Me quedo impresionado

Albolote, 7 de marzo, once años después de iniciado el siglo XXI de la era cristiana.

Me pongo a escribir y el teclado no funciona. Insisto e insisto, hasta que me doy cuenta que lo tengo desconectado.

Me quedo impresionado cuando veo que ya en blog son prácticamente 15.000 el número de visitas. No pensé nunca que en pocos meses llegase a este número, y ya comienzo a pensar que cuando a final de agosto cumplamos un año, vamos a estar en al menos 30.000 visitas.

Además no sé quien entra, ni quien sale. Ni porqué entran, ni porque salen. En fin no se nada. O se poco de algo.

Si se que el mérito más que mío es de mi compañero de Empresa, Sr. Antonio Clemente, que lo hace, le da forma, y lo presenta en este blog en sus horas de insomnio. Yo solo hago apuntarme los tantos (como casi siempre). Ahora por ejemplo él ha puesto lo de los Carnavales de Cádiz, quizá las últimas visitas se deban a ello. En fin no se nada.

Hoy lunes he ido a la Oficina pronto. Ya antes trabajé un rato en casa, me levanté a las 6,30 de la mañana. A medio día he tomado un bocadillo, y he regresado a casa a las 11 de la noche. He descansado un rato y también ahora parte de mi descanso es escribir un poco antes de dormir.

Mire Vd. cada uno es como es, que le vamos a hacer. Uno es como es uno. Yo no he querido ser como me han dicho que sea. Yo soy lo que he querido y podido ser. Siempre me han dicho lo que he tenido que hacer, y siempre he hecho lo que yo he entendido que debía hacer. He hecho lo que he querido, no lo que se me ha dictado. He hecho lo que he comprendido y estudiado, pero no me he dejado llevar por consejos, que nunca he sabido sin son buenos o malos. Porque dar consejos se dan muchos, sencillamente porque son baratos.

Y mire Vd. volvería a repetir lo mismo. Porque aunque he recibido muchos consejos los he analizado y después he elegido lo que mejor he estimado, para bien o para mal, muchos veces me he equivocado, efectivamente, pero muchas más he acertado. Y en fin cada uno es como es.

He llamado a mi Tía Sole, con 82 años, ayer en Antequera. Me encontré a su hijo Pepe que me dijo estaba mal. Hacía meses que no hablaba con ella. Es todo bondad y cariño, no he aprovechado muy bien mi vida, debía haber utilizado mucho más tiempo hablando con ella, iré a verla sin falta en mi próximo viaje a Antequera.

Mañana tengo un día intenso una reunión a las 9,30 de dos horas de duración, otra a las 12 de una hora, y la tercera reunión, con comida incluida, de 1 a 5 de la tarde, después pues teléfono y papeles, hasta donde el cuerpo aguante.

“Mi trabajo es no estar nunca satisfecho”, dijo en su momento Wember von Braun.

Hay también una máxima japonesa que dice: “Solo en medio  de la actividad desearás vivir cien años”.

“Vales tanto como tu última obra”, decía Jesús Hermida.

Pero hay una frase que me gusta mucho: “Como no sabían que era imposible lo hicieron”.

Los imposibles de hoy, son los posibles del mañana. Y los imposibles de mañana, quizá sean imposibles siempre, ¡y yo que se!

“El trabajo endulza la vida”, pero hay quien los dulces no quiere ni probarlos.

“El trabajo es el mejor medio de escamotear la vida” (Gustave Flaubert).

En fin, durante el día he tenido ocasión de captar 8-10 mensajes. Cada uno sería objeto de un artículo. No he tomado nota, no lo he escrito y la musa huyó llevándose el contenido. Pero me da igual ya que todos los días me llegan 8-10 musas.

Ya es tarde y empieza a ponerse la mente un poco en blanco. Estamos muy contentos, tanto Trini como yo, porque tenemos una familia fantástica, tres hijos de mente abierta y clara, cinco nietas pequeñas y preciosas, más un nieto, un yerno magnifico como es Joaquín y una nuera fantástica como Rocío.

Unos hermanos estupendos, unos cuñados y cuñadas soberbios, sobrinos fantásticos. En general una familia muy unida y esto realmente es estupendo, da calor, y se ve arropado con tanto cariño. Trini está rebosante del cariño recibido en la fiesta que se le ha dado en su honor. Y todos encantados.

Y así va pasando la vida y llegando la muerte. El domingo lo pasé todo el día en mi Biblioteca, lo que es como estar en el cielo, estuve colocando libros. No sé cuantos tengo, no están ordenados. Supongo que ya llegarán a 12.000 después de los últimos lotes recibidos de familia y amigos más algunas adquisiciones personales. Empecé a guardar libros cuando tenía 14 años y ya con 30, superaba los 3.000 ejemplares.

En fin, no quiero seguir hablando de mí. Siento el azote de mi hermano Juan Carlos que después me llama egocéntrico. Y me duele, a lo mejor porque es verdad. Creo que no. No lo se. Todo es verdad o es mentira dependiendo del cristal con que se mira.

En esta semana probablemente no escribiré más hasta el domingo pues el jueves noche, viernes y sábado, estaré con mis compañeros de Promoción de Peritos Agrícolas. Terminamos alrededor de 40, de los cuales han fallecido tres, y nos veremos aquí en Granada pues aprox. 25, muchos de ellos con su pareja. Y lo pasaremos seguro muy bien pues tenemos ese único y claro objetivo: Divertirnos y gozar de la amistad.

Mañana noche preparé el Discurso, y oye se me ha ocurrido así de pronto que lo pongo en el blog el domingo. Está bien, y me esforzaré más mañana en su redacción, teniendo en cuenta que normalmente suele ser una sarta de chorradas.

En fin amigos.
Buenas noches.

¡El mundo es nuestro! (frase copiada a Sr. Cucurull hace 30 años más o menos).
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s