Otro fin de semana

Hoy voy a ser un tanto breve, son las 11 de la  noche, la pierna derecha me duele, y quiero ver un rato la tele antes de irme a dormir.

Me acabo de tomar las pastillas para la tensión, y también he cambiado de silla en estos instantes, la anterior no me gustaba y en la que me he sentado ahora tampoco. Un momento por favor que me voy a volver a cambiar a la de antes.

Hoy he recibido un E-mail de un admirado amigo, el Sr. Alejandro Saiz, y me comunica la tristísima noticia del fallecimiento de un amigo mutuo , D. Gregorio Ruiz Navalón, lo cual me ha impresionado mucho. Hace un mes aprox. me llamó al móvil. Hacía mucho tiempo que no hablaba con él y lo note bien y animoso. Quedamos en vernos.

Se me hace cuesta arriba al pensar que personas tan vitalistas como él desaparezcan. No me lo podía imaginar.

Todos los años por estas fechas hago planes, desde hace años, y que nunca cumplo. No son muchos puntos, tal como aprender Inglés, por ejemplo. Hacer algo de deporte (aunque no me lo paguen) y ser algo más simpático (que esto más que un propósito sería un milagro).

Pero además para el año próximo tengo el propósito de no trabajar los sábados ni los domingos. Sí, así como suena.

Durante toda mi vida laboral, y bueno también la estudiantil, he venido trabajando, salvo rarísima excepción, los sábados y los domingos. Los aprovecho para ordenar las ideas de la semana, y me quito papeles de en medio. No voy a catalogarlo como vicio, ni tampoco evidentemente como virtud, ni si es bueno o es malo. Mire Vd. cada uno es como es.

Ya lo he dicho en el antes en el blog. Los que son torpes como yo, suplimos la falta de inteligencia con horas de trabajo.

Pero bueno, he conocido muchos inteligentes en mi mi vida, que después no lo han sido.

Así que sobre la base de tener 850 correos electrónicos sin leer, pues entre el sábado y domingo me he liquidado 500, me quedan 350.

No se cuantas horas le he dedicado, pero hoy domingo me puse con los correos algo antes de las 6 de la mañana.

No llevo estadística, supongo que recibo al día 80/100 correos, leo y despacho unos 40-50, más otros que genero yo, y el resto se me van acumulando. Además muchos papeles encima de mi mesa, que son los “no urgentes”, y son los que se me acumulan.

Bueno pues el año que viene, no pienso los sábados y domingos trabajar. No por nada, sino porque ya veo que tanto tiempo no me queda, y quiero dedicarlo un poco más a la familia, que bien merecido lo tiene.

Esta mañana desde la 1 de la tarde y hasta las 2,30, hemos ido Trini y yo a dar una  vuelta al Mercadillo de Antiguo, o de Viejo, o de las dos cosas, de Maracena. A mi me guiaba un motivo interno que no he confesado hasta ahora,  y es ver si encontraba algún cuadro, alguna pintura que me gustara, y bueno darme ese gusto mental para Navidad. Confieso que me gusta la pintura.

No he visto nada, así que estupendo, no he tenido el más mínimo dispendio.

En el mercado he saludado a un antiguo camarero, cuyo restaurant cerró, quizá hace 4 años, y sigue sin trabajo. Casado y con hijos, se me ha puesto la carne de gallina. Tiene que ser ello tremendo.

Este miércoles voy a Sevilla, con Trini, a una comida de Navidad, con compañeros Peritos Agrícolas de mi promoción, y que también van con sus Sras., salvo lógicamente alguna excepción supongo. Y realmente me anima, pues estas reuniones son de confraternidad pura y limpia, donde todos nos conocemos bien, y todos estamos a gusto unos con otros. Después ese mismo día veré a mi nieta María en un teatro del Colegio donde hace ni más ni menos que dos papeles:  “el de un reloj y el de una flor”.

¿Abuelito, vendrás a verme? Me dijo el jueves por teléfono, si claro –le dije–, iré con tu abuelita.

La  verdad es que es la vez primera que voy a verla actuar en el teatro del colegio. María es un encanto, y tiene una memoria prodigiosa, increíble. Además lleva un 25 % de genes míos, sus hijos llevarán solo un 12,5 % de mis genes, y sus nietos un 6,25 % de mis genes. Total los genes se van diluyendo en el tiempo formando combinaciones variadísimas.

También me sorprendo de los que entran en el blog, porque ya superan los 6.800, en fin no sé, a final de año estaremos en 8.000, como son cuatro meses de blog, pues 2.000 por mes. Es increíble que una media de 65 personas, entren al día a leer el par de chorradas semanales que escribo, más otros contenidos anteriores que se han incorporado.

Un amigo D. Rafael Pérez Castells, el cual lleva en Córdoba un proyecto innovador como es la Empresa CHARCOLIVE S. L., que hace almohadas de huesos de aceituna carbonizados, y una serie de productos increíbles, me dice que debo ir pensando en hacer publicidad en el blog y cobrarla. Pues me has dado una buena idea, amigo Rafael.

Bueno realmente el blog es más mérito de D. Antonio Clemente que mío. Pues es el quien los fines de semana le dedica un rato, a pasar lo que le paso los mismos fines de semana. Tendremos evidentemente que compartir los ingresos que nos aporte la publicidad, que pensamos cobrar en el futuro

Lo mas curioso, es que yo pensaba en esto de las visitas al blog, que entrarían cuatro amigos, cuatro veces, y me estoy  equivocando.

Así va transcurriendo la vida, nuestra vida son los ríos…

¡CON LO BONITA QUE ES LA VIDA!.

Buenas noches.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Charcolive, Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Otro fin de semana

  1. SEGUNDO dijo:

    Muchas gracias por ese recuerdo emocionado de mi hermano Gregorio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s