Modernas causas de despido laboral

Albolote, 10-05-2011

despedido

Mi Jefe en S. A. Cros, durante muchos años, fue Sr. Alejandro Viñas Vilar, catalán 100 por 100 y entrañable amigo.

Aprendí muchas cosas de él, era incansable, no perdía un minuto. Sumamente honesto y leal.

No cabía con él una palabra fuera de contexto que no fuese razonada y coherente. Muy analítico y realista. Teníamos formas diferentes de ser, pero nos llevábamos estupendamente, y cada vez mejor.

Yo ya estaba en Herogra cuando un día me llamó diciéndome que quería informarme de que le habían despedido.

Alejandro llamaba a las cosas por su nombre. No como otros muchos, que visten desastres con un encubrimiento de triunfo o de obra maestra. Alejando era la objetividad por definición.

–Si José Luis, sí como te digo, me han despedido –me comentó.

–Pero Alejandro con las experiencia que tienes (entró en Cros de botones a los 16 años, y con esfuerzo y trabajo fue subiendo escalones, hasta llega a la Dirección Comercial, y después por fusiones y refusiones, y no quererse marchar de su Barcelona del alma, quedó como Jefe de Ventas de Cataluña, es decir bajó de puesto laboral). ¿Cómo es posible Alejandro, que a ti, con la experiencia que tienes, con el trabajo grande desarrollado, te hayan despedido de forma olímpica?

–Pues si José Luis, así es, y precisamente he preguntado que porque se me despide y se me ha contestado que por EXCESO DE EXPERIENCIA.

Me quedé de piedra. Nunca jamás, había escuchado una razón de despido como la comentada: DESPEDIDO POR EXCESO DE EXPERIENCIA.

En fin sin capacidad de reacción por mi parte.

Al poco tiempo se incorporó a Magrisa, como Director Comercial, y después a los pocos meses falleció, creo que tendría 58-59 años, de un ataque cardíaco en su apartamento en Playa de Haro.

Por cierto una anécdota es que en el Tanatorio me puse a escribir, en lo que podemos llamar un Libro de Despedidas, había como un mostrador y dos o tres libros. Me llamó la atención ello y escribí al menos dos páginas, cuando terminé levanté la mirada y había un nombre en la pared de una Sra. el libro que yo estaba escribiendo no era el de Alejandro, sino de otra persona.

Así que recompuse lo escrito como pude, con el nombre de la Sra. me fui a respirar un poco de aire, y al rato volví. Esta vez, si me puse de nuevo a escribir, esta vez en el Libro de Alejandro. Alguien, me dio un golpecito, en la espalda.

–¡Que barbaridad José Luis llevas una hora escribiendo!

A mi ahora si se me pregunta si tengo mucha experiencia, digo que no, procuro callarme. Por si acaso.

Esta forma de despido, me viene a la cabeza, por otra nueva, que ni voy a nombrar, porque de la misma se puede probablemente deducir quien es, al ser bastante conocido. Ni tampoco el motivo, diré, pues ambos van concatenados. Y la verdad, no tengo ganas de ningún problema, el cupo el cupo de problemas lo agoté hace tiempo, afronto los que lleguen, pero huyo de los que pueda ser de alguna manera evitado. He tardado muchos años en aprender este concepto tan elemental. Seré así de torpe, evidentemente.

A otro buen amigo, hace unos años, lo despidieron de un alto cargo en la Empresa en la que trabajaba.

Estos despidos fulminantes, más o menos, son así:

–Dime tu en que empresa trabajas (como pregunta de Perogrullo, pues la hace tu jefe).

Y uno, con cara de tonto, pues dice:

–En esta empresa (y se da el nombre).

–Te equivocas, dice tu jefe, tu ya no trabajas en esta empresa, trabajabas hasta hace un minuto.

Pero saliendo de este medio chiste malo, retomo el tema. Pues bien, a este amigo le pregunté:

–Oye, dime porque te han despedido, si te parece correcto el decírmelo.

–No hay ningún problema José Luis. Me han despedido por “disentimiento” –me contestó.

–¿Pero que es eso, no lo entiendo?

–Yo tampoco lo entendí, me dijo, después me lo explicaron y es lo siguiente:

Disentimiento, es sentir de forma diferente.

–A mi nuevo Jefe casi no lo conozco, me lo acaban de poner y me despide por “disentimiento”, porque el me comenta tiene unos “sentimientos” diferentes a los míos. Sabe por referencias que pensamos distinto, que sentimos distinto. Que hay “disentimiento”.

Y me llamó mucho la atención ello: DESPEDIDO POR DISENTIMIENTO.

El trabajar, en una Empresa como Herogra, el factor de relación es muy importante. Es más, a lo mejor hay un persona claramente inadaptada al puesto. Y no se le despide.

–Bueno ya cambiará. Está en mala racha. En fin habrá otros peores.

El factor humano en una empresa mediana es por suerte para los que en ellas estamos, mucho más importante, por lo general, que en las empresas grandes. “Hay mucho mas sentimiento”. También sin pasarse, evidentemente.

Buenas noches.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Paro, Trabajo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s