Antequera, Albolote y Barbate

 
Escudos de las ciudades de Antequera, Sevilla, Córdoba, Marchena,
Écija, Granada, Las Gabias, Jaén, Camas y Albolote.

He vivido, por este orden, en Antequera, Sevilla, Antequera, Córdoba (cuatro meses), Marchena, Écija, Sevilla, Granada, Gabia Grande, Jaén (solo cuatro meses), Sevilla, Camas y Albolote.

Me gusta Andalucía, desde el Cabo de Gata hasta Ayamonte. Desde Tarifa hasta Santa Elena.

Soy andaluz, y me siento como un pez en el agua en cualquier punto de Andalucía, y también de España.

Añoro los paseos por la Rambla en Barcelona,  donde tantas veces he estado, y la Coruña, y Zaragoza, Cuenca, Cáceres, Madrid, Albacete, Alicante, Santa Cruz de Tenerife, Melilla y Ceuta, Palma de Mallorca, Salamanca, y tantos otros.

He estado varias ocasiones en EE. UU, New York, Las Vegas, San Luis, Kansas, Colorado Spring.

También en Shanghái y otros puntos de China, en Ucrania, en Rusia, Inglaterra, Suiza, Alemania, Italia, Portugal, Marruecos, Cuba, y mucha veces en Francia.

He viajado mucho, ahora procuro no hacerlo, en lo posible. Tengo ya las previsiones ampliamente superadas. Estoy en un receso.

Me encanta Granada, me fascina Sevilla, me embruja Córdoba, me hace soñar Cádiz,  me enamora Málaga, Jaén me hipnotiza con sus olivares, me sorprende Almería. Y Huelva, la olvidada y callada.

Andalucía, Andalucía, de tan bellos rincones, tan variada, tan distinta. Andalucía Occidental, Andalucía Oriental, Andalucía la Baja, Andalucía la Alta. Andalucía del llanto. Andalucía de la pandereta.

Pero hay tres localidades que marcan  mi vida, Antequera, donde nací, Albolote, donde vivo y me encuentro, y Barbate, donde veraneo y hago escapadas cuando puedo. Antequera, Albolote, Barbate,  tres  puntos, del triangulo de la vida de Trini, y de la mía.

Escribí más de 200 páginas, después de estar en Venecia, de un borrador para un libro: “Antequera, Albolote y Barbate”. Realmente está en bruto, he de pulirlo. Pero lo dejé, mi querida hermana Mely, me dijo que era un bodrio insoportable y lo dejé.A mi me gusta, a mi hermana no, dice que es el colmo del aburrimiento, elevado a la enésima potencia, y que hace dormitar al más despierto del mundo.  En él por ejemplo describo, como me encontré en la playa de Bolonia, con el coche pinchado, y como en 20-30 páginas, describo el acto heroico por mi parte, absolutamente torpe en tareas manuales, yo solo, sin ayuda de nadie, cambié la rueda. A mi esta descripción pormenorizada me pareció genial. Pero por lo que parece mi hermana Mely, mi asesora, no piensa así.  Cuando tenga tiempo, el borrador lo pasaré a “limpio”, le echaré valor, y lo pondré en el blog, pero no señalo fecha, queda para un futuro quizá lejano, a ello hay que dedicarle tiempo.

Y así Antequera, Albolote y Barbate, marcan nuestra vida.

Antequera, Albolote y Barbate, tres puntos a los que quiero mejor dicho a los que queremos, pues sé bien como piensa Trini, igual que yo, o yo igual que ella, quien sabe, después de tanto tiempo.

Antequera, Albolote y Barbate. Curioso. De los tres, sino pasa nada, escribiré. Simplemente porque quiero hacerlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Andalucia, Antequera, Familia, Granada, Libros, Memorias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s