Tarde de toros en Granada

Granada, sábado 9 abril de 2011

Aparcamos de forma cómoda en el parking de Los Cármenes, donde antes estaba el campo de futbol del Granada C. F. Al entrar rememoraba las tardes de mi primera época en Granada, con 25-26 años, cuando el Granada jugaba en Primera División y lo hacía bien. Iba con un grupo de amigos, ya desdibujado en la memoria pero si recuerdo bien a Sr. Antonio Montalbán, Sr.Francisco Osorio, Sr. José Moreno, íbamos más pero se me ha olvidado, todos del sector de fertilizantes, al salir tomábamos una cerveza, llegamos pues tarde a casa ejemplo las 9,30 de la noche, con lo cual Trini se enfadaba.

Hoy vamos a una Corrida de Toros, benéfica, que organiza la Asociación Síndrome de Down de Granada (GranaDown).

Son siete toros, muchos toros, pues termina mas allá de las 9 de la noche, desde las seis de la tarde. Somos casi 60 el grupo de personas que asistimos con Herogra Especiales. A mi me han dado la entrada de muy en el centro de ellos. Es un problema ya que no puedo moverme pues tengo cierto volumen, y un 47 de pié. Detrás mío están las bolsas llenas de latas de cerveza y refrescos con hielo. La bolsa da o choca con la parte baja de mi espaldas, donde la espalda pierde el nombre. Así que tengo el culo frío.

Torean “El Fandi”, “El Cid”, Cayetano, Enrique Ponce, un novillero, supongo que de dos metros de alto, Miguel Hidalgo, y el rejoneador Diego Ventura.

A Trini le gustan los toros, no para de hablar durante ellos:

–¡Que bonito! ¡Que bonito!, ¡que bien!

–¡Mira mira como le da bocados el caballo al toro!

–Pues es verdad, pero no tengo claro si es el toro al caballo, o el caballo al toro.

–No, no, es el caballo al toro hombre, es que está jugando con él, lo está acariciando –me comenta Trini en la buena actuación de Diego Ventura.

Trini me dijo de camino a los Toros:

–¡Te pones una chaqueta azul y una corbata y una camisa azul, que vamos a los toros hombre, que no vamos a la Oficina!

–Trini –le contesto– me lo podía haber dicho antes, no ahora que estamos llegando a la plaza.

–¡Es que eres un desastre vistiendo!

–Pues si, efectivamente.

En Granada en mitad de la corrida se toman bocadillos y vino. Lo mismo que en mi ciudad Antequera. Hay un descanso, y a beber y comer, es la hora de la merienda.

Sra. Maite Caballero, tiene organizado esta merienda de forma original, cada uno una caja, la verdad la caja es inmensa, pero sobra caja, el contenido es justo. Así que en la puerta del tendido 5, antes de entrar hay en bolsas una barbaridad de volumen 60 cajas.

A Francisco Osuna, le digo mira la merienda que traemos, y ve los cuatro o cinco metros cuadrados llenos de cajas: ¡Que barbaridad!, me comenta.

Tenemos cajas entre las piernas, yo dos, después las repartiremos.

Cuando sale CAYETANO, al final las Sras. que están detrás de mi, no se recatan.

–¡Que guapo! ¡Que guapo!, ¡que boca tiene!, ¡que lindo!

Antes, estas cosas las Sras. y Srtas. no las decían, ahora no se cortan y se ríen. Me parece bien. ¡Para que callarse! Es bueno expresarse.

La bolsa de las lata de cerveza se rompe o se vuelca. Y el agua fría cae encima de mi asiento. Se me moja el culo, y la chaqueta. Como estamos en el ultimo toro, el séptimo, algunos espectadores se han ido, seguramente porque pensaban eran seis como siempre. Aprovechando ello, me voy dos o tres filas más arriba.

Veo a una Srta. muy guapa y lógicamente me siento al lado de ella.

–¿Por qué no visten los toreros en traje de luces? –me dice en un castellano dificultoso, al ser claramente extranjera y muy simpática.

–Porque no cobran –le contesto.

–¿Y por qué no se les paga? –me dice.

–Porque es un espectáculo benéfico, para fines sociales, y los toreros lo hacen gratis, supongo que los toros pues a lo mejor también gratis.

–¿Y cuando no cobran no se visten de luces?

Yo la verdad, ya no sé que decirle a esta simpática Srta. extranjera, si sé de tantas preguntas no me hubiese sentado aquí. Y es que además no la oigo bien con el ruido de la plaza, ella que habla flojito, y yo que me parece que estoy un poco sordito.

–No –le digo– los trajes de luces son muy caros, y como no cobran a lo mejor por eso no quieren que se les estropee. Y como verá –ya le sigo contando historias– los toros son jovencitos. Son toritos. Es una corrida de toros entretenida, donde los toreros se entrenan para el verano, donde entonces si que van con trajes bonitos, y si cobran.

–Muchas gracias –me dice la guapa rubia extranjera.– es Vd. muy agradable.

–Si, efectivamente es así –le digo.

Ella sonríe divertida. A veces por lo visto soy gracioso.

Aquí dan orejas, a diestro y siniestro, y rabos, han desrabado a tres toros, y desorejado a la mayoría.

Llego a Albolote, a las 10 de la noche, escojo un vaso grande, dejo que por el grifo corra el agua y que se ponga fresquita y me tomo dos o tres vasos. Desde el mediodía no he tomado liquido para no ir a hacer pipí,en mitad de los toros y hacer levantar para ello a media plaza.

Trini, me dice a la vuelta:

–Estoy pensando que mañana domingo es mejor no ir a Antequera.

Veo el cielo abierto, y le contesto:

–Trini que inteligente eres, yo realmente entre esta mañana temprano que me fui a la Oficina, los toros y la edad, estoy reamente cansado.

–Pues, nos quedamos tranquilos en casa.

–Pues muy bien.

Llamamos a mi hermana Mely, y como no a Socorrita Artacho y se lo decimos. Dicho y hecho, mi hermana me dice:

–Me parece muy bien, descansad que es lo importante.

Mi hermana, no es porque sea mi hermana, es magnifica.

Buenas noches.

P. D. Hoy domingo la prensa local publica:

FESTEJO

Monumental de Frascuelo: Festival a beneficio de Granadown. Tres cuartos de entrada. Al termino del paseíllo los alumnos de Granadown entregaron recuerdos a todos los actuantes.

Ganado: Cinco novillos para lidia a pie de Enrique Ponce, de interesante juego por su gran nobleza, aunque desiguales en cuanto a fuerza, y dos novillos para rejones de Fermín Bohórquez, el primero parado y el séptimo, extraordinario, premiado con la vuelta al ruedo. Este último, sobrero, fue regalado por Diego Ventura.

Actuantes: El rejoneador Diego Ventura, ovación y dos orejas y rabo. Los matadores Enrique Ponce, oreja; Manuel Jesús ‘El Cid’, oreja; David Fandila ‘El Fandi’, dos orejas y rabo, y el novillero Miguel Hidalgo, dos orejas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Granada y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s