

Se me enseño por mi padre, y después en la Empresa, no recomendar a nadie que fuese familia, no comprar a ningún proveedor que fuese familia. Y es un criterio que tengo claro. Con una excepción Trini se vino a Granada conmigo, cerró su Guardería del alma, y se vino a trabajar a Herogra, ello me ha venido magníficamente, porque así, cuando he llegado muy tarde, ella ha sabido bien porque ha sido. Y he podido dedicar mas hora al trabajo.

Y venía diciendo lo de las miradas de apoyo. He tenido la suerte, de contar con muchísimas, sin hacer mérito alguno

Bueno este concepto lo tenemos claro todos los hermanos.

Pues solo, quería decir esto, que he visto muchas miradas de cariño y apoyo, sobre todo de la familia que son mirada amorosas y de los vecinos, y de muchos otros. Aquí y allá, de ex compañeros, y repartido por toda España y parte del extranjero.

También es verdad, que algún que otro hijo de puta sin haber ni movido la cabeza, me han mirado de forma asesina, esto me preocupaba

¡que tendré yo, para que me mire así!, después con el tiempo, me di cuenta que esto no era solo conmigo, sino con media humanidad, y que integran un grupo de cabrones amargados. Entonces ya dejé de preocuparme, y si lamentar la desgracia que los pobres llevan consigo.

Lo que es insoportable es la indiferencia. Pero me ha pasado igual, es que he llegado a comprender como hay personas que prácticamente pasan de la inmensa mayoría de la humanidad. Y los compadezco, no saben disfrutar de la mirada cercana, que repelen como si fuese maligna. No se fían de nadie. ¡Pobrecillos!.

Es bueno ser agradable, para hacer agradable la vida a los demás. He comprobado que la “agradabilidad” es realmente rentable. Seamos agradables, aunque sea por el punto de vista económico.

Muchos amigos han muerto, otros están en ello, y algunos tienen muchas ganas de vivir. Yo me apunto a los últimos. Creo que la el vivir es consecuencia detener claro que se quiere ello.

Odio la traición, y la insensatez, me encanta el apoyo y el espíritu de equipo. Odio los derrotistas mal informados, odio los alegres “irresponsablesos”. Creo que estamos en los prolegómenos de la era de los sensatos. El mundo tiende a la racionalidad, pero mientras esta llega lo cual es lento, pues está lleno de irracionalidades. Algunas tan grandes como montañas.

En fin, buenas noches.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abonos, Aceite, Actualidad, Agricultura, Andalucia, Ecologia, Empresa, Jaen, Olivo, Opinion, Videos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s