Regreso a Albolote tras la lluviosa Semana Santa del 2011

Domingo de Resurrección, 24 de abril de 2011

El despertador lo puse a las 8 de la mañana. Escucho un poco la radio, hasta la 8,30, me ducho, me visto, desayuno sin leche (se ha acabado y no la encontramos).

Voy por el periódico, y compro un paquete de Ducados, con un paquete de Ducados tengo para un mes. De vez en cuando fumo un cigarro, a lo mejor estoy cinco días, sin hacerlo, y después en un solo día fumo cuatro cigarrillos. Si donde estoy está prohibido pues me entran ganas de salir y fumar algo. Me fastidian tantas prohibiciones, es mejor ser liberal, el hombre no es malo de por si, y el mismo hace lo que entiende es bueno. No es necesario tantas prohibiciones.Prohibido prohibir

Voy a tomar café con mis cuñados Pepe y Juani, tomo solo un café, pues ya hace muy poco que había desayunado, nos vemos en el Bar Glorieta, a 10 metros de la plaza de Toros. A lo mejor ahora le han cambiado el nombre no lo sé. Para mi es el mismo nombre de siempre.

Allí con nosotros está mi sobrino Manolo y su novia Lorena, han venido de Málaga, están en piso de Calle Cruz Blanca. Tiene 24 años y le digo que estudie mucho y se prepare a fondo. En esta vida, no regalan nada. Y hay que prepararse bien para vivir regular.

Vienen a casa a despedirse de Trini. Después y Trini y yo nos vamos a Albolote, no quiero que me pille el tráfico de fin de esta mojada Semana Santa. Llegamos Albolote a la una de la tarde, a las tres me voy a la oficina y estoy hasta las nueve de la noche. Pero trabajo no aceleradamente. A las nueve llamo a Trini, le digo que la voy a recoger y que vamos a tomar una cerveza a Bar El Puerto, en Maracena, ella se resiste, no quiere vestirse para salir, pero le insisto, sé que le viene bien a ella y a mi hablar un rato de nada.

Trini y yo no necesitamos amigos, es más no queremos amigos, nos gustan nuestras soledades, lo pasamos los dos estupendamente bien solos, con nuestros silencios y nuestras conversaciones.

Creo que tengo muchos amigos, y es porque creo los uso poco. Y claro así se conservan bien. Pero realmente es que también necesito, o necesitamos Trini y yo, espacios de soledades.

Mañana es lunes, realmente he estado bastante desconectado del trabajo en estos días, lo cual no quiere decir que no haya pensado en el.

En fin, en estos días mucha información, de amigos que han desaparecido. Otros que el tiempo, los vuelve maniáticos. Otros que siempre lo han sido. Otros que no lo han sido ni lo serán probablemente nunca.

Muchos cambios, quizá al vivir en el cambio no notemos el cambio, pero si frenamos un poco, observaremos que están cambiando muchas cosas y muy apresuradamente. Se están derrumbando modelos vigentes y apareciendo otros nuevos.

Esta cambiando todo y no cambia nada. Probablemente lo que más esté cambiando es la abundancia de información.

Y es importante, estar con el cambio, cambiar con el cambio, anticipar cambios.

Mañana me levantaré a las 6,30 hay que aprovechar el tiempo. El tiempo es un valor de gran valor. El valor del tiempo, los minutos de oro.

Cuando éramos jóvenes Trini y yo, siete u ocho veranos, estuvimos el mes de agosto en Torre del Mar (Málaga), alquilando una casa de pescadores, cuyo propietario era un magnifico marinero al que se le apodaba El Divino, el cual se iba en verano a dormir a la playa a una caseta que construía de madera, para guardar las toldillas, y había baños en bañera, con agua de mar caliente.

Traiña

Una noche inolvidable nos fuimos a pescar en una “traíña”, con mi cuñado Gabriel Requena Escudero, fue una experiencia inolvidable. Es en un barco de pescadores. Hoy con tantas prohibiciones creo que ello también está prohibido. Desde entonces por vivir allí, algunos sobrinos me llaman “Tito Divino” y mis hermanos en alguna ocasión.

Hoy he escrito un E-mail, hace pocos minutos, a mi hermana Mari Tere, y lo he firmado como José Luis “El humano”. A medida que avanzan los años, en mi opinión, se gana en humanidad, creo yo. Quizá porque no haya sitio para otra cosa. Quizá por el interés de no hacer ningún daño, en lo que quede de respiración, y aunque nunca lo he pretendido, ahora es que lo mido mucho, para no hacerlo. Aun así lo hago sin querer, y como repuesta probablemente a gestos quizá desabridos o que me lo parezcan.

La vida es compleja, pero maravillosa. Pero la cabrona nos deja.

Os dejo yo, me llama mi hijo José, que vuelve de Marruecos donde ha estado unos días.

Buenas noches.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antequera, Familia, Memorias, Vacaciones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Regreso a Albolote tras la lluviosa Semana Santa del 2011

  1. This is very interesting, You are a very good blogger. I have enjoyed your feed and look forward to seeking more of your magnificent post. Also, I have shared your website in my social networks!

  2. I will be subscribing to your feed. Babies and small animals probably love you. There are certainly a lot of things to take into consideration. A lot of things to take into consideration.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s