La carrera empieza cuando los estudios terminan

Evidentemente, un buen consejo que se le puede dar a un hijo es:

“Hijo estudia a fondo”

Yo diría que es responsabilidad de los padres que los hijos estudien, y evitar que los hijos, por nada del mundo, y en lo posible, dejen de estudiar.

Es verdad, que hay muchas personas con carrera terminada y en paro. Es cierto, pero hay muchos más en paro y sin estudios.

De cada cinco curriculum que llegan a mis manos, cuatro de ellos son de demandantes sin una formación académica, y en los tiempos que corren esto es un problema profundo.

El éxito es sin duda “las tres p”, es decir:

Preparación, preparación y preparación”

Es cierto que no es lo mismo una carrera en la Universidad de Harvard, que en la Universidad Perdida de la Conchichina. No es lo mismo, una carrera en una Universidad privada, que en una publica. Y en cada uno de estos grupos hay muchas diferencias.

No es lo mismo hacer una carrera con gastos totalmente sufragados por los padres, que una carrera estando trabajan y simultáneamente estudiando. Es verdad que una carrera de antes, no es lo mismo que una de ahora. Antes había demasiados pocos puntos donde poder estudiar. Hoy por suerte se ha aumentado exponencialmente.

Es verdad que los cambios continuos en los planes de estudios no creo que hagan ningún bien a la formación. Más bien lo contrario. Esperemos que pronto se estabilicen y solo se cambien de tiempo en tiempo, y no día a día.

Al final se sale con un título. Pero si el título no se ha alcanzado, aunque sea por poco, pues no se tiene título, no se tiene la carrera.

Después viene el inicio en la vida laboral. Sería terrible, en mi opinión, cosa que agraciadamente no ocurre, que un médico saliese de estudiar y se pusiese a operar.

Realmente pienso que:

“La carrera se inicia, cuando los estudios terminan”.

Por mucha carrera, muy brillante, por muchos master, no se sabe nada de la vida laboral.

Y los que salen de los estudios, y piensan que saben todo, realmente es un flagrante problema, es como un elefante en una cacharrería. Son una fuente de problemas, y si no cambian en periodo corto de actitud, pues lo llevan crudo.

Cuando se termina hay que aprender, ver y aprender, y lo que se aprende en la vida laboral ir mezclándolo con lo que han aprendido con la vida de estudiante. E ir tomando poco a poco conclusiones provisionales, ir anotando las mismas. Antes de enseñar hay que aprender.

Estos procesos requieren tiempo, a lo mejor nunca se terminan. Y necesitan esfuerzo, trabajo, sacrificio.

He visto en mi vida, como Empresas, con algún problema, han fichado a ejecutivos, divos, a estrellas brillantes, pero también cuyo fulgurantes resplandor terminó pronto, y desaparecieron para siempre en el éter, difuminados y perdidos. Y por mucho que se otee no se ve ya su re fulgor, andan perdidos en la oscuridad.

Sin embargo el trabajo, al ser un bien, que casi nadie quiere, quizá por ello el que lo tenga se mantenga mucho más en el tiempo.

La fuerza de la voluntad, el que el deber sea lo primero antes que el descanso, el valor del esfuerzo, pues parece que en muchos casos se pueda ver como caduco y obsoleto.

El divertirse y el “pasarlo bien”, pues parece que en muchos casos, es una necesidad actual extrema, antes que nada. Al menos por algún sector de la juventud.

Hay jóvenes que se levantan todos los días a las 12 de la mañana, lo cual me parce una monstruosidad, perder la juventud de esa manera.

También hay jóvenes de mente clara, receptivos, y de una calidad impresionante. Sabiendo distinguir lo lógico, de la estupidez, tema que es harto complicado.

Conocer las personas es un tema difícil, a veces no se conocen nunca. Por ello la selección de personal, sinceramente no creo en sus técnicas, las debe haber sin duda, pero las desconozco. Las personas quizá sean como los melones antes de abrir y probarlos, creo que es imposible saber si un melón está dulce o no, sin abrir y probar el mismo.

No se trata, creo yo, de tener una entrevista para saber cual es el mejor candidato al puesto de trabajo. Esto se ve con el día a día, y no en un rato. Para mí una entrevista tiene el mismo valor que ver la trayectoria profesional futura leyendo las líneas de la palma de la mano.

El valor de la constancia, el valor del logro, el valor de alcanzar objetivos, deben ir poco a poco tomando más valor, después de unos años, donde sobre todo, ha prevalecido en buen porcentaje, la cultura de estar comodito.

En un mundo que va tremendamente rápido, donde la tecnología, va a velocidad de la luz, que ni se ve. Mientras otras personas no se mueven, otros avanzan a tremenda velocidad. Crecen las incertidumbres y crecen las comodidades.

En este mundo de competición, se felicita al deportista que llega el primero, al equipo de Futbol que asciende. Se debe felicitar cada día más al Empresario campeón, al trabajador ejemplar y al técnico que destaca. Son campeones, de esfuerzo continuo, y mente clara.

Bueno, nada más, es solo una reflexión delante del ordenador.

Bienvenidos los jóvenes con ilusiones y creativos. Sin duda de ellos será el mundo.

Bienvenidos los equipos cohesionados, bienvenidos al buen compañerismo y al valor del esfuerzo conjunto. En todo ello está supongo la base del futuro.

Buenas noches.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Analisis, Futuro, Indignados, Preparacion, Reflexiones, Trabajo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s