El 28 de febrero de 2011

Día de Andalucía – Albolote

Si digo que no estaba nervioso, mentiría.

Ayer domingo hice una cosa que que siempre pienso pero que no hago con asiduidad y es dar un largo paseo. Fui a Maracena y volví a Albolote andando, no sé cuenta distancia hay, quizá 2 kilómetros.

Visité el mercadillo de antiguo, o de viejo, pues no sé cuando termina uno y empieza otro. De el soy más o menos visitante habitual. A Trini no le gusta pero a mi sí. 

Ya hace años lo hacía en Sevilla con el mercadillo dominguero en La Alameda de Hércules.

Compré varios libros, novelas de 1932-1933, a un marroquí muy simpático.

Me comentó que lo había traído de Marruecos, que habían sido propiedad de un español, que había vivido allí en aquellos años, tiene 8-10 libros, le compré exactamente cinco, a un precio muy bajito exactamente en total 10 euros. Hice muy buena compra, en general por libros similares, suelen pedirte seis-siete euros, si el que los vende es especialista en libros.

Por la tarde, a las 4, me fui a Herogra, estuve exactamente hasta las nueve de la noche.  Volví satisfecho pues una torre de papeles pendientes de 6-7 centímetros la quite de en medio.

Ya por la noche, como para una boda, preparé la ropa del día siguiente, traje, camisa, corbata, calzoncillos y calcetines. Me fui a dormir a las 12,30 de la noche. No escribí nada para el blog. Estaba cansado y también diremos algo nervioso, no todos los días recibe uno una distinción.

Esta mañana, después de leer un rato, me marcho con Trini a la Cafetería Jardines. Veo que tengo tres llamadas perdidas de mi hijo, sin darme cuenta el iPhone lo tengo en silencio, tiene el botoncito en rojo. Es un problema que tiene este teléfono, que al introducirlo en el bolsillo se puede accionar con el interior la palanquita y quedar en silencio.

Me fui a la calle para llamar pero no necesité hacerlo, precisamente mi hijo pasaba con el coche delante de mi. Me vio y fue a aparcar. Venía con mi hermana Mely, ella con muletas pues hace casi dos meses le han hecho una operación en la rodilla. 

Desayunamos y nos fuimos los cuatro al teatro. Me saluda Sra. Encarna Ximénez de Cisneros, para mi es una periodista fascinante, le veo una vitalidad y humanidad fuera de lo normal, unido como no, a una desbordante inteligencia.

Sra. María Jesús (esposa de D. Juan Herrera), sabe lo mío y viene a estar con Trini y conmigo.

Me llama mi cuñado Juan García Varo, viene con su Sra., muy elegante y guapa por cierto, así como con su hija Esther su marido y su nieta. Me dicen que están en Huetor, que la nietecilla se ha mareado en el coche.

Pasamos al teatro, los premiados, en la fila 4, está mi nombre en la butaca, y una serie de asientos en la butaca.

Subimos al escenario, y me sorprende que mi hijo José suba conmigo.

–¿Sabes porqué subo contigo?  –me pregunta.

–Pues no lo sé  –le digo– pero me parece estupendo.

–Pues subo porque soy yo el que voy a decir unas palabras en nombre de los premiados.

La verdad, es que me quedé sorprendido, no sabía nada, Trini no me ha comentado nada. Pero la idea me parece estupenda, mi hijo es genial hablando, me supera por suerte muy ampliamente.

En el escenario con el telón cerrado, el Jefe de protocolo nos dice el funcionamiento del acto.

Hay varios premiados no sé cuantos no los he contado, diez o doce, entre ellos una joven,  campeona de esquí de Albolote, y diversas personas y entidades, muy variadas.

De Herogra y de mí dicen cosas muy bonitas, sacadas de una entrevista que le hicieron a Trini, supongo.

Y si, Herogra es para mí mucho, evidentemente, pues he podido realizar, y efectuar muchos proyectos, en equipo con Sr. Juan Romero, Sr. Joaquín Romero y con el equipo que integra la Empresa.

