Carta al Sr. Antonio Clemente, quien realmente hace el blog

Estimado Antonio:

Mi familia que me conoce bien, y sabe de mi torpeza, me refiero a mis hermanas y hermanos, como se dice tonta y modernamente, me dicen que te felicite. Que el blog, es estupendo.

Pienso que básicamente es visitado por ellos, ya que lo he separado del trabajo, y dentro del contexto del mismo no he dicho que existe (por aquello de no mezclar el trabajo con lo personal).

Sé muy bien que tú a tus horas de trabajo no le restas, ni un minuto por dedicarte al blog, y que a el te dedicas en tus soledades caseras. Siempre te he venido diciendo, y de lo cual no me has hecho el menor caso, que lo que debes hacer, es buscarte novia. Pues seguro que hay muchas mujeres encantadoras igualmente solas, y sin blog.  

Comprendo y entiendo que el día que ello ocurra, pues adios blog.

Antonio, la soledad es mala, lo cual no quiere decir que estar en compañía, sea bueno. Pero sí que es bastante menos malo. 

Uno en la soledad, se presta a pensar. Y es bueno pensar. Pero hasta cierto punto. Hay un punto, en el cual no se debe seguir pensando, sino resetear, y volver a iniciar los pensamientos. Pues la profundidad de los pensamientos, puede hacer llegar a tuneles oscuros  y sordidos. Y el amor, en sus diferentes connotaciones emocionales y físicas, es un medicamento que no falla.

Tiene la ventaja dedicandote tus fines de semana al blog el  que te harás famoso  (como coprotagonisma del mismo),  o bien  terminarás  dando al “enter” de cancelado, perdido en la nada del espacio etéreo, que es con bastante más alta probabiliad lo más probable. Así que debes sacar una copia de seguridad, y que para cuando ello ocurra, todo este buen trabajo quede almacenado, en algún cajón del armario de tu casa y de mi casa, hasta que alguien lo tire a la papelera.

En fin Antonio, ahora al saber se le llama suerte, y el lenguaje va cambiando, y el mundo pues sigue dando vueltas, y dá la sensacion, que por mucho tiempo.

Un afectuoso saludo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cartas, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s