Se me entrega por parte de Alcalde Don Pablo García, un escudo chapado en oro de  Albolote, para la chaqueta, en el interior de una bonita caja de madera, con placa interna grabada  y un gran diploma enmarcado, en reconocimiento institucional a los méritos personales y profesionales.

El teatro está lleno desde el escenario no distingues a nadie.  Me comenta Trini, que ha venido Sr. Joaquín Romero Ruiz y Sra. y que le dijeron, “no nos marchamos hasta escuchar a tu hijo Jose”.

A Joaquín le encanta como habla mi hijo.

Mi hijo comenta que aprendió con el ejemplo, que la constancia, el tesón y la honradez, no son términos estacionales del lenguaje sino la última estación de cualquier idioma. 

Este hijo mío hablando, me emociona, que bien lo hace.

Allí, desde el principio está mi compañero Sr. Ricardo Joya, Informático, persona muy agradable y trabajador, la verdad como dice mi Presidente, lo mejor de Herogra, es el equipo humano, hay un muy buen equipo humano.

No veo a nadie desde arriba, y al salir, nos vamos directamente con la familia al Restaurante La Cueva, donde tenemos una mesa reservada.

En casa, Trini me dice que puedo ver la cadena que quiera, y se tiende en el sofá y se queda dormida. Tiene que estar cansada de tensión y emociones, aparte que está débil. Mañana por la mañana voy con ella al médico.

–!Ni se te ocurra dejar que vaya sola! –me ha dicho mi hermana varias veces hoy.

Le van a hacer un cateterismo, previsto después del susto del 2009, de revisión médica. Espero confiadamente que todo vaya bien, no se me ocurre pensar otra cosa. Confío en ello plenamente.

Hoy 28 de febrero hace cuatro años que el Ayuntamiento de Antequera, me dio también un reconocimiento, el Día de Andalucía, con la entrega de un EFEBO, símbolo de la localidad, copia reducida de  la celebre escultura en bronce romana.

Así que quizá sea un caso curioso, de una persona, tener distinciones de dos Ayuntamientos diferentes.

La verdad quiero mucho a Albolote, como se ha dicho de mí, me siento un alboloteño más, es cierto, me siento del pueblo, las gentes me son cercanas, me siento un tanto identificado con ellas. Me gusta Albolote, es cómodo, es grande y limpio, el término municipal tiene cerca de 80 km2 y sus  habitantes rondan los 20.000, aunque la población tiene varios núcleos.

Y por supuesto me siento antequerano, donde tengo una casa, y donde si Dios quiere me iré a vivir antes de irme al otro barrio.

Pero me gusta muchísimo Sevilla, a Trini le digo que quiero irme con ella a un Hotel en el mismo centro y estar cuatro o cinco días paseando por sus calles.

Me encanta Málaga, me encanta Andalucía y me me gusta toda España, donde no quiero pensar que algún día se divida en porciones como los quesos.

Con el trabajo y la tensión de todos los días, pues un día como hoy es totalmente diferente. Inusual y sorprendente.

No me quiero creer nada. Así se me educaron de niño. Así se me enseñó. Yo creo sinceramente que no soy nada presuntuoso, o al menos no tengo el más mínimo interés en serlo.

Lo de ser premiado, reconocido, o como le queramos llamar, pues sí de alguna forma da fuerzas y llena las baterías de la ilusión.  Cuando veo a mi hermana Mely, que está en todas partes, con fuerza y alegría,  pues sinceramente es mi faro.

He recibido muchísimos e-mail de felicitación. Muchas gracias a todos. Es agradable recibir felicitaciones, a la vez que no lo es lo contrario.

Muchas gracias amigos.
Buenas tardes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Albolote, Andalucia, Antequera, Empresa, Eventos, Familia, Herogra. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El 28 de febrero de 2011

  1. Anónimo dijo:

    tener dvd del día de Andalucia 2011

    • Antonio C. Clemente dijo:

      Puedes ver el vídeo completo del acto institucional aquí:

      El vídeo del concierto celebrado al final del acto es el siguiente:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s